28 El malvado huye aunque nadie lo persiga;
    pero el justo vive confiado como un león.

Cuando hay rebelión en el país,
    los caudillos se multiplican;
cuando el gobernante es entendido,
    se mantiene el orden.

El gobernante[a] que oprime a los pobres
    es como violenta lluvia que arrasa la cosecha.

Los que abandonan la ley alaban a los malvados;
    los que la obedecen luchan contra ellos.

Los malvados nada entienden de la justicia;
    los que buscan al Señor lo entienden todo.

Más vale pobre pero honrado
    que rico pero perverso.

El hijo entendido se sujeta a la ley;
    el derrochador deshonra a su padre.

El que amasa riquezas mediante la usura
    las acumula para el que se compadece de los pobres.

Dios aborrece hasta la oración
    del que se niega a obedecer la ley.

10 El que lleva a los justos por el mal camino
    caerá en su propia trampa;
    pero los íntegros heredarán el bien.

11 El rico se las da de sabio;
    el pobre pero inteligente lo desenmascara.

12 Cuando los justos triunfan, se hace gran fiesta;
    cuando los impíos se imponen, todo el mundo se esconde.

13 Quien encubre su pecado jamás prospera;
    quien lo confiesa y lo deja halla perdón.

14 ¡Dichoso el que siempre teme al Señor![b]
    Pero el obstinado caerá en la desgracia.

15 Un león rugiente, un oso hambriento,
    es el gobernante malvado que oprime a los pobres.

16 El gobernante falto de juicio es terrible opresor;
    el que odia las riquezas prolonga su vida.

17 El que es perseguido por[c] homicidio
    será un fugitivo hasta la muerte.
    ¡Que nadie le brinde su apoyo!

18 El que es honrado se mantendrá a salvo;
    el de caminos perversos caerá en la fosa.[d]
19 El que trabaja la tierra tendrá abundante comida;
    el que sueña despierto[e] solo abundará en pobreza.

20 El hombre fiel recibirá muchas bendiciones;
    el que tiene prisa por enriquecerse no quedará impune.

21 No es correcto mostrarse parcial con nadie.
    Hay quienes pecan hasta por un mendrugo de pan.

22 El tacaño ansía enriquecerse,
    sin saber que la pobreza lo aguarda.

23 A fin de cuentas, más se aprecia
    al que reprende que al que adula.

24 El que roba a su padre o a su madre,
    e insiste en que no ha pecado,
    amigo es de gente perversa.[f]

25 El que es ambicioso provoca peleas,
    pero el que confía en el Señor prospera.

26 Necio es el que confía en sí mismo;
    el que actúa con sabiduría se pone a salvo.

27 El que ayuda al pobre no conocerá la pobreza;
    el que le niega su ayuda será maldecido.

28 Cuando triunfan los impíos, la gente se esconde;
    cuando perecen, los justos prosperan.

Footnotes

  1. 28:3 El gobernante (texto probable); El pobre (TM).
  2. 28:14 teme al Señor. Lit. teme.
  3. 28:17 El que es perseguido por. Alt. El que carga con la culpa de.
  4. 28:18 en la fosa (Siríaca); en uno (TM).
  5. 28:19 el que sueña despierto. Lit. el que persigue lo vacío; también en 12:11.
  6. 28:24 de gente perversa. Lit. del destructor.

Proverbios antitéticos

28 El impío huye sin que nadie lo persiga,
pero el hombre justo vive tranquilo como un león.
Si el país anda mal, abundan los caudillos;
pero el hombre sabio y prudente le da estabilidad.
El gobernante que oprime a los pobres
es como una tormenta que arrasa los trigales.
Los transgresores alaban a los impíos;
los que observan la ley se oponen a ellos.
Los malvados no entienden nada de la justicia;
los que buscan al Señor lo entienden todo.
Es mejor ser pobre y portarse con integridad,
que ser rico y andar por el mal camino.
El hijo prudente observa la ley;
el que anda con glotones avergüenza a su padre.
El prestamista avaro aumenta sus riquezas
para dejárselas al que ama a los pobres.
Del que no presta oído a la ley,
hasta su oración resulta repugnante.
10 El que desvía a los justos hacia el mal camino
acabará por caer en su misma trampa,
pero los hombres honrados heredarán el bien.
11 El hombre rico se cree muy sabio,
pero el pobre e inteligente lo exhibe.
12 Si los justos triunfan, hay una gran fiesta;
si triunfan los impíos, todo el mundo se esconde.
13 El que encubre sus pecados no prospera;
el que los confiesa y se aparta de ellos
alcanza la misericordia divina.
14 ¡Dichoso aquél que siempre teme a Dios!
En cambio, el duro de corazón acabará mal.
15 Un león rugiente, un oso hambriento:
¡eso es el mal gobernante sobre el pueblo pobre!
16 El gobernante fatuo aumenta la extorsión;
el que odia la avaricia prolongará sus días.
17 El que lleva a cuestas la muerte de otro
huye hasta el sepulcro y nadie lo detiene.
18 El que es honrado sale bien librado,
pero el que va por mal camino caerá en un hoyo.
19 El que cultiva su campo tendrá pan de sobra,
el que cultiva ilusiones acabará en la pobreza.
20 El hombre fiel recibe muchas bendiciones;
el que quiere hacerse rico no sale bien librado.
21 No está bien discriminar a nadie;
Hay gente que peca por un bocado de pan.
22 El avaro tiene prisa por hacerse rico,
sin saber que la pobreza está en camino.
23 Cae mejor el que sabe reprender
que el que sólo sabe lisonjear.
24 El que roba a su padre o a su madre,
y alega que no ha hecho mal,
es amigo de gente nociva.
25 El que es altanero suscita contiendas,
pero el que confía en el Señor prospera.
26 Es de necios confiar en el propio corazón;
el que camina sabiamente saldrá bien librado.
27 El que da al pobre, nunca a pobre llegará;
el que se niega a verlo, será maldecido.
28 Si los malvados triunfan, la gente se esconde;
pero cuando mueren, los justos florecen.

Proverbios antitéticos

28 El impío huye sin que nadie lo persiga(A),
mas los justos están confiados como un león.
Por la transgresión de la tierra, muchos son sus príncipes(B);
pero por el hombre entendido y de conocimiento permanece estable[a](C).
El pobre que oprime a los humildes(D)
es como lluvia torrencial que no deja[b] pan.
Los que abandonan la ley alaban a los impíos(E),
pero los que guardan la ley luchan contra ellos(F).
Los hombres malvados no entienden de justicia[c](G),
mas los que buscan al Señor lo entienden todo(H).
Mejor es el pobre que anda en su integridad(I),
que el que es torcido[d], aunque sea rico.
Él que guarda la ley es hijo entendido,
pero el que es compañero de glotones(J) avergüenza a su padre.
Él que aumenta su riqueza por interés y usura(K),
la recoge para el que se apiada de los pobres(L).
Al que aparta su oído para no oír la ley,
su oración también es abominación(M).
10 Él que extravía a los rectos por el mal camino,
en su propia fosa caerá(N);
pero los íntegros[e] heredarán el bien(O).
11 El rico es sabio ante sus propios ojos(P),
mas el pobre que es entendido, lo sondea[f].
12 Cuando los justos triunfan, grande es la gloria(Q),
pero cuando los impíos se levantan, los hombres se esconden[g](R).
13 Él que encubre sus pecados no prosperará(S),
mas el que los confiesa y los abandona hallará misericordia(T).
14 Cuán bienaventurado es el hombre que siempre teme(U),
pero el que endurece su corazón caerá en el infortunio(V).
15 Cual león rugiente(W) y oso agresivo
es el gobernante perverso sobre el pueblo pobre(X).
16 Al príncipe que es gran opresor le falta entendimiento(Y),
pero el que odia las ganancias injustas prolongará sus días.
17 El hombre cargado con culpa de sangre humana,
fugitivo será hasta la muerte[h](Z); que nadie lo apoye.
18 Él que anda en integridad[i] será salvo,
mas el que es de camino torcido[j] caerá de repente(AA).
19 Él que labra su tierra se saciará de pan(AB),
pero el que sigue propósitos vanos se llenará de pobreza.
20 El hombre fiel abundará en bendiciones(AC),
pero el que se apresura a enriquecerse no quedará sin castigo(AD).
21 Hacer acepción de personas[k] no es bueno(AE),
pues por un bocado de pan el hombre pecará(AF).
22 El hombre avaro[l](AG) corre tras la riqueza(AH),
y no sabe que la miseria vendrá sobre él.
23 Él que reprende al hombre(AI) hallará después más favor
que el que lo lisonjea con la lengua(AJ).
24 Él que roba a su padre o a su madre(AK)
y dice: «No es transgresión»,
es compañero del hombre destructor(AL).
25 El hombre arrogante[m] suscita rencillas(AM),
mas el que confía en el Señor prosperará[n](AN).
26 Él que confía en su propio corazón(AO) es un necio,
pero el que anda con sabiduría será librado.
27 Él que da al pobre no pasará necesidad(AP),
pero el que cierra[o] sus ojos tendrá muchas maldiciones.
28 Cuando los impíos se levantan, los hombres se esconden;
mas cuando perecen, los justos se multiplican.

Footnotes

  1. Proverbios 28:2 Lit., así
  2. Proverbios 28:3 Lit., y no hay
  3. Proverbios 28:5 O, juicio
  4. Proverbios 28:6 Lit., perverso de dos caminos
  5. Proverbios 28:10 O, perfectos
  6. Proverbios 28:11 Lit., lo examina
  7. Proverbios 28:12 Lit., serán buscados
  8. Proverbios 28:17 Lit., huirá hasta la fosa
  9. Proverbios 28:18 O, perfección
  10. Proverbios 28:18 Lit., perverso de dos caminos
  11. Proverbios 28:21 Lit., Fijarse en los rostros
  12. Proverbios 28:22 Lit., de ojo maligno
  13. Proverbios 28:25 Lit., de alma ensanchada
  14. Proverbios 28:25 Lit., engordará
  15. Proverbios 28:27 Lit., esconde