Añadir traducción en paralelo Imprimir Opciones de la página

También les dijo: De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto el reino de Dios venido con poder.

La transfiguración

(Mt. 17.1-13; Lc. 9.28-36)

Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan, y los llevó aparte solos a un monte alto; y se transfiguró delante de ellos.(A)

Y sus vestidos se volvieron resplandecientes, muy blancos, como la nieve, tanto que ningún lavador en la tierra los puede hacer tan blancos.

Y les apareció Elías con Moisés, que hablaban con Jesús.

Entonces Pedro dijo a Jesús: Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí; y hagamos tres enramadas, una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías.

Porque no sabía lo que hablaba, pues estaban espantados.

Entonces vino una nube que les hizo sombra, y desde la nube una voz que decía: Este es mi Hijo amado;(B) a él oíd.

Y luego, cuando miraron, no vieron más a nadie consigo, sino a Jesús solo.

Y descendiendo ellos del monte, les mandó que a nadie dijesen lo que habían visto, sino cuando el Hijo del Hombre hubiese resucitado de los muertos.

10 Y guardaron la palabra entre sí, discutiendo qué sería aquello de resucitar de los muertos.

11 Y le preguntaron, diciendo: ¿Por qué dicen los escribas que es necesario que Elías venga primero?(C)

12 Respondiendo él, les dijo: Elías a la verdad vendrá primero, y restaurará todas las cosas; ¿y cómo está escrito del Hijo del Hombre, que padezca mucho y sea tenido en nada?

13 Pero os digo que Elías ya vino, y le hicieron todo lo que quisieron, como está escrito de él.

Jesús sana a un muchacho endemoniado

(Mt. 17.14-21; Lc. 9.37-43)

14 Cuando llegó a donde estaban los discípulos, vio una gran multitud alrededor de ellos, y escribas que disputaban con ellos.

15 Y en seguida toda la gente, viéndole, se asombró, y corriendo a él, le saludaron.

16 El les preguntó: ¿Qué disputáis con ellos?

17 Y respondiendo uno de la multitud, dijo: Maestro, traje a ti mi hijo, que tiene un espíritu mudo,

18 el cual, dondequiera que le toma, le sacude; y echa espumarajos, y cruje los dientes, y se va secando; y dije a tus discípulos que lo echasen fuera, y no pudieron.

19 Y respondiendo él, les dijo: !!Oh generación incrédula! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar? Traédmelo.

20 Y se lo trajeron; y cuando el espíritu vio a Jesús, sacudió con violencia al muchacho, quien cayendo en tierra se revolcaba, echando espumarajos.

21 Jesús preguntó al padre: ¿Cuánto tiempo hace que le sucede esto? Y él dijo: Desde niño.

22 Y muchas veces le echa en el fuego y en el agua, para matarle; pero si puedes hacer algo, ten misericordia de nosotros, y ayúdanos.

23 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.

24 E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad.

25 Y cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él, y no entres más en él.

26 Entonces el espíritu, clamando y sacudiéndole con violencia, salió; y él quedó como muerto, de modo que muchos decían: Está muerto.

27 Pero Jesús, tomándole de la mano, le enderezó; y se levantó.

28 Cuando él entró en casa, sus discípulos le preguntaron aparte: ¿Por qué nosotros no pudimos echarle fuera?

29 Y les dijo: Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno.

Jesús anuncia otra vez su muerte

(Mt. 17.22-23; Lc. 9.43-45)

30 Habiendo salido de allí, caminaron por Galilea; y no quería que nadie lo supiese.

31 Porque enseñaba a sus discípulos, y les decía: El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres, y le matarán; pero después de muerto, resucitará al tercer día.

32 Pero ellos no entendían esta palabra, y tenían miedo de preguntarle.

¿Quién es el mayor?

(Mt. 18.1-5; Lc. 9.46-48)

33 Y llegó a Capernaum; y cuando estuvo en casa, les preguntó: ¿Qué disputabais entre vosotros en el camino?

34 Mas ellos callaron; porque en el camino habían disputado entre sí, quién había de ser el mayor.(D)

35 Entonces él se sentó y llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos.(E)

36 Y tomó a un niño, y lo puso en medio de ellos; y tomándole en sus brazos, les dijo:

37 El que reciba en mi nombre a un niño como este, me recibe a mí; y el que a mí me recibe, no me recibe a mí sino al que me envió.(F)

El que no es contra nosotros, por nosotros es

(Lc. 9.49-50)

38 Juan le respondió diciendo: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos seguía.

39 Pero Jesús dijo: No se lo prohibáis; porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir mal de mí.

40 Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.(G)

41 Y cualquiera que os diere un vaso de agua en mi nombre, porque sois de Cristo, de cierto os digo que no perderá su recompensa.(H)

Ocasiones de caer

(Mt. 18.6-9; Lc. 17.1-2)

42 Cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera si se le atase una piedra de molino al cuello, y se le arrojase en el mar.

43 Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado,(I)

44 donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.

45 Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en el infierno, al fuego que no puede ser apagado,

46 donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.

47 Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno,(J)

48 donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.(K)

49 Porque todos serán salados con fuego, y todo sacrificio será salado con sal.

50 Buena es la sal; mas si la sal se hace insípida, ¿con qué la sazonaréis?(L) Tened sal en vosotros mismos; y tened paz los unos con los otros.

Job confía en que Dios lo justificará

19  Respondió entonces Job, y dijo:

¿Hasta cuándo angustiaréis mi alma,
Y me moleréis con palabras?

Ya me habéis vituperado diez veces;
¿No os avergonzáis de injuriarme?

Aun siendo verdad que yo haya errado,
Sobre mí recaería mi error.

Pero si vosotros os engrandecéis contra mí,
Y contra mí alegáis mi oprobio,

Sabed ahora que Dios me ha derribado,
Y me ha envuelto en su red.

He aquí, yo clamaré agravio, y no seré oído;
Daré voces, y no habrá juicio.

Cercó de vallado mi camino, y no pasaré;
Y sobre mis veredas puso tinieblas.

Me ha despojado de mi gloria,
Y quitado la corona de mi cabeza.

10 Me arruinó por todos lados, y perezco;
Y ha hecho pasar mi esperanza como árbol arrancado.

11 Hizo arder contra mí su furor,
Y me contó para sí entre sus enemigos.

12 Vinieron sus ejércitos a una, y se atrincheraron en mí,
Y acamparon en derredor de mi tienda.

13 Hizo alejar de mí a mis hermanos,
Y mis conocidos como extraños se apartaron de mí.

14 Mis parientes se detuvieron,
Y mis conocidos se olvidaron de mí.

15 Los moradores de mi casa y mis criadas me tuvieron por extraño;
Forastero fui yo a sus ojos.

16 Llamé a mi siervo, y no respondió;
De mi propia boca le suplicaba.

17 Mi aliento vino a ser extraño a mi mujer,
Aunque por los hijos de mis entrañas le rogaba.

18 Aun los muchachos me menospreciaron;
Al levantarme, hablaban contra mí.

19 Todos mis íntimos amigos me aborrecieron,
Y los que yo amaba se volvieron contra mí.

20 Mi piel y mi carne se pegaron a mis huesos,
Y he escapado con sólo la piel de mis dientes.

21 !!Oh, vosotros mis amigos, tened compasión de mí, tened compasión de mí!
Porque la mano de Dios me ha tocado.

22 ¿Por qué me perseguís como Dios,
Y ni aun de mi carne os saciáis?

23 !!Quién diese ahora que mis palabras fuesen escritas!
!!Quién diese que se escribiesen en un libro;

24 Que con cincel de hierro y con plomo
Fuesen esculpidas en piedra para siempre!

25 Yo sé que mi Redentor vive,
Y al fin se levantará sobre el polvo;

26 Y después de deshecha esta mi piel,
En mi carne he de ver a Dios;

27 Al cual veré por mí mismo,
Y mis ojos lo verán, y no otro,
Aunque mi corazón desfallece dentro de mí.

28 Mas debierais decir: ¿Por qué le perseguimos?
Ya que la raíz del asunto se halla en mí.

29 Temed vosotros delante de la espada;
Porque sobreviene el furor de la espada a causa de las injusticias,
Para que sepáis que hay un juicio.

Zofar describe las calamidades de los malos

20  Respondió Zofar naamatita, y dijo:

Por cierto mis pensamientos me hacen responder,
Y por tanto me apresuro.

La reprensión de mi censura he oído,
Y me hace responder el espíritu de mi inteligencia.

¿No sabes esto, que así fue siempre,
Desde el tiempo que fue puesto el hombre sobre la tierra,

Que la alegría de los malos es breve,
Y el gozo del impío por un momento?

Aunque subiere su altivez hasta el cielo,
Y su cabeza tocare en las nubes,

Como su estiércol, perecerá para siempre;
Los que le hubieren visto dirán: ¿Qué hay de él?

Como sueño volará, y no será hallado,
Y se disipará como visión nocturna.

El ojo que le veía, nunca más le verá,
Ni su lugar le conocerá más.

10 Sus hijos solicitarán el favor de los pobres,
Y sus manos devolverán lo que él robó.

11 Sus huesos están llenos de su juventud,
Mas con él en el polvo yacerán.

12 Si el mal se endulzó en su boca,
Si lo ocultaba debajo de su lengua,

13 Si le parecía bien, y no lo dejaba,
Sino que lo detenía en su paladar;

14 Su comida se mudará en sus entrañas;
Hiel de áspides será dentro de él.

15 Devoró riquezas, pero las vomitará;
De su vientre las sacará Dios.

16 Veneno de áspides chupará;
Lo matará lengua de víbora.

17 No verá los arroyos, los ríos,
Los torrentes de miel y de leche.

18 Restituirá el trabajo conforme a los bienes que tomó,
Y no los tragará ni gozará.

19 Por cuanto quebrantó y desamparó a los pobres,
Robó casas, y no las edificó;

20 Por tanto, no tendrá sosiego en su vientre,
Ni salvará nada de lo que codiciaba.

21 No quedó nada que no comiese;
Por tanto, su bienestar no será duradero.

22 En el colmo de su abundancia padecerá estrechez;
La mano de todos los malvados vendrá sobre él.

23 Cuando se pusiere a llenar su vientre,
Dios enviará sobre él el ardor de su ira,
Y la hará llover sobre él y sobre su comida.

24 Huirá de las armas de hierro,
Y el arco de bronce le atravesará.

25 La saeta le traspasará y saldrá de su cuerpo,
Y la punta relumbrante saldrá por su hiel;
Sobre él vendrán terrores.

26 Todas las tinieblas están reservadas para sus tesoros;
Fuego no atizado los consumirá;
Devorará lo que quede en su tienda.

27 Los cielos descubrirán su iniquidad,
Y la tierra se levantará contra él.

28 Los renuevos de su casa serán transportados;
Serán esparcidos en el día de su furor.

29 Esta es la porción que Dios prepara al hombre impío,
Y la heredad que Dios le señala por su palabra.

Bible Gateway Sponsors