“Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual, sin engaño, para que por ella crezcáis en salud: Si empero habéis gustado que el Señor es benigno;” (1 Pedro 2:2-3)

Powered by BibleGateway.com