Add parallel Print Page Options

97 ¡El Señor es rey!
    ¡Que se goce la tierra!
    ¡Que se alegren las costas más lejanas!
Nubes oscuras lo rodean.
    La rectitud y la justicia son el cimiento de su trono.
Fuego se extiende delante de él
    y calcina a todos sus enemigos.
Sus relámpagos destellan por el mundo;
    la tierra lo ve y tiembla.
Las montañas se derriten como cera delante del Señor,
    delante del Señor de toda la tierra.
Los cielos proclaman su justicia;
    toda nación ve su gloria.
Los que rinden culto a ídolos quedan deshonrados
    —todos los que se jactan de sus inútiles dioses—,
    pues todos los dioses tienen que inclinarse ante él.
¡Jerusalén[a] oyó y se alegró,
    y todas las ciudades de Judá están felices
    a causa de tu justicia, oh Señor!
Pues tú, oh Señor, eres supremo en toda la tierra,
    exaltado muy por encima de todos los dioses.

10 ¡Ustedes, los que aman al Señor, odien el mal!
    Él protege la vida de sus justos
    y los rescata del poder de los perversos.
11 La luz brilla sobre los justos,
    y la alegría sobre los de corazón recto.
12 ¡Que todos los justos se alegren en el Señor
    y alaben su santo nombre!

Footnotes

  1. 97:8 En hebreo Sion.

El dominio y el poder de Jehová

97  Jehová reina; regocíjese la tierra,
    Alégrense las muchas costas.

Nubes y oscuridad alrededor de él;
Justicia y juicio son el cimiento de su trono.

Fuego irá delante de él,
Y abrasará a sus enemigos alrededor.

Sus relámpagos alumbraron el mundo;
La tierra vio y se estremeció.

Los montes se derritieron como cera delante de Jehová,
Delante del Señor de toda la tierra.

Los cielos anunciaron su justicia,
Y todos los pueblos vieron su gloria.

Avergüéncense todos los que sirven a las imágenes de talla,
Los que se glorían en los ídolos.
Póstrense a él todos los dioses.

Oyó Sion, y se alegró;
Y las hijas de Judá,
Oh Jehová, se gozaron por tus juicios.

Porque tú, Jehová, eres excelso sobre toda la tierra;
Eres muy exaltado sobre todos los dioses.

10 Los que amáis a Jehová, aborreced el mal;
El guarda las almas de sus santos;
De mano de los impíos los libra.

11 Luz está sembrada para el justo,
Y alegría para los rectos de corazón.

12 Alegraos, justos, en Jehová,
Y alabad la memoria de su santidad.