“[Actitud consecuente del cristiano] Así que, hermanos, os exhorto por las misericordias de Dios, a que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro servicio de adoración espiritual.” (Romans 12:1)

Powered by BibleGateway.com