“Por eso, no dejen de confiar en Dios, porque sólo así recibirán un gran premio. Sean fuertes, y por ningún motivo dejen de confiar en él cuando estén sufriendo, para que así puedan hacer lo que Dios quiere y reciban lo que él les ha prometido.” (Hebrews 10:35-36) Copyright © 2000 by United Bible Societies

Powered by BibleGateway.com