A A A A A
Bible Book List

Ezequiel 27 Nueva Biblia Viva (NBV)

Lamento por la caída de Tiro

27 Luego me vino este mensaje de parte del Señor:

«Hombre mortal, canta esta triste canción por Tiro:

»¡Oh poderosa ciudad porteña, centro comercial de toda la costa, el Señor Dios habla! Tú dices: “Yo soy la ciudad más hermosa de todo el mundo”. Tú has extendido tus límites aun sobre el mar; tus arquitectos te han hecho construcciones maravillosas. Eres como un barco construido de la madera más fina del Señor. Tomaron un cedro del Líbano para hacerte el mástil. Tus remos están hechos de robles de Basán. Las paredes de tu cabina son de ciprés de la costa sur de Chipre. Tus velas están hechas del lino más fino de Egipto. Estás parada debajo de cubiertas de lienzo con colores brillantes, con anilinas púrpuras y escarlatas traídas de la parte oriental de Chipre. ¡Todo lo mejor de lo mejor!

»Tus marineros vinieron de Sidón y de Arvad; tus timoneles son hombres hábiles de Zemer. Sabios y experimentados artesanos de Guebal calafatean tus junturas. Naves vienen de todas las naciones con mercaderías para intercambiar y negociar contigo. 10 Tu ejército incluye mercenarios de la lejana Persia, Lidia y Fut. Ellos te sirven; es un orgullo para ti que sus escudos estén colgados sobre tus paredes; es la mayor de tus honras.

11 »De Arvad y Jelec son los centinelas que vigilan sobre tus murallas; tus torres defensivas están guarnecidas con hombres gamadeos. Sus escudos cuelgan fila tras fila sobre las murallas de tu ciudad coronando tu gloria, mostrando tu gran poderío. 12 De Tarsis proceden toda clase de riquezas para tus mercados: plata, hierro, estaño y plomo. 13 Comerciantes de Javán, Tubal y Mésec traen esclavos y utensilios de bronce para comerciar en tus mercados y bazares, 14 en tanto que de Bet Torgama proceden caballos para los carros de guerra, corceles y mulas.

15 »Comerciantes vienen a ti desde Rodas, y muchas tierras costeras son tus mercados seguros, quienes te pagan con ébano y marfil. 16 Edom envía a sus mercaderes para comprar tus muchas mercaderías. Ellos traen para negociar esmeraldas, anilinas púrpuras, bordados, lino fino y joyas de coral y ágata. 17 Judá y las ciudades en lo que era una vez el reino de Israel envían mercaderes con trigo de Minit y Panag, y con miel, aceite y bálsamo. 18 Damasco viene también. Ella trae vinos de Jelbón y lana blanca siria para negociar por la rica variedad de mercaderías que tú produces. 19 Dan y Javán traen hilo árabe, hierro labrado, casia y caña aromática, 20 mientras Dedán trae caros paños para las monturas de caballos.

21 »Los árabes y los ricos príncipes mercaderes de Cedar te traen corderos, carneros y cabras. 22 Los mercaderes de Sabá y de Ragama vienen con toda clase de especias, joyas y oro. 23 Jarán, Cané, Edén, Asiria y Quilmad también envían sus mercaderías. 24 Ellos traen para negociar escogidas telas, telas azules, bordados y alfombras de muchos colores, enlazados con cordones y asegurados. 25 Las naves de Tarsis son como tus caravanas de mar; ¡tus depósitos en la isla están llenos hasta el tope!

26 »¡Pero ahora tus estadistas conducen tu barco, es decir, los negocios del reino, hacia un desastroso huracán! ¡Tu poderosa nave peligra ante la fuerte tormenta que viene del este, y sufres el naufragio en medio de los mares! 27 ¡Todo está perdido! ¡Tus riquezas y mercaderías, tus marineros y pilotos, tus constructores de barcos y mercaderes, soldados y toda la gente se hunden en el mar en el día de tu ruina inmensa! 28 ¡Las ciudades vecinas tiemblan ante el sonido de tus pilotos que gritan de miedo! 29 ¡Todos tus marineros que estaban en alta mar vienen a tierra y observan desde la costa, 30 llorando amargamente, echando polvo sobre sus cabezas y revolcándose en cenizas! 31 ¡Se rapan las cabezas en señal de duelo y se visten de saco y lloran por ti con profunda amargura y desesperación!

32 »Y este es su canto triste que te dedican: “¿Dónde en todo el mundo hubo jamás una ciudad tan maravillosa como Tiro, la que fue destruida en medio del mar? 33 Tus mercaderías satisfacían las necesidades de muchas naciones. Reyes de los reinos más lejanos de la tierra se regocijaban en las riquezas que tú les enviabas. 34 Ahora yaces quebrantada bajo el mar; toda tu mercadería y tu tripulación han perecido contigo. 35 Todos los que viven sobre las costas observan, incrédulos. Sus reyes están espantados y miran con caras demudadas. 36 Los mercaderes de las naciones menean sus cabezas, pues tu destino es terrible, has perecido para siempre”».

Nueva Biblia Viva (NBV)

Nueva Biblia Viva, © 2006, 2008 por Biblica, Inc.® Usado con permiso de Biblica, Inc.® Reservados todos los derechos en todo el mundo.

  Back

1 of 1

You'll get this book and many others when you join Bible Gateway Plus. Learn more

Viewing of
Cross references
Footnotes