22 Vale más la buena fama que las muchas riquezas,
    y más que oro y plata, la buena reputación.

El rico y el pobre tienen esto en común:
    a ambos los ha creado el Señor.

El prudente ve el peligro y lo evita;
    el inexperto sigue adelante y sufre las consecuencias.

Recompensa de la humildad y del temor del Señor
    son las riquezas, la honra y la vida.

Espinas y trampas hay en la senda de los impíos,
    pero el que cuida su vida se aleja de ellas.

Instruye al niño en el camino correcto,
    y aun en su vejez no lo abandonará.

Los ricos son los amos de los pobres;
    los deudores son esclavos de sus acreedores.

El que siembra maldad cosecha desgracias;
    el Señor lo destruirá con el cetro de su ira.[a]

El que es generoso[b] será bendecido,
    pues comparte su comida con los pobres.

10 Despide al insolente, y se irá la discordia
    y cesarán los pleitos y los insultos.

11 El que ama la pureza de corazón y tiene gracia al hablar
    tendrá por amigo al rey.

12 Los ojos del Señor protegen el saber,
    pero desbaratan las palabras del traidor.

13 «¡Hay un león allá afuera! —dice el holgazán—.
    ¡En plena calle me va a hacer pedazos!»

14 La boca de la adúltera es una fosa profunda;
    en ella caerá quien esté bajo la ira del Señor.

15 La necedad es parte del corazón juvenil,
    pero la vara de la disciplina la corrige.

16 Oprimir al pobre para enriquecerse,
    y hacerle regalos al rico,
    ¡buena manera de empobrecerse!

Los treinta dichos de los sabios(A)

17 Presta atención, escucha mis palabras;[c]
    aplica tu corazón a mi conocimiento.
18 Grato es retenerlas dentro de ti,
    y tenerlas todas a flor de labio.
19 A ti te las enseño en este día,
    para que pongas tu confianza en el Señor.
20 ¿Acaso no te he escrito treinta[d] dichos
    que contienen sabios consejos?
21 Son para enseñarte palabras ciertas y confiables,
    para que sepas responder bien a quien te pregunte.[e]

1

22 No explotes al pobre porque es pobre,
    ni oprimas en los tribunales[f] a los necesitados;
23 porque el Señor defenderá su causa,
    y despojará a quienes los despojen.

2

24 No te hagas amigo de gente violenta,
    ni te juntes con los iracundos,
25 no sea que aprendas sus malas costumbres
    y tú mismo caigas en la trampa.

3

26 No te comprometas por otros
    ni salgas fiador de deudas ajenas;
27 porque, si no tienes con qué pagar,
    te quitarán hasta la cama en que duermes.

4

28 No cambies de lugar los linderos antiguos
    que establecieron tus antepasados.

5

29 ¿Has visto a alguien diligente en su trabajo?
    Se codeará con reyes, y nunca será un don nadie.

Footnotes

  1. 22:8 el Señor … su ira. Lit. el cetro de su ira perecerá.
  2. 22:9 El que es generoso. Lit. El buen ojo.
  3. 22:17 mis palabras (LXX); las palabras de los sabios (TM).
  4. 22:20 escrito treinta. Alt. escrito antes o escrito excelentes.
  5. 22:21 a quien te pregunte (LXX); al que te envíe (TM).
  6. 22:22 en los tribunales. Lit. en la puerta.

22 Mejor tener buena fama que mucha riqueza;
la buena fama es mejor que la plata y el oro.
El rico y el pobre coinciden en algo:
a uno y otro los hizo el Señor.
El que es astuto, ve el peligro y se esconde;
el que es ingenuo, sigue adelante y es afectado.
El Señor recompensa a los que le temen
con riquezas, honra y vida, si son humildes.
El camino del perverso está lleno de trampas y espinas;
quien se cuida a sí mismo, se cuida de seguirlo.
Enseña al niño a seguir fielmente su camino,
y aunque llegue a anciano no se apartará de él.
Los ricos son los amos de los pobres;
los deudores son esclavos de los prestamistas.
El que siembra maldad, maldad cosechará;
¡el Señor destruirá su insolente violencia!
Bendito sea quien ve a otros con bondad
y comparte su pan con el indigente!
10 Expulsa al blasfemo, y se acabarán las peleas,
cesarán los pleitos y las ofensas.
11 El rey ama y brinda su amistad
al hombre de corazón puro y labios amables.
12 El Señor es guardián del conocimiento,
pero trastorna los planes de los traidores.
13 El perezoso arguye: «¡Hay un león en la calle!
Si salgo, ¡seré hombre muerto!»
14 Los labios de la mujer ajena son un abismo,
en donde cae el que provoca la ira del Señor.
15 La necedad va ligada al corazón del joven,
pero la vara disciplinaria le quita lo necio.
16 Oprimir al pobre para hacerse rico,
o hacer al rico más rico, conduce a la pobreza.

Treinta dichos egipcios

17 Inclina tu oído y escucha las palabras de los sabios;
aplica tu corazón a mi sabiduría.
18 Es una delicia, si la guardas dentro de ti
y si la afirmas sobre tus labios.
19 Hoy te la he dado a conocer
para que pongas tu confianza en el Señor.

20 ¿Acaso no te he escrito treinta dichos
para impartirte consejos y conocimientos?
21 Te he dado a conocer palabras de verdad,
para que las lleves a quienes te enviaron.

22 No te aproveches del pobre porque es pobre,
ni prives al afligido de un juicio justo,
23 porque el Señor defenderá su causa
y les quitará la vida a quienes les quiten todo.
24 No tengas nada que ver con gente violenta,
ni te hagas amigo de gente agresiva,
25 para que no imites su conducta
y tú mismo te tiendas una trampa.

26 No te comprometas por otros,
ni salgas fiador de nadie.
27 ¿Por qué han de quitarte hasta la cama
si resulta que no tienes con qué pagar?

28 No traspases los linderos de antaño
que tus antepasados establecieron.

29 Cuando veas alguien que hace bien su trabajo,
no lo verás entre gente de baja condición
sino que estará en presencia de reyes.

22 Más vale el buen nombre que las muchas riquezas(A),
y el favor que la plata y el oro.
El rico y el pobre tienen un lazo común[a]:
el que hizo a ambos(B) es el Señor.
El prudente ve el mal y se esconde,
mas los simples siguen adelante y son castigados(C).
La recompensa de la humildad y el temor[b] del Señor
son la riqueza, el honor y la vida.
Espinos y lazos hay en el camino del perverso(D);
el que cuida su alma se alejará de ellos.
Enseña al niño el camino en que debe andar[c](E),
y aun cuando sea viejo no se apartará de él.
El rico domina a los pobres(F),
y el deudor es esclavo del acreedor.
El que siembra iniquidad(G) segará vanidad,
y la vara de su furor perecerá(H).
El generoso[d] será bendito(I),
porque da de su pan al pobre(J).
10 Echa fuera al escarnecedor y saldrá la discordia,
y cesarán también la contienda y la ignominia(K).
11 El que ama la pureza de corazón(L)
tiene gracia en sus labios, y el rey es su amigo(M).
12 Los ojos del Señor guardan el conocimiento,
pero Él confunde las palabras del pérfido.
13 El perezoso dice: Hay un león afuera(N);
seré muerto en las calles.
14 Fosa profunda es la boca de las mujeres extrañas(O);
el que es maldito del Señor caerá en ella[e](P).
15 La necedad está ligada al corazón del niño;
la vara de la disciplina(Q) la alejará de él.
16 El que oprime al pobre(R) para engrandecerse,
o da al rico, solo llegará a la pobreza(S).

Preceptos y amonestaciones

17 Inclina tu oído y oye las palabras de los sabios(T),
y aplica tu corazón a mi conocimiento;
18 porque te será agradable si las guardas dentro de ti(U),
para que[f] estén listas en tus labios.
19 Para que tu confianza esté en el Señor(V),
te he instruido[g] hoy a ti también.
20 ¿No te he escrito cosas excelentes[h](W)
de consejo y conocimiento,
21 para hacerte saber la certeza[i] de las palabras de verdad(X),
a fin de que respondas correctamente[j] al que te ha enviado(Y)?

22 No robes al pobre(Z), porque es pobre,
ni aplastes al afligido(AA) en la puerta;
23 porque el Señor defenderá su causa(AB),
y quitará la vida[k] de los que los roban.

24 No te asocies con el hombre iracundo;
ni andes con el hombre violento(AC),
25 no sea que aprendas sus maneras(AD),
y tiendas[l] lazo para tu vida.

26 No estés entre los que dan fianzas[m],
entre los que salen de fiadores de préstamos(AE).
27 Si no tienes con qué pagar,
¿por qué han de quitarte la cama de debajo de ti(AF)?

28 No muevas el lindero antiguo
que pusieron tus padres(AG).

29 ¿Has visto un hombre diestro en su trabajo?
Estará delante[n] de los reyes(AH);
no estará delante[o] de hombres sin importancia.

Footnotes

  1. Proverbios 22:2 Lit., se encuentran
  2. Proverbios 22:4 O, la reverencia
  3. Proverbios 22:6 Lit., acerca de su camino
  4. Proverbios 22:9 Lit., que tiene buen ojo
  5. Proverbios 22:14 Lit., allí
  6. Proverbios 22:18 Lit., ellas juntas
  7. Proverbios 22:19 Lit., dado a conocer
  8. Proverbios 22:20 O, anteriores
  9. Proverbios 22:21 Lit., verdad
  10. Proverbios 22:21 Lit., vuelvas palabras de verdad
  11. Proverbios 22:23 Lit., robará el alma
  12. Proverbios 22:25 Lit., tomes
  13. Proverbios 22:26 Lit., dan la palma
  14. Proverbios 22:29 I.e., al servicio
  15. Proverbios 22:29 I.e., al servicio