A A A A A
Bible Book List

Lucas 21La Palabra (España) (BLP)

La ofrenda de la viuda (Mc 12,41-44)

21 Veía también Jesús cómo los ricos echaban dinero en el arca de las ofrendas. Vio a una viuda pobre, que echó dos monedas de muy poco valor y dijo:

— Os aseguro que esta viuda pobre ha echado más que todos los demás. Porque todos los otros echaron como ofrenda lo que les sobraba, mientras que ella, dentro de su necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.

Los signos del fin del mundo (Mt 24,3-14; Mc 13,3-13)

Algunos estaban hablando del Templo, de la belleza de sus piedras y de las ofrendas votivas que lo adornaban. Entonces Jesús dijo:

— Llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra de todo eso que estáis viendo. ¡Todo será destruido!

Los discípulos le preguntaron:

— Maestro, ¿cuándo sucederá todo esto? ¿Cómo sabremos que esas cosas están a punto de ocurrir?

Jesús contestó:

— Tened cuidado, no os dejéis engañar. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: “Yo soy” o “El momento ha llegado”. No les hagáis caso. Cuando oigáis noticias de guerras y revoluciones, no os asustéis. Aunque todo eso ha de suceder primero, todavía no es inminente el fin.

10 Les dijo también:

— Se levantarán unas naciones contra otras, y unos reinos contra otros; 11 por todas partes habrá grandes terremotos, hambres y epidemias, y en el cielo se verán señales formidables. 12 Pero antes que todo eso suceda, os echarán mano, os perseguirán, os entregarán a las sinagogas y os meterán en la cárcel. Por causa de mí os conducirán ante reyes y gobernadores; 13 tendréis así oportunidad de dar testimonio. 14 En tal situación haceos el propósito de no preocuparos por vuestra defensa, 15 porque yo os daré entonces palabras y sabiduría tales, que ninguno de vuestros enemigos podrá resistiros ni contradeciros. 16 Hasta vuestros propios padres, hermanos, parientes y amigos os traicionarán; y a bastantes de vosotros les darán muerte. 17 Todos os odiarán por causa de mí; 18 pero ni un solo cabello vuestro se perderá. 19 Manteneos firmes y alcanzaréis la vida.

El asedio de Jerusalén (Mt 24,15-28; Mc 13,14-23)

20 Cuando veáis a Jerusalén cercada de ejércitos, sabed que el momento de su destrucción ya está cercano. 21 Entonces, los que estén en Judea huyan a las montañas, los que estén dentro de Jerusalén salgan de ella y los que estén en el campo no entren en la ciudad. 22 Porque aquellos serán días de venganza, en los que se ha de cumplir todo lo que dice la Escritura. 23 ¡Ay de las mujeres embarazadas y de las que en esos días estén criando! Porque habrá entonces una angustia terrible en esta tierra, y el castigo de Dios vendrá sobre este pueblo. 24 A unos los pasarán a cuchillo y a otros los llevarán cautivos a todas las naciones. Y Jerusalén será pisoteada por los paganos hasta que llegue el tiempo designado para estos.

La venida del Hijo del hombre (Mt 24,29-44; Mc 13,24-37)

25 Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas. Las naciones de la tierra serán presa de confusión y terror a causa del bramido del mar y el ímpetu de su oleaje. 26 Los habitantes de todo el mundo desfallecerán de miedo y ansiedad por todo lo que se les viene encima, pues hasta las fuerzas celestes se estremecerán. 27 Entonces se verá llegar al Hijo del hombre en una nube con gran poder y gloria. 28 Cuando todo esto comience a suceder, cobrad aliento y levantad la cabeza, porque vuestra liberación ya está cerca.

29 Y les puso este ejemplo:

— Fijaos en la higuera y en los demás árboles. 30 Cuando veis que comienzan a echar brotes, conocéis que el verano ya está cerca. 31 Pues de la misma manera, cuando veáis que se realizan estas cosas, sabed que el reino de Dios está cerca. 32 Os aseguro que no pasará la actual generación sin que todo esto acontezca. 33 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. 34 Estad atentos y no dejéis que os esclavicen el vicio, las borracheras o las preocupaciones de esta vida, con lo que el día aquel caería por sorpresa sobre vosotros. 35 Porque será como una trampa en la que quedarán apresados todos los habitantes de la tierra. 36 Vigilad, pues, y no dejéis de orar, para que consigáis escapar de lo que va a suceder y podáis manteneros en pie delante del Hijo del hombre.

37 Jesús enseñaba en el Templo durante el día, y por las noches se retiraba al monte de los Olivos. 38 Y todo el pueblo acudía al Templo temprano por la mañana para escucharlo.

La Palabra (España) (BLP)

La Palabra, (versión española) © 2010 Texto y Edición, Sociedad Bíblica de España

  Back

1 of 1

You'll get this book and many others when you join Bible Gateway Plus. Learn more

Viewing of
Cross references
Footnotes