A A A A A
Bible Book List

Job 3-4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Job maldice el día en que nació

Después de esto abrió Job su boca, y maldijo su día.

Y exclamó Job, y dijo:

Perezca el día en que yo nací,
Y la noche en que se dijo: Varón es concebido.

Sea aquel día sombrío,
Y no cuide de él Dios desde arriba,
Ni claridad sobre él resplandezca.

Aféenlo tinieblas y sombra de muerte;
Repose sobre él nublado
Que lo haga horrible como día caliginoso.

Ocupe aquella noche la oscuridad;
No sea contada entre los días del año,
Ni venga en el número de los meses.

!!Oh, que fuera aquella noche solitaria,
Que no viniera canción alguna en ella!

Maldíganla los que maldicen el día,
Los que se aprestan para despertar a Leviatán.

Oscurézcanse las estrellas de su alba;
Espere la luz, y no venga,
Ni vea los párpados de la mañana;

10 Por cuanto no cerró las puertas del vientre donde yo estaba,
Ni escondió de mis ojos la miseria.

11 ¿Por qué no morí yo en la matriz,
O expiré al salir del vientre?

12 ¿Por qué me recibieron las rodillas?
¿Y a qué los pechos para que mamase?

13 Pues ahora estaría yo muerto, y reposaría;
Dormiría, y entonces tendría descanso,

14 Con los reyes y con los consejeros de la tierra,
Que reedifican para sí ruinas;

15 O con los príncipes que poseían el oro,
Que llenaban de plata sus casas.

16 ¿Por qué no fui escondido como abortivo,
Como los pequeñitos que nunca vieron la luz?

17 Allí los impíos dejan de perturbar,
Y allí descansan los de agotadas fuerzas.

18 Allí también reposan los cautivos;
No oyen la voz del capataz.

19 Allí están el chico y el grande,
Y el siervo libre de su señor.

20 ¿Por qué se da luz al trabajado,
Y vida a los de ánimo amargado,

21 Que esperan la muerte, y ella no llega,
Aunque la buscan más que tesoros;

22 Que se alegran sobremanera,
Y se gozan cuando hallan el sepulcro?

23 ¿Por qué se da vida al hombre que no sabe por donde ha de ir,
Y a quien Dios ha encerrado?

24 Pues antes que mi pan viene mi suspiro,
Y mis gemidos corren como aguas.

25 Porque el temor que me espantaba me ha venido,
Y me ha acontecido lo que yo temía.

26 No he tenido paz, no me aseguré, ni estuve reposado;
No obstante, me vino turbación.

Elifaz reprende a Job

Entonces respondió Elifaz temanita, y dijo:

Si probáremos a hablarte, te será molesto;
Pero ¿quién podrá detener las palabras?

He aquí, tú enseñabas a muchos,
Y fortalecías las manos débiles;

Al que tropezaba enderezaban tus palabras,
Y esforzabas las rodillas que decaían.

Mas ahora que el mal ha venido sobre ti, te desalientas;
Y cuando ha llegado hasta ti, te turbas.

¿No es tu temor a Dios tu confianza?
¿No es tu esperanza la integridad de tus caminos?

Recapacita ahora; ¿qué inocente se ha perdido?
Y ¿en dónde han sido destruidos los rectos?

Como yo he visto, los que aran iniquidad
Y siembran injuria, la siegan.

Perecen por el aliento de Dios,
Y por el soplo de su ira son consumidos.

10 Los rugidos del león, y los bramidos del rugiente,
Y los dientes de los leoncillos son quebrantados.

11 El león viejo perece por falta de presa,
Y los hijos de la leona se dispersan.

12 El asunto también me era a mí oculto;
Mas mi oído ha percibido algo de ello.

13 En imaginaciones de visiones nocturnas,
Cuando el sueño cae sobre los hombres,

14 Me sobrevino un espanto y un temblor,
Que estremeció todos mis huesos;

15 Y al pasar un espíritu por delante de mí,
Hizo que se erizara el pelo de mi cuerpo.

16 Paróse delante de mis ojos un fantasma,
Cuyo rostro yo no conocí,
Y quedo, oí que decía:

17 ¿Será el hombre más justo que Dios?
¿Será el varón más limpio que el que lo hizo?

18 He aquí, en sus siervos no confía,
Y notó necedad en sus ángeles;

19 !!Cuánto más en los que habitan en casas de barro,
Cuyos cimientos están en el polvo,
Y que serán quebrantados por la polilla!

20 De la mañana a la tarde son destruidos,
Y se pierden para siempre, sin haber quien repare en ello.

21 Su hermosura, ¿no se pierde con ellos mismos?
Y mueren sin haber adquirido sabiduría.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Hechos 7:44-60 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

44 Tuvieron nuestros padres el tabernáculo del testimonio en el desierto, como había ordenado Dios cuando dijo a Moisés que lo hiciese conforme al modelo que había visto.

45 El cual, recibido a su vez por nuestros padres, lo introdujeron con Josué al tomar posesión de la tierra de los gentiles, a los cuales Dios arrojó de la presencia de nuestros padres, hasta los días de David.

46 Este halló gracia delante de Dios, y pidió proveer tabernáculo para el Dios de Jacob.

47 Mas Salomón le edificó casa;

48 si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano, como dice el profeta:

49 El cielo es mi trono,
Y la tierra el estrado de mis pies.
¿Qué casa me edificaréis? dice el Señor;
¿O cuál es el lugar de mi reposo?

50 ¿No hizo mi mano todas estas cosas?

51 !!Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.

52 ¿A cuál de los profetas no persiguieron vuestros padres? Y mataron a los que anunciaron de antemano la venida del Justo, de quien vosotros ahora habéis sido entregadores y matadores;

53 vosotros que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis.

54 Oyendo estas cosas, se enfurecían en sus corazones, y crujían los dientes contra él.

55 Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios,

56 y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios.

57 Entonces ellos, dando grandes voces, se taparon los oídos, y arremetieron a una contra él.

58 Y echándole fuera de la ciudad, le apedrearon; y los testigos pusieron sus ropas a los pies de un joven que se llamaba Saulo.

59 Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba y decía: Señor Jesús, recibe mi espíritu.

60 Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Bible Gateway Recommends

  Back

1 of 1

You'll get this book and many others when you join Bible Gateway Plus. Learn more

Viewing of
Cross references
Footnotes