A A A A A
Bible Book List

Marcos 15 Nueva Biblia Viva (NBV)

Jesús ante Pilato

15 Muy temprano en la mañana, se reunieron los jefes de los sacerdotes, los ancianos, los maestros de la ley y el pleno del Consejo Supremo y tomaron una decisión. Ataron a Jesús, se lo llevaron y lo entregaron a Pilato.

Pilato le preguntó:

―¿Eres tú el rey de los judíos?

Él respondió:

―Tú mismo lo dices.

Los jefes de los sacerdotes lo acusaban de muchas cosas.

Pilato le preguntó otra vez:

―¿No me vas a contestar? Mira todas las cosas de las que te acusan.

Pero ni aun así Jesús respondió, de modo que Pilato se quedó asombrado.

Pilato tenía la costumbre de soltar a un preso durante la fiesta, el que la gente pidiera. Un hombre llamado Barrabás estaba preso junto con otros rebeldes por haber cometido un asesinato en una revuelta. La gente llegó y le pidió a Pilato que le concediera lo que acostumbraba.

Pilato respondió:

―¿Quieren que deje libre al rey de los judíos? 10 Les hizo esa pregunta porque se daba cuenta de que los jefes de los sacerdotes habían entregado a Jesús por envidia.

11 Pero estos incitaron a la gente para que Pilato dejara libre a Barrabás.

12 Pilato volvió a preguntar:

―¿Y qué voy a hacer con el que ustedes llaman el rey de los judíos?

13 Ellos gritaron:

―¡Crucifícalo!

14 Él les decía:

―¿Por qué? ¿Qué mal ha hecho?

Pero ellos gritaron todavía más fuerte:

―¡Crucifícalo!

15 Como Pilato quería tener contenta a la gente, dejó en libertad a Barrabás; después mandó que azotaran a Jesús y lo entregó para que lo crucificaran.

Los soldados se burlan de Jesús

16 Los soldados llevaron a Jesús al interior del palacio, al lugar llamado pretorio, y reunieron a toda la tropa. 17 Le pusieron un manto de color púrpura; también trenzaron una corona de espinas y se la pusieron.

18 Y le gritaban:

―¡Viva el rey de los judíos!

19 Lo golpeaban en la cabeza con una caña y lo escupían, y doblando la rodilla, le hacían reverencias. 20 Después de haberse burlado de él, le quitaron el manto y le pusieron su propia ropa. Por último, lo sacaron para crucificarlo.

La crucifixión

21 A un hombre de Cirene, que pasaba por allí al regresar del campo, lo obligaron a llevar la cruz. El hombre se llamaba Simón, y era padre de Alejandro y de Rufo.

22 Llevaron, pues, a Jesús a un lugar llamado Gólgota (que significa: Lugar de la Calavera). 23 Le ofrecieron vino mezclado con mirra, pero no lo tomó. 24 Entonces lo crucificaron. Repartieron la ropa de Jesús, y lo hicieron echando suertes para ver con qué se quedaba cada uno. 25 Eran las nueve de la mañana cuando lo crucificaron.

26 Un letrero tenía escrita la causa de su condena: «el rey de los judíos».

27 Con él crucificaron a dos bandidos, uno a su derecha y otro a su izquierda. 28 Con esto se cumplieron las Escrituras que dicen: «Contado fue entre malvados».

29 Los que pasaban por allí meneaban la cabeza y lo insultaban diciendo:

―¡Eh! Tú, que destruyes el templo y en tres días lo reconstruyes, 30 ¡baja de la cruz y sálvate a ti mismo! 31 También los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley se burlaban de él con estas palabras:

―Salvó a otros, pero no puede salvarse a sí mismo. 32 Que baje ahora de la cruz ese Cristo, rey de Israel, para que veamos y creamos.

Los que estaban crucificados con él, también lo insultaban.

Muerte de Jesús

33 Al llegar el mediodía toda la tierra quedó en oscuridad, hasta la media tarde.

34 A esta hora Jesús gritó con fuerza:

—Eloi, Eloi, ¿lama sabactani?[a] (que significa: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?)

35 Cuando algunos de los que estaban allí lo oyeron, dijeron:

―Escuchen, está llamando al profeta Elías.

36 Entonces un hombre corrió, empapó una esponja en vinagre, la puso en el extremo de una caña y se la ofreció a Jesús para que bebiera. Y dijo:

―Déjenlo, vamos a ver si Elías viene a bajarlo.

37 Entonces Jesús, dando un fuerte grito, murió.

38 El velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. 39 El centurión que estaba frente a Jesús, al oír el grito y ver que estaba muerto, dijo: —¡Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios!

40 Había también algunas mujeres mirando desde lejos. Entre ellas estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo el menor y de José, y Salomé. 41 Estas mujeres habían seguido a Jesús y lo habían atendido cuando estaba en Galilea. Además, había allí muchas otras que habían subido con él a Jerusalén.

Sepultura de Jesús

42 Como era el día de preparación, es decir, la víspera del sábado, ya al atardecer, 43 José de Arimatea, miembro distinguido del Consejo Superior de los judíos, y quien también esperaba el reino de Dios, se llenó de valor y se presentó ante Pilato para pedirle el cuerpo de Jesús.

44 Pilato se sorprendió de que Jesús ya estuviera muerto. Llamó al centurión y le preguntó si hacía mucho que había fallecido. 45 Cuando el centurión le informó, entonces Pilato entregó el cuerpo a José.

46 José compró una sábana, bajó el cuerpo y lo envolvió en ella. Después lo puso en un sepulcro cavado en la roca. Luego hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro.

47 María Magdalena y María la madre de José vieron dónde pusieron el cuerpo de Jesús.

Footnotes:

  1. 15.34 Hablaba en arameo. Muchos de los observadores, que hablaban griego y latín, no entendieron las dos primeras palabras y pensaron que llamaba al profeta Elías.
Nueva Biblia Viva (NBV)

Nueva Biblia Viva, © 2006, 2008 por Biblica, Inc.® Usado con permiso de Biblica, Inc.® Reservados todos los derechos en todo el mundo.

  Back

1 of 1

You'll get this book and many others when you join Bible Gateway Plus. Learn more

Viewing of
Cross references
Footnotes