Evita las necias controversias y genealogías, las discusiones y peleas sobre la ley, porque carecen de provecho y de sentido. 10 Al que cause divisiones, amonéstalo dos veces, y después evítalo. 11 Puedes estar seguro de que tal individuo se condena a sí mismo por ser un perverso pecador.

Read full chapter

Pero evita las cuestiones necias, las genealogías, las contenciones y las discusiones acerca de la ley, porque son vanas y no son de provecho. 10 Al que cause divisiones, deséchalo después de una y otra amonestación, 11 pues sabrás que tal persona se ha pervertido, y peca y su propio juicio lo condena.

Read full chapter

Pero evita(A) controversias necias(B), genealogías(C), contiendas y discusiones acerca de la ley(D), porque son sin provecho y sin valor(E). 10 Al hombre que cause divisiones(F), después de la primera y segunda amonestación(G), deséchalo(H), 11 sabiendo que el tal es perverso y peca(I), habiéndose condenado a sí mismo.

Read full chapter