Add parallel Print Page Options

Venid a mí y descansad

(Lc. 10.21-22)

25 En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños.

26 Sí, Padre, porque así te agradó.

27 Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre;(A) y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo,(B) y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.

Read full chapter