Add parallel Print Page Options

Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores;(A) y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.(B)

Read full chapter