A A A A A
Bible Book List

Deuteronomio 14La Palabra (Hispanoamérica) (BLPH)

Ritos funerarios prohibidos

14 Ustedes son hijos del Señor su Dios. No se harán incisiones ni se raparán la frente por un muerto, porque tú eres un pueblo consagrado al Señor tu Dios, y a ti te ha elegido el Señor de entre todos los pueblos de la tierra para que seas el pueblo de su propiedad.

Los animales puros e impuros (Lv 11,1-47)

No comerás nada abominable. Estos son los animales que podrán comer: el buey, el cordero, el cabrito, el ciervo, la gacela, el venado, la cabra montés, el íbice, el antílope y el rebeco. Pueden, pues, comer cualquier animal rumiante que tenga la pezuña partida y hendida en dos partes. Sin embargo, aunque sean rumiantes o tengan la pezuña partida, no podrán comer el camello, la liebre y el conejo, porque aunque son rumiantes no tienen la pezuña partida. A estos considérenlos impuros; y lo mismo el cerdo que tiene la pezuña partida pero no es rumiante; no comerán su carne ni tocarán su cadáver.

De todos los animales que viven en el agua podrán comer los que tienen aletas y escamas; 10 pero los que no tienen aletas ni escamas no los pueden comer; considérenlos impuros para ustedes.

11 Podrán comer cualquier ave que sea pura; 12 pero no pueden comer el águila, el quebrantahuesos y el azor; 13 tampoco el buitre, ni especie alguna de milanos, halcones 14 o cuervos. 15 No pueden comer el avestruz, la lechuza, la gaviota, ni especie alguna de gavilanes; 16 Tampoco el búho, el ibis, el cisne, 17 el pelícano, el calamón, el cormorán, 18 la cigüeña, la garza en cualquiera de sus especies, la abubilla y el murciélago.

19 A los insectos con alas considérenlos impuros; por tanto, no son comestibles. 20 Pero sí pueden comer cualquier animal volador que sea puro.

21 No comerán ningún animal que encuentren ya muerto. Se lo podrás dar al inmigrante, que reside en tus ciudades, para que lo coma, o vendérselo al forastero. Pero tú eres un pueblo consagrado al Señor tu Dios.

No cocerás el cabrito en la leche de su madre.

Diezmos

22 Cada año, puntualmente, apartarás el diezmo de lo que hayan producido tus campos. 23 Y en presencia del Señor tu Dios, en el lugar que él escoja como morada de su nombre, comerás el diezmo de tu trigo, de tu vino y de tu aceite; también las primeras crías de tus vacas y ovejas, para que aprendas a respetar al Señor tu Dios toda tu vida. 24 Si el lugar que el Señor tu Dios ha escogido como morada de su nombre se encuentra distante del lugar donde tú vives y el camino es demasiado largo para transportar el diezmo de aquello con lo que el Señor tu Dios te ha bendecido, 25 entonces lo venderás y llevarás el dinero al lugar escogido por el Señor tu Dios. 26 Una vez allí, con ese dinero podrás comprar lo que te parezca conveniente: vacas, ovejas, vino u otra bebida fermentada, cualquier cosa que te apetezca, y en presencia del Señor tu Dios comerás y lo festejarás con tu familia. 27 No desampares al levita que vive en tus ciudades, porque él no ha recibido parte o herencia como tú.

28 Cada tres años reunirás el diezmo de los productos de ese año y lo depositarás a la puerta de tus ciudades, 29 para que cuando venga bien el levita, que no recibió parte o herencia como tú, bien el inmigrante, el huérfano y la viuda que viven en tu ciudad, puedan comer hasta quedar satisfechos. Y el Señor tu Dios te bendecirá en todo lo que hagas.

La Palabra (Hispanoamérica) (BLPH)

La Palabra, (versión hispanoamericana) © 2010 Texto y Edición, Sociedad Bíblica de España

  Back

1 of 1

You'll get this book and many others when you join Bible Gateway Plus. Learn more

Viewing of
Cross references
Footnotes