Add parallel Print Page Options

Los prodigios de Dios en el éxodo

114 Cuando Israel salió de Egipto(A),
la casa de Jacob de entre un pueblo de lengua extraña(B),
Judá vino a ser su santuario(C),
Israel, su dominio(D).

Lo miró el mar(E), y huyó;
el Jordán(F) se volvió atrás.
Los montes saltaron como carneros(G),
y los collados como corderitos.
¿Qué te pasa, oh mar(H), que huyes,
y a ti, Jordán, que te vuelves atrás,
a vosotros, montes, que saltáis como carneros,
y a vosotros, collados, que saltáis como corderitos?

Tiembla, oh tierra, ante la presencia del Señor(I),
ante la presencia del Dios de Jacob,
que convirtió la roca(J) en estanque de agua(K),
y en fuente de aguas el pedernal(L).