Añadir traducción en paralelo Imprimir Opciones de la página

Jesús enseña sobre el divorcio

(Mt. 19.1-12; Lc. 16.18)

10  Levantándose de allí, vino a la región de Judea y al otro lado del Jordán; y volvió el pueblo a juntarse a él, y de nuevo les enseñaba como solía.

Y se acercaron los fariseos y le preguntaron, para tentarle, si era lícito al marido repudiar a su mujer.

El, respondiendo, les dijo: ¿Qué os mandó Moisés?

Ellos dijeron: Moisés permitió dar carta de divorcio, y repudiarla.(A)

Y respondiendo Jesús, les dijo: Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento;

pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios.(B)

Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer,

y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno.(C)

Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

10 En casa volvieron los discípulos a preguntarle de lo mismo,

11 y les dijo: Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella;

12 y si la mujer repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.(D)

Jesús bendice a los niños

(Mt. 19.13-15; Lc. 18.15-17)

13 Y le presentaban niños para que los tocase; y los discípulos reprendían a los que los presentaban.

14 Viéndolo Jesús, se indignó, y les dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios.

15 De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él.(E)

16 Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía.

El joven rico

(Mt. 19.16-30; Lc. 18.18-30)

17 Al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?

18 Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios.

19 Los mandamientos sabes: No adulteres.(F) No mates.(G) No hurtes.(H) No digas falso testimonio.(I) No defraudes. Honra a tu padre y a tu madre.(J)

20 El entonces, respondiendo, le dijo: Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud.

21 Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz.

22 Pero él, afligido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.

23 Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: !!Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!

24 Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, !!cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas!

25 Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.

26 Ellos se asombraban aun más, diciendo entre sí: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?

27 Entonces Jesús, mirándolos, dijo: Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios.

28 Entonces Pedro comenzó a decirle: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido.

29 Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio,

30 que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna.

31 Pero muchos primeros serán postreros, y los postreros, primeros.(K)

Nuevamente Jesús anuncia su muerte

(Mt. 20.17-19; Lc. 18.31-34)

32 Iban por el camino subiendo a Jerusalén; y Jesús iba delante, y ellos se asombraron, y le seguían con miedo. Entonces volviendo a tomar a los doce aparte, les comenzó a decir las cosas que le habían de acontecer:

33 He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte, y le entregarán a los gentiles;

34 y le escarnecerán, le azotarán, y escupirán en él, y le matarán; mas al tercer día resucitará.

Petición de Santiago y de Juan

(Mt. 20.20-28)

35 Entonces Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, se le acercaron, diciendo: Maestro, querríamos que nos hagas lo que pidiéremos.

36 El les dijo: ¿Qué queréis que os haga?

37 Ellos le dijeron: Concédenos que en tu gloria nos sentemos el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda.

38 Entonces Jesús les dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo bebo, o ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado?(L)

39 Ellos dijeron: Podemos. Jesús les dijo: A la verdad, del vaso que yo bebo, beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados;

40 pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado.

41 Cuando lo oyeron los diez, comenzaron a enojarse contra Jacobo y contra Juan.

42 Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad.

43 Pero no será así entre vosotros,(M) sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor,

44 y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos.(N)

45 Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

El ciego Bartimeo recibe la vista

(Mt. 20.29-34; Lc. 18.35-43)

46 Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando.

47 Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: !!Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!

48 Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: !!Hijo de David, ten misericordia de mí!

49 Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama.

50 El entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús.

51 Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista.

52 Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino.

Job afirma que los malos prosperan

21  Entonces respondió Job, y dijo:

Oíd atentamente mi palabra,
Y sea esto el consuelo que me deis.

Toleradme, y yo hablaré;
Y después que haya hablado, escarneced.

¿Acaso me quejo yo de algún hombre?
¿Y por qué no se ha de angustiar mi espíritu?

Miradme, y espantaos,
Y poned la mano sobre la boca.

Aun yo mismo, cuando me acuerdo, me asombro,
Y el temblor estremece mi carne.

¿Por qué viven los impíos,
Y se envejecen, y aun crecen en riquezas?

Su descendencia se robustece a su vista,
Y sus renuevos están delante de sus ojos.

Sus casas están a salvo de temor,
Ni viene azote de Dios sobre ellos.

10 Sus toros engendran, y no fallan;
Paren sus vacas, y no malogran su cría.

11 Salen sus pequeñuelos como manada,
Y sus hijos andan saltando.

12 Al son de tamboril y de cítara saltan,
Y se regocijan al son de la flauta.

13 Pasan sus días en prosperidad,
Y en paz descienden al Seol.

14 Dicen, pues, a Dios: Apártate de nosotros,
Porque no queremos el conocimiento de tus caminos.

15 ¿Quién es el Todopoderoso, para que le sirvamos?
¿Y de qué nos aprovechará que oremos a él?

16 He aquí que su bien no está en mano de ellos;
El consejo de los impíos lejos esté de mí.

17 !!Oh, cuántas veces la lámpara de los impíos es apagada,
Y viene sobre ellos su quebranto,
Y Dios en su ira les reparte dolores!

18 Serán como la paja delante del viento,
Y como el tamo que arrebata el torbellino.

19 Dios guardará para los hijos de ellos su violencia;
Le dará su pago, para que conozca.

20 Verán sus ojos su quebranto,
Y beberá de la ira del Todopoderoso.

21 Porque ¿qué deleite tendrá él de su casa después de sí,
Siendo cortado el número de sus meses?

22 ¿Enseñará alguien a Dios sabiduría,
Juzgando él a los que están elevados?

23 Este morirá en el vigor de su hermosura, todo quieto y pacífico;

24 Sus vasijas estarán llenas de leche,
Y sus huesos serán regados de tuétano.

25 Y este otro morirá en amargura de ánimo,
Y sin haber comido jamás con gusto.

26 Igualmente yacerán ellos en el polvo,
Y gusanos los cubrirán.

27 He aquí, yo conozco vuestros pensamientos,
Y las imaginaciones que contra mí forjáis.

28 Porque decís: ¿Qué hay de la casa del príncipe,
Y qué de la tienda de las moradas de los impíos?

29 ¿No habéis preguntado a los que pasan por los caminos,
Y no habéis conocido su respuesta,

30 Que el malo es preservado en el día de la destrucción?
Guardado será en el día de la ira.

31 ¿Quién le denunciará en su cara su camino?
Y de lo que él hizo, ¿quién le dará el pago?

32 Porque llevado será a los sepulcros,
Y sobre su túmulo estarán velando.

33 Los terrones del valle le serán dulces;
Tras de él será llevado todo hombre,
Y antes de él han ido innumerables.

34 ¿Cómo, pues, me consoláis en vano,
Viniendo a parar vuestras respuestas en falacia?

Elifaz acusa a Job de gran maldad

22  Respondió Elifaz temanita, y dijo:

¿Traerá el hombre provecho a Dios?
Al contrario, para sí mismo es provechoso el hombre sabio.

¿Tiene contentamiento el Omnipotente en que tú seas justificado,
O provecho de que tú hagas perfectos tus caminos?(A)

¿Acaso te castiga,
O viene a juicio contigo, a causa de tu piedad?

Por cierto tu malicia es grande,
Y tus maldades no tienen fin.

Porque sacaste prenda a tus hermanos sin causa,
Y despojaste de sus ropas a los desnudos.

No diste de beber agua al cansado,
Y detuviste el pan al hambriento.

Pero el hombre pudiente tuvo la tierra,
Y habitó en ella el distinguido.

A las viudas enviaste vacías,
Y los brazos de los huérfanos fueron quebrados.

10 Por tanto, hay lazos alrededor de ti,
Y te turba espanto repentino;

11 O tinieblas, para que no veas,
Y abundancia de agua te cubre.

12 ¿No está Dios en la altura de los cielos?
Mira lo encumbrado de las estrellas, cuán elevadas están.

13 ¿Y dirás tú: ¿Qué sabe Dios?
¿Cómo juzgará a través de la oscuridad?

14 Las nubes le rodearon, y no ve;
Y por el circuito del cielo se pasea.

15 ¿Quieres tú seguir la senda antigua
Que pisaron los hombres perversos,

16 Los cuales fueron cortados antes de tiempo,
Cuyo fundamento fue como un río derramado?

17 Decían a Dios: Apártate de nosotros.
¿Y qué les había hecho el Omnipotente?

18 Les había colmado de bienes sus casas.
Pero sea el consejo de ellos lejos de mí.

19 Verán los justos y se gozarán;
Y el inocente los escarnecerá, diciendo:

20 Fueron destruidos nuestros adversarios,
Y el fuego consumió lo que de ellos quedó.

21 Vuelve ahora en amistad con él, y tendrás paz;
Y por ello te vendrá bien.

22 Toma ahora la ley de su boca,
Y pon sus palabras en tu corazón.

23 Si te volvieres al Omnipotente, serás edificado;
Alejarás de tu tienda la aflicción;

24 Tendrás más oro que tierra,
Y como piedras de arroyos oro de Ofir;

25 El Todopoderoso será tu defensa,
Y tendrás plata en abundancia.

26 Porque entonces te deleitarás en el Omnipotente,
Y alzarás a Dios tu rostro.

27 Orarás a él, y él te oirá;
Y tú pagarás tus votos.

28 Determinarás asimismo una cosa, y te será firme,
Y sobre tus caminos resplandecerá luz.

29 Cuando fueren abatidos, dirás tú: Enaltecimiento habrá;
Y Dios salvará al humilde de ojos.

30 El libertará al inocente,
Y por la limpieza de tus manos éste será librado.

Bible Gateway Sponsors