Add parallel Print Page Options

Canción de las gradas.

De lo profundo te llamo, oh SEÑOR.

Señor, oye mi voz; estén atentos tus oídos a la voz de mi oración.

JAH, si retuvieres a las iniquidades, ¿Señor quién persistirá?

Por lo cual hay perdón cerca de ti, para que seas temido.

¶ Esperé yo al SEÑOR, esperó mi alma; a su palabra he esperado.

Mi alma esperó al SEÑOR más que los centinelas esperan a la mañana, más que los centinelas a la mañana.

Espere Israel al SEÑOR; porque con el SEÑOR hay misericordia; y abundante redención cerca de él.

Y él rescatará a Israel de todas sus iniquidades.