A A A A A
Bible Book List
Prev Day Next Day

This plan was paused on

Unpause and Continue Reading

Genesis 1-3 (La Biblia de las Américas)

Génesis 1-3

La creación

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba sin orden y vacía[a], y las tinieblas cubrían la superficie[b] del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie[c] de las aguas. Entonces dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y fue la mañana: un día.

Entonces dijo Dios: Haya expansión[d] en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión cielos. Y fue la tarde y fue la mañana: el segundo día.

Entonces dijo Dios: Júntense en un lugar las aguas que están debajo de los cielos, y que aparezca lo seco. Y fue así. 10 Y llamó Dios a lo seco tierra, y al conjunto de las aguas llamó mares. Y vio Dios que era bueno. 11 Y dijo Dios: Produzca la tierra vegetación[e]: hierbas[f] que den semilla, y árboles frutales que den fruto sobre la tierra según su género[g], con su semilla en él. Y fue así. 12 Y produjo la tierra vegetación[h]: hierbas[i] que dan semilla según su género, y árboles que dan fruto con su semilla en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. 13 Y fue la tarde y fue la mañana: el tercer día.

14 Entonces dijo Dios: Haya lumbreras[j] en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días y para años; 15 y sean por luminarias en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras[k], la lumbrera[l] mayor para dominio del día y la lumbrera[m] menor para dominio de la noche; hizo también las estrellas. 17 Y Dios las puso en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. 19 Y fue la tarde y fue la mañana: el cuarto día.

20 Entonces dijo Dios: Llénense[n] las aguas de multitudes de seres vivientes, y vuelen las aves sobre la tierra en la abierta[o] expansión de los cielos. 21 Y creó Dios los grandes monstruos marinos y todo ser viviente que se mueve, de los cuales están llenas[p] las aguas según su género, y toda ave[q] según su género. Y vio Dios que era bueno. 22 Y Dios los bendijo, diciendo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra. 23 Y fue la tarde y fue la mañana: el quinto día.

24 Entonces dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género: ganados, reptiles y bestias de la tierra según su género. Y fue así. 25 E hizo Dios las bestias de la tierra según su género, y el ganado según su género, y todo lo que se arrastra sobre la tierra según su género. Y vio Dios que era bueno.

Creación del hombre y de la mujer

26 Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza[r] dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra. 27 Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 28 Y los bendijo Dios y les dijo[s]: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve[t] sobre la tierra. 29 Y dijo Dios: He aquí, yo os he dado toda planta que da semilla que hay en la superficie[u] de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto[v] que da semilla; esto os servirá de[w] alimento. 30 Y a toda bestia de la tierra, a toda ave de los cielos y a todo lo que se mueve[x] sobre la tierra, y que tiene vida[y], les he dado toda planta verde para alimento. Y fue así. 31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y fue la mañana: el sexto día.

Así fueron acabados los cielos y la tierra y todas sus huestes. Y en el séptimo día completó Dios la[z] obra que había hecho, y reposó en el día séptimo de toda la[aa] obra que había hecho. Y bendijo Dios el séptimo día y lo santificó, porque en él reposó de toda la[ab] obra que El[ac] había creado y hecho[ad].

El huerto del Edén

Estos son los orígenes[ae] de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día en que el Señor Dios hizo la tierra y los cielos. Y aún no había ningún arbusto del campo en la tierra, ni había aún brotado ninguna planta[af] del campo, porque el Señor Dios no había enviado lluvia sobre la tierra, ni había hombre para labrar[ag] la tierra. Pero se levantaba de la tierra un vapor[ah] que regaba toda la superficie[ai] del suelo. Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un ser[aj] viviente. Y plantó el Señor Dios un huerto hacia el oriente, en Edén; y puso allí al hombre que había formado. Y el Señor Dios hizo brotar de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comer; asimismo, en medio del huerto, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento[ak] del bien y del mal.

10 Y del Edén salía un río para regar el huerto, y de allí se dividía y se convertía en otros cuatro ríos[al]. 11 El nombre del primero es Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro. 12 El oro de aquella tierra es bueno; allí hay bedelio y ónice. 13 Y el nombre del segundo río es Gihón; éste es el que rodea la tierra de Cus. 14 Y el nombre del tercer río es Tigris[am]; éste es el que corre[an] al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Eufrates[ao]. 15 Entonces el Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto del Edén, para que lo cultivara y lo cuidara. 16 Y ordenó el Señor Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer, 17 pero del árbol del conocimiento[ap] del bien y del mal no comerás[aq], porque el día que de él comas, ciertamente morirás.

Formación de la mujer

18 Y el Señor Dios dijo: No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea[ar]. 19 Y el Señor Dios formó de la tierra todo animal del campo y toda ave del cielo, y los trajo al hombre para ver cómo los llamaría; y como el hombre llamó a cada ser viviente, ése fue su nombre. 20 Y el hombre puso nombre a todo ganado y a las aves del cielo y a toda bestia del campo, mas para Adán[as] no se encontró una ayuda que fuera idónea para él[at]. 21 Entonces el Señor Dios hizo caer un sueño profundo sobre el hombre, y éste se durmió; y Dios tomó una de sus costillas, y cerró la carne en ese lugar. 22 Y de la costilla que el Señor Dios había tomado del hombre, formó[au] una mujer y la trajo al hombre. 23 Y el hombre dijo:

Esta es ahora hueso de mis huesos,
y carne de mi carne;
ella[av] será llamada mujer[aw],
porque del hombre[ax] fue tomada.

24 Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. 25 Y estaban ambos desnudos, el hombre y su mujer, y no se avergonzaban.

Desobediencia y caída del hombre

Y la serpiente era más astuta que cualquiera de los animales del campo que el Señor Dios había hecho. Y dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: “No comeréis de ningún árbol del huerto”? Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto, ha dicho Dios: “No comeréis de él, ni lo tocaréis, para que no muráis.” Y la serpiente dijo a la mujer: Ciertamente no moriréis. Pues Dios sabe que el día que de él comáis, serán abiertos vuestros ojos y seréis como Dios, conociendo el bien y el mal. Cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, y que era agradable[ay] a los ojos, y que el árbol era deseable para alcanzar sabiduría[az], tomó de su fruto y comió; y dio también a su marido que estaba con ella, y él comió. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; y cosieron hojas de higuera y se hicieron delantales[ba].

Sentencia por el pecado y promesa de redención

Y oyeron al[bb] Señor Dios que se paseaba en el huerto al fresco[bc] del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia del Señor Dios entre los árboles del huerto. Y el Señor Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás? 10 Y él respondió: Te oí[bd] en el huerto, y tuve miedo porque estaba desnudo, y me escondí. 11 Y Dios le dijo: ¿Quién te ha hecho saber que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol del cual te mandé que no comieras? 12 Y el hombre respondió: La mujer que tú me diste por compañera[be] me dio del árbol, y yo comí. 13 Entonces el Señor Dios dijo a la mujer: ¿Qué es esto que has hecho? Y la mujer respondió: La serpiente me engañó, y yo comí. 14 Y el Señor Dios dijo a la serpiente:

Por cuanto has hecho esto,
maldita serás[bf] más que todos los animales,
y más que todas las bestias del campo;
sobre tu vientre andarás,
y polvo comerás
todos los días de tu vida.
15 Y pondré enemistad
entre tú y la mujer,
y entre tu simiente y su simiente;
él te herirá en[bg] la cabeza,
y tú lo herirás en el calcañar.

16 A la mujer dijo:

En gran manera multiplicaré
tu dolor en el parto[bh],
con dolor darás a luz los hijos;
y con todo, tu deseo será para tu marido,
y él tendrá dominio sobre ti.

17 Entonces dijo a Adán: Por cuanto has escuchado la voz de tu mujer y has comido del árbol del cual te ordené, diciendo: “No comerás de él”,

maldita será[bi] la tierra por tu causa;
con trabajo[bj] comerás de ella
todos los días de tu vida.
18 Espinos y abrojos te producirá,
y comerás de las plantas[bk] del campo.
19 Con el sudor de tu rostro
comerás el pan
hasta que vuelvas a la tierra,
porque de ella fuiste tomado;
pues polvo eres,
y al polvo volverás.

20 Y el hombre le puso por nombre Eva[bl] a su mujer, porque ella era la madre de todos los vivientes. 21 Y el Señor Dios hizo vestiduras de piel para Adán y su mujer, y los vistió.

Castigo por el pecado

22 Entonces el Señor Dios dijo: He aquí, el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, conociendo el bien y el mal; cuidado ahora no vaya a extender su mano y tomar también del árbol de la vida, y coma y viva para siempre. 23 Y el Señor Dios lo echó del huerto del Edén, para que labrara la tierra de la cual fue tomado. 24 Expulsó, pues, al hombre; y al oriente del huerto del Edén puso querubines, y una espada encendida que giraba en todas direcciones, para guardar el camino del árbol de la vida.

Footnotes:

  1. Génesis 1:2 O, era caos y vacuidad
  2. Génesis 1:2 Lit., faz
  3. Génesis 1:2 Lit., faz
  4. Génesis 1:6 O, firmamento, y así en el resto del cap.
  5. Génesis 1:11 O, hierbas
  6. Génesis 1:11 O, plantas
  7. Génesis 1:11 O, especie y así en el resto del cap.
  8. Génesis 1:12 O, hierbas
  9. Génesis 1:12 O, plantas
  10. Génesis 1:14 O, luminares
  11. Génesis 1:16 O, los grandes luminares
  12. Génesis 1:16 O, el luminar
  13. Génesis 1:16 O, el luminar
  14. Génesis 1:20 O, Pululen
  15. Génesis 1:20 O, en la faz de la
  16. Génesis 1:21 O, pululan
  17. Génesis 1:21 Lit., ave alada
  18. Génesis 1:26 Lit., ejerzan
  19. Génesis 1:28 Lit., dijo Dios
  20. Génesis 1:28 O, arrastra
  21. Génesis 1:29 Lit., sobre la faz
  22. Génesis 1:29 Lit., en el cual está el fruto del árbol
  23. Génesis 1:29 O, será
  24. Génesis 1:30 O, arrastra
  25. Génesis 1:30 Lit., en que hay un alma viviente
  26. Génesis 2:2 Lit., su
  27. Génesis 2:2 Lit., su
  28. Génesis 2:3 Lit., su
  29. Génesis 2:3 Lit., Dios
  30. Génesis 2:3 Lit., para hacer
  31. Génesis 2:4 Lit., Estas son las generaciones
  32. Génesis 2:5 O, hierba
  33. Génesis 2:5 Lit., servir
  34. Génesis 2:6 O posiblemente, manantial
  35. Génesis 2:6 Lit., faz
  36. Génesis 2:7 Lit., alma
  37. Génesis 2:9 O, de la ciencia
  38. Génesis 2:10 Lit., cabezas
  39. Génesis 2:14 Heb., Hidekel
  40. Génesis 2:14 Lit., va
  41. Génesis 2:14 Heb., Perat
  42. Génesis 2:17 O, de la ciencia
  43. Génesis 2:17 Lit., no comerás de él
  44. Génesis 2:18 Lit., que le corresponda
  45. Génesis 2:20 O, el hombre
  46. Génesis 2:20 Lit., que le correspondiera
  47. Génesis 2:22 Lit., hizo
  48. Génesis 2:23 Lit., ésta
  49. Génesis 2:23 Heb., ishshah
  50. Génesis 2:23 Heb., ish
  51. Génesis 3:6 O, un deleite
  52. Génesis 3:6 O, hacer a uno sabio
  53. Génesis 3:7 O, fajas
  54. Génesis 3:8 Lit., la voz del
  55. Génesis 3:8 Lit., aire
  56. Génesis 3:10 Lit., Oí tu voz
  57. Génesis 3:12 O, para que estuviera conmigo
  58. Génesis 3:14 O, eres
  59. Génesis 3:15 O, te aplastará
  60. Génesis 3:16 Lit., y tu embarazo
  61. Génesis 3:17 O, es
  62. Génesis 3:17 O, dolor
  63. Génesis 3:18 Lit., la planta
  64. Génesis 3:20 I.e., viviente, o, vida
Read More
La Biblia de las Américas (LBLA)

Copyright © 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation

Subscribe
Mark as complete
Mark as incomplete
Unpause and Continue Reading