A A A A A
Bible Book List

Salmos 133-139 Dios Habla Hoy (DHH)

Alabanza al amor fraternal

(1a) Cántico de las subidas, de David.

133 (1b) ¡Vean qué bueno y agradable es
que los hermanos vivan unidos!
Es como el buen perfume
que corre por la cabeza de los sacerdotes
y baja por su barba
hasta el cuello de su ropaje.
Es como el rocío del monte Hermón,
que cae sobre los montes de Sión.
Allí es donde el Señor envía
la bendición de una larga vida.

Que el Señor te bendiga

(1a) Cántico de las subidas.

134 (1b) ¡Vamos, siervos del Señor!
¡Bendigan al Señor todos ustedes,
que están en su templo por las noches!
¡Eleven sus manos al santuario
y bendigan al Señor!
¡Que el Señor, creador del cielo y de la tierra,
te bendiga desde el monte Sión!

Los grandes hechos de Dios

135 ¡Aleluya!

Alaben el nombre del Señor;
alábenlo ustedes, siervos suyos,
que están en el templo del Señor,
en los atrios del templo del Dios nuestro.
Alaben al Señor, porque él es bueno;
canten himnos a su nombre, porque él es bondadoso.
Pues escogió a Jacob, a Israel,
para que fuera su tesoro propio.

Yo sé muy bien que el Señor nuestro Dios
es más grande que todos los dioses.
El Señor hace todo lo que quiere,
lo mismo en el cielo que en la tierra,
lo mismo en el mar que en sus profundidades.
Levanta las nubes desde el extremo del mundo,
hace los relámpagos que anuncian la lluvia,
y de sus depósitos saca al viento.
Él fue quien hirió de muerte
al hijo mayor de toda familia egipcia
y a las primeras crías de sus animales.
En pleno corazón de Egipto,
envió señales maravillosas
contra el faraón y sus ministros.
10 Hirió de muerte a muchas naciones,
quitó la vida a reyes poderosos:
11 a Sihón, el rey amorreo,
a Og, el rey de Basán,
y a todos los reyes de Canaán;
12 y las tierras de esos reyes
se las dio como herencia a su pueblo Israel.

13 Señor, tu nombre es eterno;
por siempre serás recordado.
14 El Señor hace justicia a su pueblo;
tiene compasión de sus siervos.
15 Los ídolos de los paganos son oro y plata,
objetos que el hombre fabrica con sus manos.
16 Tienen boca, pero no pueden hablar;
tienen ojos, pero no pueden ver;
17 tienen orejas, pero no pueden oír;
¡ni siquiera tienen vida!
18 Iguales a esos ídolos
son quienes los fabrican
y quienes en ellos creen.

19 Israelitas, bendigan al Señor;
sacerdotes, bendigan al Señor;
20 levitas, bendigan al Señor;
ustedes que honran al Señor, bendíganlo.
21 ¡Bendito sea en Sión
el Señor, el que vive en Jerusalén!

¡Aleluya!

Amor eterno de Dios a Israel

136 Den gracias al Señor, porque él es bueno,
    porque su amor es eterno.
Den gracias al Dios de dioses,
    porque su amor es eterno.
Den gracias al Señor de señores,
    porque su amor es eterno.
Al único que hace grandes maravillas,
    porque su amor es eterno.
Al que hizo los cielos con sabiduría,
    porque su amor es eterno.
Al que extendió la tierra sobre las aguas,
    porque su amor es eterno.
Al que hizo el sol y la luna,
    porque su amor es eterno:
el sol, para alumbrar de día,
    porque su amor es eterno;
la luna y las estrellas, para alumbrar de noche,
    porque su amor es eterno.
10 Al que hirió al primer hijo de toda familia egipcia,
    porque su amor es eterno.
11 Al que sacó de Egipto a los israelitas,
    porque su amor es eterno;
12 extendiendo su brazo con gran poder,
    porque su amor es eterno.
13 Al que partió en dos el Mar Rojo,
    porque su amor es eterno.
14 Al que hizo pasar a Israel por en medio del mar,
    porque su amor es eterno.
15 Al que hundió en el Mar Rojo al Faraón y su ejército,
    porque su amor es eterno.
16 Al que llevó a su pueblo por el desierto,
    porque su amor es eterno.
17 Al que hirió de muerte a grandes reyes,
    porque su amor es eterno.
18 Al que a reyes poderosos quitó la vida,
    porque su amor es eterno:
19 a Sihón, el rey amorreo,
    porque su amor es eterno;
20 y a Og, el rey de Basán,
    porque su amor es eterno.
21 Al que repartió la tierra de esos reyes,
    porque su amor es eterno,
22 y la dio como herencia a su siervo Israel,
    porque su amor es eterno.
23 Al que nos recuerda cuando estamos abatidos,
    porque su amor es eterno.
24 Al que nos libra de nuestros enemigos,
    porque su amor es eterno.
25 Al que da de comer a hombres y animales,
    porque su amor es eterno.
26 ¡Den gracias al Dios del cielo,
    porque su amor es eterno!

Junto a los ríos de Babilonia

137 Sentados junto a los ríos de Babilonia,
llorábamos al acordarnos de Sión.
En los álamos que hay en la ciudad
colgábamos nuestras arpas.
Allí, los que nos habían llevado cautivos,
los que todo nos lo habían arrebatado,
nos pedían que cantáramos con alegría;
¡que les cantáramos canciones de Sión!

¿Cantar nosotros canciones del Señor
en tierra extraña?
¡Si llego a olvidarte, Jerusalén,
que se me seque la mano derecha!
¡Que se me pegue la lengua al paladar
si no me acuerdo de ti,
si no te pongo, Jerusalén,
por encima de mi propia alegría!

Señor, acuérdate de los edomitas,
que cuando Jerusalén cayó, decían:
«¡Destrúyanla, destrúyanla hasta sus cimientos!»

¡Tú, Babilonia, serás destruida!
¡Feliz el que te dé tu merecido
por lo que nos hiciste!
¡Feliz el que agarre a tus niños
y los estrelle contra las rocas!

Oración de gratitud al Señor

(1a) De David.

138 (1b) Te daré gracias, Señor, de todo corazón;
te cantaré himnos delante de los dioses.
Me arrodillaré en dirección a tu santo templo
para darte gracias por tu amor y tu verdad,
pues has puesto tu nombre y tu palabra
por encima de todas las cosas.
Cuando te llamé, me respondiste,
y aumentaste mis fuerzas.

Todos los reyes del mundo te alabarán
al escuchar tus promesas.
Alabarán al Señor por lo que él ha dispuesto,
porque grande es la gloria del Señor.
Aunque el Señor está en lo alto,
se fija en el hombre humilde,
y de lejos reconoce al orgulloso.

Cuando me encuentro en peligro,
tú me mantienes con vida;
despliegas tu poder y me salvas
de la furia de mis enemigos.
¡El Señor llevará a feliz término
su acción en mi favor!
Señor, tu amor es eterno;
¡no dejes incompleto lo que has emprendido!

Dios lo sabe todo

(1a) Del maestro de coro. Salmo de David.

139 (1b) Señor, tú me has examinado y me conoces;
tú conoces todas mis acciones;
aun de lejos te das cuenta de lo que pienso.
Sabes todas mis andanzas,
¡sabes todo lo que hago!
Aún no tengo la palabra en la lengua,
y tú, Señor, ya la conoces.
Por todos lados me has rodeado;
tienes puesta tu mano sobre mí.
Sabiduría tan admirable está fuera de mi alcance;
¡es tan alta que no alcanzo a comprenderla!

¿A dónde podría ir, lejos de tu espíritu?
¿A dónde huiría, lejos de tu presencia?
Si yo subiera a las alturas de los cielos,
allí estás tú;
y si bajara a las profundidades de la tierra,
también estás allí;
si levantara el vuelo hacia el oriente,
o habitara en los límites del mar occidental,
10 aun allí me alcanzaría tu mano;
¡tu mano derecha no me soltaría!
11 Si pensara esconderme en la oscuridad,
o que se convirtiera en noche la luz que me rodea,
12 la oscuridad no me ocultaría de ti,
y la noche sería tan brillante como el día.
¡La oscuridad y la luz son lo mismo para ti!

13 Tú fuiste quien formó todo mi cuerpo;
tú me formaste en el vientre de mi madre.
14 Te alabo porque estoy maravillado,
porque es maravilloso lo que has hecho.
¡De ello estoy bien convencido!
15 No te fue oculto el desarrollo de mi cuerpo
mientras yo era formado en lo secreto,
mientras era formado en lo más profundo de la tierra.
16 Tus ojos vieron mi cuerpo en formación;
todo eso estaba escrito en tu libro.
Habías señalado los días de mi vida
cuando aún no existía ninguno de ellos.

17 Oh Dios,
qué profundos me son tus pensamientos;
¡infinito es el conjunto de ellos!
18 Si yo quisiera contarlos, serían más que la arena;
y si acaso terminara, aún estaría contigo.

19 Oh Dios,
quítales la vida a los malvados
y aleja de mí a los asesinos,
20 a los que hablan mal de ti
y se levantan en vano en contra tuya.

21 Señor,
¿no odio acaso a los que te odian
y desprecio a los que te desafían?
22 ¡Los odio con toda mi alma!
¡Los considero mis enemigos!

23 Oh Dios,
examíname, reconoce mi corazón;
ponme a prueba, reconoce mis pensamientos;
24 mira si voy por el camino del mal,
y guíame por el camino eterno.

Dios Habla Hoy (DHH)

Dios habla hoy ®, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996.

  Back

1 of 1

You'll get this book and many others when you join Bible Gateway Plus. Learn more

Viewing of
Cross references
Footnotes