A A A A A
Bible Book List

Jueces 15La Palabra (España) (BLP)

Sansón quema las mieses de los filisteos

15 Algún tiempo después, en los días de la siega del trigo, fue Sansón a visitar a su esposa llevándole un cabrito. Y dijo:

— Quiero acostarme con mi esposa en la alcoba.

Pero el padre de ella no lo dejó entrar. Y le explicó:

— Yo me dije: “La ha aborrecido”, y se la di a tu compañero. ¿No es más hermosa su hermana pequeña? Que sea tuya en lugar de la otra.

Sansón le replicó:

— En adelante no me hago responsable del daño que haga a los filisteos.

Se fue Sansón, cazó trescientas zorras y ató los animales cola con cola poniendo una tea entre las dos colas; luego prendió fuego a las teas y soltó las zorras por las mieses de los filisteos. Las gavillas ya atadas y el trigo todavía por segar fueron pasto del fuego; incluso se quemaron las viñas y los olivares. Los filisteos preguntaron:

— ¿Quién ha hecho esto?

Les respondieron:

— Sansón, el yerno del timnita, porque este le ha quitado su esposa y se la ha dado a su amigo.

Entonces los filisteos quemaron a aquella mujer y a toda su familia. Sansón les dijo:

— ¿Con que así os portáis? Pues no he de parar hasta vengarme de vosotros.

Y les fue asestando golpe tras golpe hasta causarles un gran estrago. Después bajó a la cueva de la peña de Etán y se quedó allí.

La quijada de asno

Los filisteos acamparon en territorio de Judá e hicieron una incursión por los alrededores de Lejí. 10 Les dijeron los hombres de Judá:

— ¿Por qué habéis subido a luchar contra nosotros?

Respondieron:

— Hemos venido para capturar a Sansón y devolverle con creces lo que nos ha hecho.

11 Tres mil hombres de Judá bajaron a la gruta de la peña de Etán y dijeron a Sansón:

— ¿No sabes que somos vasallos de los filisteos? ¡Vaya faena que nos has hecho!

Sansón les respondió:

— Yo los he tratado como ellos me han tratado a mí.

12 Ellos le dijeron:

— Hemos bajado para amarrarte y entregarte a los filisteos.

Sansón les dijo:

— Juradme que no me vais a matar vosotros mismos.

13 Le respondieron:

— No; sólo queremos amarrarte y entregarte a ellos; pero nosotros no te mataremos.

Lo amarraron, pues, con dos cordeles nuevos y lo sacaron de la cueva. 14 Cuando llegó a Lejí, los filisteos salieron a su encuentro con gritos de triunfo. Pero entonces, el espíritu del Señor invadió a Sansón, los cordeles que sujetaban sus brazos no ofrecieron mayor resistencia que la de hilos quemados por el fuego y las ligaduras se deshicieron en sus manos. 15 Agarró una quijada de asno todavía fresca que vio a mano, mató con ella a mil hombres 16 y dijo: “Con quijada de jumento bien que los amontoné; con quijada de jumento, mil hombres maté”.

17 Cuando terminó de hablar, se deshizo de la quijada; por eso se llama aquel lugar Ramat Lejí (“Alto de la Quijada”). 18 Entonces sintió una sed terrible y gritó al Señor diciendo:

— Tú has logrado esta gran victoria valiéndote de mí, ¿voy ahora a caer muerto de sed en manos de esos incircuncisos?

19 Entonces Dios hizo surgir un manantial en Lejí del que Sansón bebió, recobrando fuerzas y reanimándose. Por eso, a la fuente que existe todavía hoy en Lejí, se le dio el nombre de En Hacoré (“fuente del Grito”). 20 Sansón fue juez en Israel en la época de los filisteos por espacio de veinte años.

La Palabra (España) (BLP)

La Palabra, (versión española) © 2010 Texto y Edición, Sociedad Bíblica de España

  Back

1 of 1

You'll get this book and many others when you join Bible Gateway Plus. Learn more

Viewing of
Cross references
Footnotes