(A)Al director musical. De David, siervo del Señor. David dedicó al Señor la letra de esta canción cuando el Señor lo libró de Saúl y de todos sus enemigos. Dijo así:

18 ¡Cuánto te amo, Señor, fuerza mía!

El Señor es mi roca, mi amparo, mi libertador;
    es mi Dios, el peñasco en que me refugio.
Es mi escudo, el poder que me salva,[a]
    ¡mi más alto escondite!
Invoco al Señor, que es digno de alabanza,
    y quedo a salvo de mis enemigos.

Los lazos de la muerte me envolvieron;
    los torrentes destructores me abrumaron.
Me enredaron los lazos del sepulcro,
    y me encontré ante las trampas de la muerte.
En mi angustia invoqué al Señor;
    clamé a mi Dios,
y él me escuchó desde su templo;
    ¡mi clamor llegó a sus oídos!

La tierra tembló, se estremeció;
    se sacudieron los cimientos de los montes;
    ¡retemblaron a causa de su enojo!
Por la nariz echaba humo,
    por la boca, fuego consumidor;
    ¡lanzaba carbones encendidos!

Rasgando el cielo, descendió,
    pisando sobre oscuros nubarrones.
10 Montando sobre un querubín, surcó los cielos
    y se remontó sobre las alas del viento.
11 Hizo de las tinieblas su escondite,
    de los oscuros y cargados nubarrones
    un pabellón que lo rodeaba.
12 De su radiante presencia brotaron nubes,
    granizos y carbones encendidos.

13 En el cielo, entre granizos y carbones encendidos,
    se oyó el trueno del Señor,
    resonó la voz del Altísimo.
14 Lanzó sus flechas, sus grandes centellas;
    dispersó a mis enemigos y los puso en fuga.
15 A causa de tu reprensión, oh Señor,
    y por el resoplido de tu enojo,[b]
las cuencas del mar quedaron a la vista;
    ¡al descubierto quedaron los cimientos de la tierra!

16 Extendiendo su mano desde lo alto,
    tomó la mía y me sacó del mar profundo.
17 Me libró de mi enemigo poderoso,
    y de aquellos que me odiaban
    y eran más fuertes que yo.
18 En el día de mi desgracia me salieron al encuentro,
    pero mi apoyo fue el Señor.
19 Me sacó a un amplio espacio;
    me libró porque se agradó de mí.

20 El Señor me ha pagado conforme a mi justicia;
    me ha premiado conforme a la limpieza de mis manos,
21 pues he andado en los caminos del Señor;
    no he cometido mal alguno
    ni me he apartado de mi Dios.
22 Presentes tengo todas sus sentencias;
    no me he alejado de sus decretos.
23 He sido íntegro con él
    y me he abstenido de pecar.
24 El Señor me ha recompensado conforme a mi justicia,
    conforme a la limpieza de mis manos.

25 Tú eres fiel con quien es fiel,
    e irreprochable con quien es irreprochable;
26 sincero eres con quien es sincero,
    pero sagaz con el que es tramposo.
27 Tú das la victoria a los humildes,
    pero humillas a los altaneros.
28 Tú, Señor, mantienes mi lámpara encendida;
    tú, Dios mío, iluminas mis tinieblas.
29 Con tu apoyo me lanzaré contra un ejército;
    contigo, Dios mío, podré asaltar murallas.

30 El camino de Dios es perfecto;
    la palabra del Señor es intachable.
    Escudo es Dios a los que en él se refugian.
31 ¿Quién es Dios, si no el Señor?
    ¿Quién es la roca, si no nuestro Dios?
32 Es él quien me arma de valor
    y endereza mi camino;
33 da a mis pies la ligereza del venado,
    y me mantiene firme en las alturas;
34 adiestra mis manos para la batalla,
    y mis brazos para tensar arcos de bronce.
35 Tú me cubres con el escudo de tu salvación,
    y con tu diestra me sostienes;
    tu bondad me ha hecho prosperar.
36 Me has despejado el camino,
    así que mis tobillos no flaquean.

37 Perseguí a mis enemigos, les di alcance,
    y no retrocedí hasta verlos aniquilados.
38 Los aplasté. Ya no pudieron levantarse.
    ¡Cayeron debajo de mis pies!
39 Tú me armaste de valor para el combate;
    bajo mi planta sometiste a los rebeldes.
40 Hiciste retroceder a mis enemigos,
    y así exterminé a los que me odiaban.
41 Pedían ayuda; no hubo quien los salvara.
    Al Señor clamaron,[c] pero no les respondió.
42 Los desmenucé. Parecían polvo disperso por el viento.
    ¡Los pisoteé[d] como al lodo de las calles!

43 Me has librado de una turba amotinada;
    me has puesto por encima de los paganos;
    me sirve gente que yo no conocía.
44 Apenas me oyen, me obedecen;
    son extranjeros, y me rinden homenaje.
45 ¡Esos extraños se descorazonan,
    y temblando salen de sus refugios!
46 ¡El Señor vive! ¡Alabada sea mi roca!
    ¡Exaltado sea Dios mi Salvador!
47 Él es el Dios que me vindica,
    el que pone los pueblos a mis pies.

48 Tú me libras del furor de mis enemigos,
    me exaltas por encima de mis adversarios,
    me salvas de los hombres violentos.
49 Por eso, Señor, te alabo entre las naciones
    y canto salmos a tu nombre.

50 El Señor da grandes victorias a su rey;
    a su ungido David y a sus descendientes
    les muestra por siempre su gran amor.

Footnotes

  1. 18:2 el poder que me salva. Lit. el cuerno de mi salvación.
  2. 18:15 por … tu enojo. Lit. por el soplo del aliento de tu nariz.
  3. 18:41 Al Señor clamaron (versiones antiguas); TM no incluye clamaron.
  4. 18:42 Los pisoteé (LXX, Siríaca, Targum, mss. y 2S 22:43); Los vacié (TM).

Himno de victoria

Para el director del coro. Salmo de[a] David, siervo del Señor, el cual dirigió al Señor las palabras de este cántico el día que el Señor lo libró de la mano[b] de todos sus enemigos, y de la mano de Saúl. Y dijo:

18 Yo te amo, Señor, fortaleza mía(A).
El Señor es mi roca[c](B), mi baluarte(C) y mi libertador(D);
mi Dios, mi roca en quien me refugio;
mi escudo(E) y el cuerno[d] de mi salvación(F), mi altura inexpugnable(G).
Invoco al Señor, que es digno de ser alabado(H),
y soy salvo de mis enemigos(I).

Los lazos de la muerte me cercaron(J),
y los torrentes de iniquidad[e] me atemorizaron(K);
los lazos del Seol[f] me rodearon;
las redes de la muerte surgieron ante mí(L).
En mi angustia invoqué al Señor(M),
y clamé[g] a mi Dios;
desde su templo oyó mi voz(N),
y mi clamor delante de Él llegó a sus oídos(O).

Entonces la tierra se estremeció y tembló(P);
los cimientos de los montes temblaron(Q)
y fueron sacudidos, porque Él se indignó.
Humo subió de su nariz[h],
y el fuego de su boca consumía(R);
carbones fueron por él encendidos.
También inclinó los cielos(S), y descendió
con densas tinieblas debajo de sus pies(T).
10 Cabalgó sobre un querubín, y voló(U);
y raudo voló sobre las alas del viento(V).
11 De las tinieblas hizo su escondedero(W), su pabellón a su alrededor;
tinieblas de las aguas, densos nubarrones(X).
12 Por el fulgor de su presencia(Y) se desvanecieron[i] sus densas nubes
en granizo y carbones encendidos(Z).
13 El Señor también tronó en los cielos(AA),
y el Altísimo dio su voz:
granizo y carbones encendidos.
14 Y envió sus saetas(AB), y los dispersó,
y muchos relámpagos, y los confundió.
15 Entonces apareció el lecho[j] de las aguas(AC),
y los cimientos del mundo quedaron al descubierto
a tu reprensión, oh Señor(AD),
al soplo del aliento de tu nariz(AE).

16 Extendió la mano desde lo alto(AF) y me tomó;
me sacó de las muchas aguas(AG).
17 Me libró de mi poderoso enemigo(AH),
y de los que me aborrecían, pues eran más fuertes que yo(AI).
18 Se enfrentaron a mí el día de mi infortunio(AJ),
mas el Señor fue mi sostén(AK).
19 También me sacó a un lugar espacioso(AL);
me rescató, porque se complació en mí(AM).

20 El Señor me ha premiado conforme a mi justicia(AN);
conforme a la pureza de mis manos(AO) me ha recompensado.
21 Porque he guardado los caminos del Señor(AP),
y no me he apartado impíamente de mi Dios(AQ).
22 Pues todas sus ordenanzas[k] estaban delante de mí(AR),
y no alejé de mí sus estatutos(AS).
23 También fui íntegro[l] para con Él(AT),
y me guardé de mi iniquidad(AU).
24 Por tanto el Señor me ha recompensado conforme a mi justicia(AV),
conforme a la pureza de mis manos delante de sus ojos.

25 Con el benigno[m] te muestras benigno[n](AW),
con el íntegro[o] te muestras íntegro[p](AX).
26 Con el puro eres puro(AY),
y con el perverso eres sagaz[q](AZ).
27 Porque tú salvas al pueblo afligido(BA),
pero humillas los ojos altivos(BB).
28 Tú enciendes mi lámpara(BC), oh Señor;
mi Dios que alumbra mis tinieblas(BD).
29 Pues contigo aplastaré ejércitos(BE),
y con mi Dios escalaré murallas(BF).

30 En cuanto a Dios, su camino es perfecto[r](BG);
acrisolada es la palabra del Señor(BH);
Él es escudo a todos los que a Él se acogen(BI).
31 Pues, ¿quién es Dios, fuera del Señor(BJ)?
¿Y quién es roca, sino solo nuestro Dios(BK),
32 el Dios que me ciñe de poder(BL),
y ha hecho[s] perfecto[t] mi camino(BM)?
33 Él hace mis pies como de ciervas(BN),
y me afirma en mis alturas(BO).
34 El adiestra mis manos para la batalla(BP),
y mis brazos para tensar el arco de bronce(BQ).
35 Tú me has dado también el escudo de tu salvación(BR);
tu diestra me sostiene(BS),
y tu benevolencia me engrandece(BT).
36 Ensanchas mis pasos debajo de mí(BU),
y mis pies[u] no han resbalado(BV).

37 Perseguí a mis enemigos y los alcancé(BW);
y no me volví hasta acabarlos(BX).
38 Los destrocé y no pudieron levantarse(BY);
cayeron debajo de mis pies(BZ).
39 Pues tú me has ceñido con fuerza para la batalla(CA);
has subyugado[v] debajo de mí a los que contra mí se levantaron(CB).
40 También has hecho que mis enemigos me vuelvan las espaldas(CC),
y destruí[w] a los que me odiaban(CD).
41 Clamaron, mas no hubo quién los salvara(CE);
aun al Señor clamaron, mas no les respondió(CF).
42 Entonces los desmenucé como polvo delante del viento(CG);
los arrojé[x] como lodo de las calles.

43 Tú me has librado de las contiendas del pueblo(CH);
me has puesto por cabeza de las naciones(CI);
pueblo que yo no conocía me sirve(CJ).
44 Al oírme, me obedecen;
los extranjeros me fingen obediencia[y](CK).
45 Los extranjeros desfallecen(CL),
y salen temblando de sus fortalezas[z](CM).

46 El Señor vive(CN), bendita sea mi roca(CO),
y ensalzado sea el Dios de mi salvación(CP),
47 el Dios que por mí ejecuta venganza(CQ),
y subyuga pueblos debajo de mí(CR);
48 el que me libra de mis enemigos(CS).
Ciertamente tú me exaltas sobre los que se levantan contra mí(CT);
me rescatas del hombre violento(CU).
49 Por tanto, te alabaré(CV), oh Señor, entre las naciones,
y cantaré alabanzas a tu nombre(CW).
50 Grandes victorias[aa] da Él a su rey(CX),
y muestra misericordia a su ungido(CY),
a David y a su descendencia[ab] para siempre(CZ).

Footnotes

  1. Salmos 18:1 Sal. 18:Subtítulo-50: 2 Sam. 22:1-51
  2. Salmos 18:1 Lit., palma
  3. Salmos 18:2 O, peñón
  4. Salmos 18:2 O, poder
  5. Salmos 18:4 O, destrucción; heb., Belial
  6. Salmos 18:5 I.e., región de los muertos
  7. Salmos 18:6 O, invoqué
  8. Salmos 18:8 O, en su ira
  9. Salmos 18:12 Lit., pasaron
  10. Salmos 18:15 O, aparecieron los canales
  11. Salmos 18:22 O, juicios
  12. Salmos 18:23 O, intachable
  13. Salmos 18:25 O, leal
  14. Salmos 18:25 O, leal
  15. Salmos 18:25 O, intachable
  16. Salmos 18:25 O, intachable
  17. Salmos 18:26 Lit., torcido
  18. Salmos 18:30 O, intachable
  19. Salmos 18:32 O, hace
  20. Salmos 18:32 O, intachable
  21. Salmos 18:36 Lit., tobillos
  22. Salmos 18:39 Lit., has hecho postrar
  23. Salmos 18:40 O, callé
  24. Salmos 18:42 Lit., vacié
  25. Salmos 18:44 Lit., me engañan
  26. Salmos 18:45 Lit., encierros
  27. Salmos 18:50 Lit., salvaciones
  28. Salmos 18:50 Lit., simiente

Himno de victoria

Para el director del coro. Salmo de David, siervo del Señor, el cual dirigió al Señor las palabras de este cántico el día que el Señor lo libró de la mano de todos sus enemigos, y de la mano de Saúl. Y dijo:

18 «Yo te amo, Señor, fortaleza mía(A)».
El Señor es mi roca(B), mi baluarte(C) y mi libertador(D);
Mi Dios, mi roca en quien me refugio;
Mi escudo(E) y el poder de mi salvación(F), mi altura inexpugnable(G).
Invoco al Señor, que es digno de ser alabado(H),
Y soy salvo de mis enemigos(I).

Los lazos de la muerte me cercaron(J),
Y los torrentes de iniquidad[a] me atemorizaron(K).
Los lazos del Seol me rodearon;
Las redes de la muerte surgieron ante mí(L).
En mi angustia invoqué al Señor(M),
Y clamé a mi Dios;
Desde Su templo oyó mi voz(N),
Y mi clamor delante de Él llegó a Sus oídos(O).

Entonces la tierra se estremeció y tembló(P);
Los cimientos de los montes temblaron(Q)
Y fueron sacudidos, porque Él se indignó.
Humo subió de Su nariz,
Y el fuego de Su boca consumía(R);
Carbones fueron por él encendidos.
También inclinó los cielos(S), y descendió
Con densas tinieblas debajo de Sus pies(T).
10 Cabalgó sobre un querubín, y voló(U);
Y rápido voló sobre las alas del viento(V).
11 De las tinieblas hizo Su escondedero(W), Su pabellón a Su alrededor;
Tinieblas de las aguas, densos nubarrones(X).
12 Por el fulgor de Su presencia(Y) se desvanecieron Sus densas nubes
En granizo y carbones encendidos(Z).
13 El Señor también tronó en los cielos(AA),
Y el Altísimo dio Su voz:
Granizo y carbones encendidos.
14 Él envió Sus flechas(AB), y los dispersó,
Y muchos relámpagos, y los confundió.
15 Entonces apareció el lecho de las aguas(AC),
Y los cimientos del mundo quedaron al descubierto
A Tu reprensión, oh Señor(AD),
Al soplo del aliento de Tu nariz(AE).

16 Extendió la mano desde lo alto(AF) y me tomó;
Me sacó de las muchas aguas(AG).
17 Me libró de mi poderoso enemigo(AH),
Y de los que me aborrecían, pues eran más fuertes que yo(AI).
18 Se enfrentaron a mí el día de mi infortunio(AJ),
Pero el Señor fue mi sostén(AK).
19 También me sacó a un lugar espacioso(AL);
Me rescató, porque se complació en mí(AM).

20 El Señor me ha premiado conforme a mi justicia(AN);
Conforme a la pureza de mis manos(AO) me ha recompensado.
21 Porque he guardado los caminos del Señor(AP),
Y no me he apartado impíamente de mi Dios(AQ).
22 Pues todas Sus ordenanzas[b] estaban delante de mí(AR),
Y no alejé de mí Sus estatutos(AS).
23 También fui íntegro para con Él(AT),
Y me guardé de mi iniquidad(AU).
24 Por tanto el Señor me ha recompensado conforme a mi justicia(AV),
Conforme a la pureza de mis manos delante de Sus ojos.

25 Con el benigno te muestras benigno(AW),
Con el íntegro te muestras íntegro(AX).
26 Con el puro eres puro(AY),
Y con el perverso eres sagaz(AZ).
27 Porque Tú salvas al pueblo afligido(BA),
Pero humillas los ojos altivos(BB).
28 Tú enciendes mi lámpara(BC), oh Señor;
Mi Dios que alumbra mis tinieblas(BD).
29 Pues contigo aplastaré ejércitos(BE),
Y con mi Dios escalaré murallas(BF).

30 En cuanto a Dios, Su camino es perfecto(BG);
Acrisolada es la palabra del Señor(BH);
Él es escudo a todos los que a Él se acogen(BI).
31 Pues, ¿quién es Dios, fuera del Señor(BJ)?
¿Y quién es roca, sino solo nuestro Dios(BK),
32 El Dios que me ciñe de poder(BL),
Y ha hecho perfecto mi camino(BM)?
33 Él hace mis pies como de ciervas(BN),
Y me afirma en mis alturas(BO).
34 Él adiestra mis manos para la batalla(BP),
Y mis brazos para tensar el arco de bronce(BQ).
35 Tú me has dado también el escudo de Tu salvación(BR);
Tu diestra me sostiene(BS),
Y Tu benevolencia me engrandece(BT).
36 Ensanchas mis pasos debajo de mí(BU),
Y mis pies no han resbalado(BV).

37 Perseguí a mis enemigos y los alcancé(BW);
Y no me volví hasta acabarlos(BX).
38 Los destrocé y no pudieron levantarse(BY);
Cayeron debajo de mis pies(BZ).
39 Pues Tú me has ceñido con fuerza para la batalla(CA);
Has subyugado debajo de mí a los que contra mí se levantaron(CB).
40 También has hecho que mis enemigos me vuelvan las espaldas(CC),
Y destruí a los que me odiaban(CD).
41 Clamaron, pero no hubo quién los salvara(CE);
Aun al Señor clamaron, pero no les respondió(CF).
42 Entonces los desmenucé como polvo delante del viento(CG);
Los arrojé como lodo de las calles.

43 Tú me has librado de las contiendas del pueblo(CH);
Me has puesto por cabeza de las naciones(CI);
Pueblo que yo no conocía me sirve(CJ).
44 Al oírme, me obedecen;
Los extranjeros me fingen obediencia(CK).
45 Los extranjeros desfallecen(CL),
Y salen temblando de sus fortalezas(CM).

46 El Señor vive(CN), bendita sea mi roca(CO),
Y ensalzado sea el Dios de mi salvación(CP),
47 El Dios que por mí ejecuta venganza(CQ),
Y subyuga pueblos debajo de mí(CR);
48 El que me libra de mis enemigos(CS).
Ciertamente Tú me exaltas sobre los que se levantan contra mí(CT);
Me rescatas del hombre violento(CU).
49 Por tanto, te daré gracias(CV), oh Señor, entre las naciones,
Y cantaré alabanzas a Tu nombre(CW).
50 Grandes victorias da Él a Su rey(CX),
Y muestra misericordia a Su ungido(CY),
A David y a su descendencia para siempre(CZ).

Footnotes

  1. Salmos 18:4 O destrucción; heb. Belial.
  2. Salmos 18:22 O juicios.

18  Te amo, oh Jehová, fortaleza mía.

Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador;
Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré;
Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.

Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado,
Y seré salvo de mis enemigos.

Me rodearon ligaduras de muerte,
Y torrentes de perversidad me atemorizaron.

Ligaduras del Seol me rodearon,
Me tendieron lazos de muerte.

En mi angustia invoqué a Jehová,
Y clamé a mi Dios.
El oyó mi voz desde su templo,
Y mi clamor llegó delante de él, a sus oídos.

La tierra fue conmovida y tembló;
Se conmovieron los cimientos de los montes,
Y se estremecieron, porque se indignó él.

Humo subió de su nariz,
Y de su boca fuego consumidor;
Carbones fueron por él encendidos.

Inclinó los cielos, y descendió;
Y había densas tinieblas debajo de sus pies.

10 Cabalgó sobre un querubín, y voló;
Voló sobre las alas del viento.

11 Puso tinieblas por su escondedero, por cortina suya alrededor de sí;
Oscuridad de aguas, nubes de los cielos.

12 Por el resplandor de su presencia, sus nubes pasaron;
Granizo y carbones ardientes.

13 Tronó en los cielos Jehová,
Y el Altísimo dio su voz;
Granizo y carbones de fuego.

14 Envió sus saetas, y los dispersó;
Lanzó relámpagos, y los destruyó.

15 Entonces aparecieron los abismos de las aguas,
Y quedaron al descubierto los cimientos del mundo,
A tu reprensión, oh Jehová,
Por el soplo del aliento de tu nariz.

16 Envió desde lo alto; me tomó,
Me sacó de las muchas aguas.

17 Me libró de mi poderoso enemigo,
Y de los que me aborrecían; pues eran más fuertes que yo.

18 Me asaltaron en el día de mi quebranto,
Mas Jehová fue mi apoyo.

19 Me sacó a lugar espacioso;
Me libró, porque se agradó de mí.

20 Jehová me ha premiado conforme a mi justicia;
Conforme a la limpieza de mis manos me ha recompensado.

21 Porque yo he guardado los caminos de Jehová,
Y no me aparté impíamente de mi Dios.

22 Pues todos sus juicios estuvieron delante de mí,
Y no me he apartado de sus estatutos.

23 Fui recto para con él, y me he guardado de mi maldad,

24 Por lo cual me ha recompensado Jehová conforme a mi justicia;
Conforme a la limpieza de mis manos delante de su vista.

25 Con el misericordioso te mostrarás misericordioso,
Y recto para con el hombre íntegro.

26 Limpio te mostrarás para con el limpio,
Y severo serás para con el perverso.

27 Porque tú salvarás al pueblo afligido,
Y humillarás los ojos altivos.

28 Tú encenderás mi lámpara;
Jehová mi Dios alumbrará mis tinieblas.

29 Contigo desbarataré ejércitos,
Y con mi Dios asaltaré muros.

30 En cuanto a Dios, perfecto es su camino,
Y acrisolada la palabra de Jehová;
Escudo es a todos los que en él esperan.

31 Porque ¿quién es Dios sino sólo Jehová?
¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios?

32 Dios es el que me ciñe de poder,
Y quien hace perfecto mi camino;

33 Quien hace mis pies como de ciervas,(A)
Y me hace estar firme sobre mis alturas;

34 Quien adiestra mis manos para la batalla,
Para entesar con mis brazos el arco de bronce.

35 Me diste asimismo el escudo de tu salvación;
Tu diestra me sustentó,
Y tu benignidad me ha engrandecido.

36 Ensanchaste mis pasos debajo de mí,
Y mis pies no han resbalado.

37 Perseguí a mis enemigos, y los alcancé,
Y no volví hasta acabarlos.

38 Los herí de modo que no se levantasen;
Cayeron debajo de mis pies.

39 Pues me ceñiste de fuerzas para la pelea;
Has humillado a mis enemigos debajo de mí.

40 Has hecho que mis enemigos me vuelvan las espaldas,
Para que yo destruya a los que me aborrecen.

41 Clamaron, y no hubo quien salvase;
Aun a Jehová, pero no los oyó.

42 Y los molí como polvo delante del viento;
Los eché fuera como lodo de las calles.

43 Me has librado de las contiendas del pueblo;
Me has hecho cabeza de las naciones;
Pueblo que yo no conocía me sirvió.

44 Al oír de mí me obedecieron;
Los hijos de extraños se sometieron a mí.

45 Los extraños se debilitaron
Y salieron temblando de sus encierros.

46 Viva Jehová, y bendita sea mi roca,
Y enaltecido sea el Dios de mi salvación;

47 El Dios que venga mis agravios,
Y somete pueblos debajo de mí;

48 El que me libra de mis enemigos,
Y aun me eleva sobre los que se levantan contra mí;
Me libraste de varón violento.

49 Por tanto yo te confesaré entre las naciones, oh Jehová,
Y cantaré a tu nombre.(B)

50 Grandes triunfos da a su rey,
Y hace misericordia a su ungido,
A David y a su descendencia, para siempre.

Canción. Salmo de los hijos de Coré.

48 Grande es el Señor, y digno de suprema alabanza
    en la ciudad de nuestro Dios.
Su monte santo, bella colina,
    es la alegría de toda la tierra.
El monte Sión, en la parte norte,
    es la ciudad del gran Rey.
En las fortificaciones de Sión
    Dios se ha dado a conocer como refugio seguro.

Hubo reyes que unieron sus fuerzas
    y que juntos avanzaron contra la ciudad;
pero al verla quedaron pasmados,
    y asustados emprendieron la retirada.
Allí el miedo se apoderó de ellos,
    y un dolor de parturienta les sobrevino.
¡Con un viento huracanado
    destruiste las naves de Tarsis!

Tal como lo habíamos oído,
    ahora lo hemos visto
en la ciudad del Señor Todopoderoso,
    en la ciudad de nuestro Dios:
    ¡Él la hará permanecer para siempre! Selah

Dentro de tu templo, oh Dios,
    meditamos en tu gran amor.
10 Tu alabanza, oh Dios, como tu nombre,
    llega a los confines de la tierra;
    tu derecha está llena de justicia.
11 Por causa de tus justas decisiones
    el monte Sión se alegra
    y las aldeas de Judá se regocijan.

12 Caminen alrededor de Sión,
    caminen en torno suyo
    y cuenten sus torres.
13 Observen bien sus murallas
    y examinen sus fortificaciones,
    para que se lo cuenten a las generaciones futuras.
14 ¡Este Dios es nuestro Dios eterno!
    ¡Él nos guiará para siempre![a]

Footnotes

  1. 48:14 para siempre (LXX); sobre muerte (TM).

Hermosura y gloria de Sión

Cántico. Salmo de los hijos de Coré.

48 Grande es el Señor, y muy digno de ser alabado(A)
en la ciudad de nuestro Dios(B), su santo monte(C).
Hermoso en su elevación(D), el gozo de toda la tierra(E)
es el monte Sión, en el extremo norte,
la ciudad del gran Rey(F).
Dios en sus palacios
se dio a conocer como baluarte(G).

Pues, he aquí, los reyes se reunieron(H);
pasaron juntos.
Ellos la vieron y quedaron pasmados;
se aterrorizaron(I) y huyeron alarmados.
Allí se apoderó de ellos un temblor;
dolor como el de mujer que está de parto(J).
Con el viento solano(K)
tú destrozas las naves de Tarsis(L).
Como lo hemos oído, así lo hemos visto
en la ciudad del Señor de los ejércitos, en la ciudad de nuestro Dios;
Dios la afirmará para siempre(M). (Selah[a])

En tu misericordia, oh Dios, hemos meditado(N),
en medio de tu templo.
10 Oh Dios, como es tu nombre(O),
así es tu alabanza(P) hasta los confines de la tierra;
llena de justicia está tu diestra(Q).
11 Alégrese el monte Sión,
regocíjense las hijas de Judá(R),
a causa de tus juicios.
12 Andad por Sión e id alrededor de ella;
contad sus torres(S);
13 considerad atentamente sus murallas(T),
recorred sus palacios,
para que lo contéis a la generación venidera(U).
14 Porque este es Dios,
nuestro Dios por siempre jamás;
Él nos guiará hasta la muerte[b](V).

Footnotes

  1. Salmos 48:8 Posiblemente, Pausa, Crescendo, o Interludio
  2. Salmos 48:14 Algunos mss. y la versión gr. (sept.) dicen: para siempre

Hermosura y gloria de Sión

Cántico. Salmo de los hijos de Coré.

48 Grande es el Señor, y muy digno de ser alabado(A)
En la ciudad de nuestro Dios(B), Su santo monte(C).
Hermoso en su elevación(D), el gozo de toda la tierra(E)
Es el monte Sión, en el extremo norte,
La ciudad del gran Rey(F).
Dios en sus palacios
Se dio a conocer como baluarte(G).

Pues los reyes se reunieron(H);
Pasaron juntos.
Ellos la vieron y quedaron pasmados;
Se aterrorizaron(I) y huyeron alarmados.
Allí se apoderó de ellos un temblor;
Dolor como el de mujer que está de parto(J).
Con el viento del este(K)
Tú destrozas las naves de Tarsis(L).
Como lo hemos oído, así lo hemos visto
En la ciudad del Señor de los ejércitos, en la ciudad de nuestro Dios;
Dios la afirmará para siempre(M). (Selah)

Hemos meditado en Tu misericordia, oh Dios(N),
En medio de Tu templo.
10 Oh Dios, como es Tu nombre(O),
Así es Tu alabanza(P) hasta los confines de la tierra;
Llena de justicia está Tu diestra(Q).
11 Alégrese el monte Sión,
Regocíjense las hijas de Judá(R),
A causa de Tus juicios.
12 Caminen por Sión y vayan alrededor de ella;
Cuenten sus torres(S);
13 Consideren atentamente sus murallas(T),
Recorran sus palacios,
Para que lo cuenten a la generación venidera(U).
14 Porque Este es Dios,
Nuestro Dios para siempre;
Él nos guiará hasta la muerte(V).

Hermosura y gloria de Sion

Cántico. Salmo de los hijos de Coré.

48  Grande es Jehová, y digno de ser en gran manera alabado
    En la ciudad de nuestro Dios, en su monte santo.

Hermosa provincia, el gozo de toda la tierra,
Es el monte de Sion, a los lados del norte,
La ciudad del gran Rey.(A)

En sus palacios Dios es conocido por refugio.

Porque he aquí los reyes de la tierra se reunieron;
Pasaron todos.

Y viéndola ellos así, se maravillaron,
Se turbaron, se apresuraron a huir.

Les tomó allí temblor;
Dolor como de mujer que da a luz.

Con viento solano
Quiebras tú las naves de Tarsis.

Como lo oímos, así lo hemos visto
En la ciudad de Jehová de los ejércitos, en la ciudad de nuestro Dios;
La afirmará Dios para siempre. Selah

Nos acordamos de tu misericordia, oh Dios,
En medio de tu templo.

10 Conforme a tu nombre, oh Dios,
Así es tu loor hasta los fines de la tierra;
De justicia está llena tu diestra.

11 Se alegrará el monte de Sion;
Se gozarán las hijas de Judá
Por tus juicios.

12 Andad alrededor de Sion, y rodeadla;
Contad sus torres.

13 Considerad atentamente su antemuro,
Mirad sus palacios;
Para que lo contéis a la generación venidera.

14 Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre;
El nos guiará aun más allá de la muerte.

Masquilde Asaf.

78 Pueblo mío, atiende a mi enseñanza;
    presta oído a las palabras de mi boca.
Mis labios pronunciarán parábolas
    y evocarán misterios de antaño,
cosas que hemos oído y conocido,
    y que nuestros padres nos han contado.
No las esconderemos de sus descendientes;
    hablaremos a la generación venidera
del poder del Señor, de sus proezas,
    y de las maravillas que ha realizado.
Él promulgó un decreto para Jacob,
    dictó una ley para Israel;
ordenó a nuestros antepasados
    enseñarlos a sus descendientes,
para que los conocieran las generaciones venideras
    y los hijos que habrían de nacer,
    que a su vez los enseñarían a sus hijos.
Así ellos pondrían su confianza en Dios
    y no se olvidarían de sus proezas,
    sino que cumplirían sus mandamientos.
Así no serían como sus antepasados:
    generación obstinada y rebelde,
gente de corazón fluctuante,
    cuyo espíritu no se mantuvo fiel a Dios.
La tribu de Efraín, con sus diestros arqueros,
    se puso en fuga el día de la batalla.

10 No cumplieron con el pacto de Dios,
    sino que se negaron a seguir sus enseñanzas.
11 Echaron al olvido sus proezas,
    las maravillas que les había mostrado,
12 los milagros que hizo a la vista de sus padres
    en la tierra de Egipto, en la región de Zoán.
13 Partió el mar en dos para que ellos lo cruzaran,
    mientras mantenía las aguas firmes como un muro.
14 De día los guió con una nube,
    y toda la noche con luz de fuego.
15 En el desierto partió en dos las rocas,
    y les dio a beber torrentes de aguas;
16 hizo que brotaran arroyos de la peña
    y que las aguas fluyeran como ríos.

17 Pero ellos volvieron a pecar contra él;
    en el desierto se rebelaron contra el Altísimo.
18 Con toda intención pusieron a Dios a prueba,
    y le exigieron comida a su antojo.
19 Murmuraron contra Dios, y aun dijeron:
    «¿Podrá Dios tendernos una mesa en el desierto?
20 Cuando golpeó la roca,
    el agua brotó en torrentes;
pero ¿podrá también darnos de comer?,
    ¿podrá proveerle carne a su pueblo?»
21 Cuando el Señor oyó esto, se puso muy furioso;
    su enojo se encendió contra Jacob,
    su ira ardió contra Israel.
22 Porque no confiaron en Dios,
    ni creyeron que él los salvaría.
23 Desde lo alto dio una orden a las nubes,
    y se abrieron las puertas de los cielos.
24 Hizo que les lloviera maná, para que comieran;
    pan del cielo les dio a comer.
25 Todos ellos comieron pan de ángeles;
    Dios les envió comida hasta saciarlos.
26 Desató desde el cielo el viento solano,
    y con su poder levantó el viento del sur.
27 Cual lluvia de polvo, hizo que les lloviera carne;
    ¡nubes de pájaros, como la arena del mar!
28 Los hizo caer en medio de su campamento
    y en los alrededores de sus tiendas.
29 Comieron y se hartaron,
    pues Dios les cumplió su capricho.
30 Pero el capricho no les duró mucho:
    aún tenían la comida en la boca
31 cuando el enojo de Dios vino sobre ellos:
    dio muerte a sus hombres más robustos;
    abatió a la flor y nata de Israel.

32 A pesar de todo, siguieron pecando
    y no creyeron en sus maravillas.
33 Por tanto, Dios hizo que sus días
    se esfumaran como un suspiro,
    que sus años acabaran en medio del terror.
34 Si Dios los castigaba, entonces lo buscaban,
    y con ansias se volvían de nuevo a él.
35 Se acordaban de que Dios era su roca,
    de que el Dios Altísimo era su redentor.
36 Pero entonces lo halagaban con la boca,
    y le mentían con la lengua.
37 No fue su corazón sincero para con Dios;
    no fueron fieles a su pacto.
38 Sin embargo, él les tuvo compasión;
    les perdonó su maldad y no los destruyó.
Una y otra vez contuvo su enojo,
    y no se dejó llevar del todo por la ira.
39 Se acordó de que eran simples mortales,
    un efímero suspiro que jamás regresa.

40 ¡Cuántas veces se rebelaron contra él en el desierto,
    y lo entristecieron en los páramos!
41 Una y otra vez ponían a Dios a prueba;
    provocaban al Santo de Israel.
42 Jamás se acordaron de su poder,
    de cuando los rescató del opresor,
43 ni de sus señales milagrosas en Egipto,
    ni de sus portentos en la región de Zoán,
44 cuando convirtió en sangre los ríos egipcios
    y no pudieron ellos beber de sus arroyos;
45 cuando les envió tábanos que se los devoraban,
    y ranas que los destruían;
46 cuando entregó sus cosechas a los saltamontes,
    y sus sembrados a la langosta;
47 cuando con granizo destruyó sus viñas,
    y con escarcha sus higueras;
48 cuando entregó su ganado al granizo,
    y sus rebaños a las centellas;
49 cuando lanzó contra ellos el ardor de su ira,
    de su furor, indignación y hostilidad:
    ¡todo un ejército de ángeles destructores!
50 Dio rienda suelta a su enojo
    y no los libró de la muerte,
    sino que los entregó a la plaga.
51 Dio muerte a todos los primogénitos de Egipto,
    a las primicias de su raza en los campamentos de Cam.
52 A su pueblo lo guió como a un rebaño;
    los llevó por el desierto, como a ovejas,
53 infundiéndoles confianza para que no temieran.
    Pero a sus enemigos se los tragó el mar.

54 Trajo a su pueblo a esta su tierra santa,
    a estas montañas que su diestra conquistó.
55 Al paso de los israelitas expulsó naciones,
    cuyas tierras dio a su pueblo en heredad;
    ¡así estableció en sus tiendas a las tribus de Israel!

56 Pero ellos pusieron a prueba a Dios:
    se rebelaron contra el Altísimo
    y desobedecieron sus estatutos.
57 Fueron desleales y traidores, como sus padres;
    ¡tan falsos como un arco defectuoso!
58 Lo irritaron con sus santuarios paganos;
    con sus ídolos despertaron sus celos.
59 Dios lo supo y se puso muy furioso,
    por lo que rechazó completamente a Israel.
60 Abandonó el tabernáculo de Siló,
    que era su santuario aquí en la tierra,
61 y dejó que el símbolo de su poder y gloria
    cayera cautivo en manos enemigas.
62 Tan furioso estaba contra su pueblo
    que dejó que los mataran a filo de espada.
63 A sus jóvenes los consumió el fuego,
    y no hubo cantos nupciales para sus doncellas;
64 a filo de espada cayeron sus sacerdotes,
    y sus viudas no pudieron hacerles duelo.

65 Despertó entonces el Señor,
    como quien despierta de un sueño,
como un guerrero que, por causa del vino,
    lanza gritos desaforados.
66 Hizo retroceder a sus enemigos,
    y los puso en vergüenza para siempre.
67 Rechazó a los descendientes[a] de José,
    y no escogió a la tribu de Efraín;
68 más bien, escogió a la tribu de Judá
    y al monte Sión, al cual ama.
69 Construyó su santuario, alto como los cielos,[b]
    como la tierra, que él afirmó para siempre.
70 Escogió a su siervo David,
    al que sacó de los apriscos de las ovejas,
71 y lo quitó de andar arreando los rebaños
    para que fuera el pastor de Jacob, su pueblo;
    el pastor de Israel, su herencia.
72 Y David los pastoreó con corazón sincero;
    con mano experta los dirigió.

Footnotes

  1. 78:67 a los descendientes. Lit. al tabernáculo.
  2. 78:69 santuario, alto como los cielos. Lit. santuario como las alturas.

Fidelidad de Dios hacia su pueblo infiel

Masquil[a] de Asaf.

78 Escucha (A), pueblo mío, mi enseñanza[b];
inclinad vuestro oído a las palabras de mi boca(B).
En parábolas abriré mi boca(C);
hablaré enigmas(D) de la antigüedad,
que hemos oído y conocido,
y que nuestros padres nos han contado(E).
No lo ocultaremos a sus hijos(F),
sino que contaremos a la generación venidera las alabanzas del Señor(G),
su poder y las maravillas(H) que hizo.

Porque Él estableció un testimonio en Jacob(I),
y puso una ley en Israel(J),
la cual ordenó a nuestros padres(K)
que enseñaran[c] a sus hijos(L);
para que la generación venidera lo supiera, aun los hijos que habían de nacer(M);
y estos se levantaran y lo contaran a sus hijos(N),
para que ellos pusieran su confianza en Dios,
y no se olvidaran de las obras de Dios(O),
sino que guardaran sus mandamientos(P);
y no fueran como sus padres(Q),
una generación porfiada y rebelde(R),
generación que no preparó[d] su corazón(S),
y cuyo espíritu no fue fiel a Dios(T).

Los hijos de Efraín eran[e] arqueros bien equipados[f](U),
pero volvieron las espaldas el día de la batalla(V).
10 No guardaron el pacto de Dios(W),
y rehusaron andar en su ley(X);
11 olvidaron sus obras(Y),
y los[g] milagros que les había mostrado.
12 Él hizo maravillas(Z) en presencia de sus padres,
en la tierra de Egipto, en el campo de Zoán(AA).
13 Dividió el mar(AB) y los hizo pasar,
y contuvo las aguas como en un montón(AC).
14 Después los guió de día con la nube(AD),
y toda la noche con un resplandor[h] de fuego(AE).
15 Partió las rocas en el desierto,
y les dio agua tan abundante(AF) como las profundidades del océano;
16 hizo salir corrientes de la peña(AG),
e hizo descender aguas como ríos.

17 Pero aún siguieron pecando contra Él,
rebelándose(AH) contra el Altísimo en el desierto.
18 Y en sus corazones tentaron[i] a Dios(AI),
pidiendo comida(AJ) a su gusto.
19 Hablaron contra Dios,
y dijeron: ¿Podrá Dios preparar mesa en el desierto(AK)?
20 He aquí, hirió la roca y brotaron aguas,
y torrentes se desbordaron(AL);
¿podrá también dar pan?,
¿proveerá carne para su pueblo(AM)?

21 Por tanto, al oírlo, el Señor se indignó(AN);
un fuego se encendió contra Jacob,
y aumentó también la ira contra Israel,
22 porque no creyeron en Dios,
ni confiaron en su salvación(AO).
23 Sin embargo, dio órdenes a las nubes arriba,
y abrió las puertas de los cielos(AP);
24 hizo llover sobre ellos maná(AQ) para comer,
y les dio comida[j] del cielo(AR).
25 Pan de ángeles[k] comió el hombre;
Dios les mandó comida[l] hasta saciarlos[m](AS).
26 Hizo soplar en el cielo el viento solano(AT),
y con su poder dirigió el viento del sur,
27 Él hizo llover sobre ellos carne como polvo,
aladas aves(AU) como la arena de los mares,
28 y las hizo caer en medio del[n] campamento,
alrededor de sus viviendas.
29 Comieron y quedaron bien saciados(AV),
y les concedió su deseo.
30 Antes de que hubieran satisfecho[o] su deseo,
mientras la comida aún estaba en su boca,
31 la ira de Dios se alzó contra ellos(AW)
y mató a algunos de los más robustos[p](AX),
y subyugó[q] a los escogidos de Israel.
32 A pesar de todo esto, todavía pecaron(AY)
y no creyeron en sus maravillas(AZ).
33 Él, pues, hizo terminar sus días en vanidad[r](BA),
y sus años en terror súbito.

34 Cuando los hería de muerte[s], entonces le buscaban(BB),
y se volvían y buscaban con diligencia a Dios(BC);
35 se acordaban de que Dios era su roca(BD),
y el Dios Altísimo su Redentor(BE).
36 Mas con su boca le engañaban(BF),
y con su lengua le mentían(BG).
37 Pues su corazón no era leal para con Él(BH),
ni eran fieles a su pacto.
38 Mas Él, siendo compasivo(BI), perdonaba[t] sus iniquidades(BJ) y no los destruía;
muchas veces contuvo[u] su ira(BK),
y no despertó todo su furor.
39 Se acordaba(BL) de que ellos eran carne(BM),
un soplo que pasa y no vuelve(BN).

40 ¡Cuántas veces se rebelaron contra Él en el desierto(BO),
y le entristecieron(BP) en las soledades[v](BQ)!
41 Tentaron[w] a Dios(BR) una y otra vez,
y afligieron al Santo de Israel(BS).
42 No se acordaron(BT) de su poder[x](BU),
del día en que los redimió del adversario(BV),
43 cuando hizo sus señales[y] en Egipto(BW),
y sus prodigios(BX) en el campo de Zoán.
44 Convirtió en sangre sus ríos(BY)
y sus corrientes, y no pudieron beber.
45 Envió entre ellos enjambres de moscas(BZ) que los devoraban,
y ranas que los destruían(CA).
46 Entregó también sus cosechas al saltamontes[z](CB),
y el fruto de su trabajo a la langosta(CC).
47 Con granizo(CD) destruyó[aa] sus vides,
y sus sicómoros[ab] con escarcha.
48 Entregó también al granizo sus ganados(CE),
y sus rebaños a los rayos.
49 Envió sobre ellos el ardor de su ira(CF),
furia, indignación y angustia,
un ejército de ángeles destructores[ac].
50 Preparó senda para su ira;
no eximió sus almas[ad] de la muerte,
sino que entregó sus vidas a la plaga(CG),
51 e hirió a todos los primogénitos en Egipto(CH),
las primicias(CI) de su virilidad en las tiendas de Cam(CJ).
52 Mas a su pueblo lo sacó como a ovejas(CK),
como a rebaño los condujo en el desierto(CL);
53 los guió con seguridad(CM), de modo que no temieron,
pero el mar se tragó a sus enemigos(CN).

54 Los trajo, pues, a su tierra santa[ae](CO),
a esta tierra montañosa[af](CP) que su diestra había adquirido(CQ).
55 Y expulsó a las naciones(CR) de delante de ellos;
las repartió con medida por herencia(CS),
e hizo habitar en sus tiendas a las tribus de Israel.
56 Empero ellos tentaron[ag](CT) y provocaron al Dios Altísimo(CU),
y no guardaron sus testimonios,
57 sino que se volvieron atrás y fueron desleales como sus padres(CV);
se desviaron como arco engañoso(CW).
58 Pues le provocaron(CX) con sus lugares altos(CY),
y despertaron sus celos(CZ) con sus imágenes talladas[ah](DA).
59 Al oírlo Dios, se indignó(DB),
y aborreció a Israel en gran manera(DC).
60 Abandonó la morada en Silo(DD),
la tienda que había levantado[ai] entre los hombres,
61 y entregó al cautiverio su poderío(DE),
y su gloria en manos del adversario(DF).
62 Entregó también su pueblo a la espada(DG),
y se indignó contra su heredad.
63 El fuego consumió(DH) a sus jóvenes,
y no tuvieron canciones de bodas sus doncellas(DI).
64 Sus sacerdotes cayeron a espada(DJ),
y sus viudas no pudieron llorar(DK).

65 Entonces despertó el Señor como de un sueño(DL),
como guerrero(DM) vencido[aj] por el vino,
66 e hizo retroceder[ak] a sus adversarios(DN),
poniendo sobre ellos una afrenta perpetua.
67 Desechó también la tienda de José(DO),
y no escogió a la tribu de Efraín,
68 sino que escogió a la tribu de Judá,
al monte Sión que Él amaba(DP).
69 Y edificó su santuario como las alturas(DQ),
como la tierra que ha fundado para siempre.
70 Escogió también a David su siervo(DR),
lo tomó de entre los apriscos de las ovejas;
71 lo trajo de cuidar[al] las ovejas(DS) con sus corderitos[am](DT),
para pastorear(DU) a Jacob, su pueblo,
y a Israel, su heredad(DV).
72 Y él los pastoreó según la integridad de su corazón(DW),
y los guió con la destreza de sus manos[an].

Footnotes

  1. Salmos 78:1 Posiblemente, Salmo didáctico, o contemplativo
  2. Salmos 78:1 O, ley
  3. Salmos 78:5 Lit., las hicieran saber
  4. Salmos 78:8 O, hizo recto
  5. Salmos 78:9 O, siendo
  6. Salmos 78:9 Lit., arqueros equipados con arco
  7. Salmos 78:11 Lit., sus
  8. Salmos 78:14 Lit., una luz
  9. Salmos 78:18 O, pusieron a prueba
  10. Salmos 78:24 Lit., grano
  11. Salmos 78:25 Lit., fuertes
  12. Salmos 78:25 O, provisión
  13. Salmos 78:25 Lit., hasta la saciedad
  14. Salmos 78:28 Lit., de su
  15. Salmos 78:30 Lit., No se habían separado de
  16. Salmos 78:31 Lit., gruesos
  17. Salmos 78:31 Lit., e hizo inclinar
  18. Salmos 78:33 O, en un soplo
  19. Salmos 78:34 O, mataba
  20. Salmos 78:38 O, expiaba; lit., cubría
  21. Salmos 78:38 Lit., apartó
  22. Salmos 78:40 O, el yermo
  23. Salmos 78:41 O, Pusieron a prueba
  24. Salmos 78:42 Lit., mano
  25. Salmos 78:43 O, milagros
  26. Salmos 78:46 O, a la oruga
  27. Salmos 78:47 Lit., mataba
  28. Salmos 78:47 O, higueras
  29. Salmos 78:49 Lit., una delegación de ángeles del mal
  30. Salmos 78:50 O, vidas
  31. Salmos 78:54 Lit., frontera santa o territorio santo
  32. Salmos 78:54 O, montaña
  33. Salmos 78:56 O, pusieron a prueba
  34. Salmos 78:58 O, ídolos
  35. Salmos 78:60 Algunas versiones antiguas dicen: donde moraba
  36. Salmos 78:65 O, excitado, o, recuperado del
  37. Salmos 78:66 Lit., e hirió por detrás
  38. Salmos 78:71 Lit., de seguir
  39. Salmos 78:71 Lit., ovejas que amamantaban
  40. Salmos 78:72 Lit., palmas

Fidelidad de Dios hacia su pueblo infiel

Masquil de Asaf.

78 Escucha (A), pueblo mío, mi enseñanza;
Inclinen ustedes su oído a las palabras de mi boca(B).
En parábolas abriré mi boca(C);
Hablaré enigmas(D) de la antigüedad,
Que hemos oído y conocido,
Y que nuestros padres nos han contado(E).
No lo ocultaremos a sus hijos(F),
Sino que contaremos a la generación venidera las alabanzas del Señor(G),
Su poder y las maravillas(H) que hizo.

Porque Él estableció un testimonio en Jacob(I),
Y puso una ley en Israel(J),
La cual ordenó a nuestros padres(K)
Que enseñaran a sus hijos(L),
Para que la generación venidera lo supiera, aun los hijos que habían de nacer(M),
Y estos se levantaran y lo contaran a sus hijos(N),
Para que ellos pusieran su confianza en Dios,
Y no se olvidaran de las obras de Dios(O)
Sino que guardaran Sus mandamientos(P);
Y que no fueran como sus padres(Q),
Una generación porfiada y rebelde(R),
Generación que no preparó su corazón(S),
Y cuyo espíritu no fue fiel a Dios(T).

Los hijos de Efraín eran arqueros bien equipados(U),
Pero volvieron las espaldas el día de la batalla(V).
10 No guardaron el pacto de Dios(W)
Y rehusaron andar en Su ley(X);
11 Olvidaron Sus obras(Y)
Y los milagros que les había mostrado.
12 Él hizo maravillas(Z) en presencia de sus padres,
En la tierra de Egipto, en el campo de Zoán(AA).
13 Dividió el mar(AB) y los hizo pasar,
Y contuvo las aguas como en un montón(AC).
14 Después los guió de día con la nube(AD)
Y toda la noche con un resplandor de fuego(AE).
15 Partió las rocas en el desierto,
Y les dio agua tan abundante(AF) como las profundidades del océano;
16 Hizo salir corrientes de la peña(AG)
E hizo descender aguas como ríos.

17 Pero aún siguieron pecando contra Él,
Rebelándose(AH) contra el Altísimo en el desierto.
18 Y en sus corazones tentaron[a] a Dios(AI),
Pidiendo comida(AJ) a su gusto.
19 Hablaron contra Dios,
Y dijeron: «¿Podrá Dios preparar mesa en el desierto(AK)?
20 Entonces Él golpeó la roca y brotaron aguas,
Y torrentes se desbordaron(AL);
¿Podrá también dar pan?
¿Proveerá carne para Su pueblo(AM)?».

21 Por tanto, al oírlo, el Señor se indignó(AN);
Un fuego se encendió contra Jacob,
Y aumentó también la ira contra Israel,
22 Porque no creyeron en Dios,
Ni confiaron en Su salvación(AO).
23 Sin embargo, dio órdenes a las nubes arriba,
Y abrió las puertas de los cielos(AP);
24 Hizo llover sobre ellos maná(AQ) para comer,
Y les dio comida del cielo(AR).
25 Pan de ángeles[b] comió el hombre;
Dios les mandó comida hasta saciarlos(AS).
26 Hizo soplar en el cielo el viento del este(AT),
Y con Su poder dirigió el viento del este,
27 Él hizo llover sobre ellos carne como polvo,
Aladas aves(AU) como arena de los mares,
28 Y las hizo caer en medio del campamento,
Alrededor de sus viviendas.
29 Comieron y quedaron bien saciados(AV),
Y les concedió su deseo.
30 Antes de que hubieran satisfecho su deseo,
Mientras la comida aún estaba en su boca,
31 La ira de Dios se alzó contra ellos(AW)
Y mató a algunos de los más robustos(AX),
Y subyugó a los escogidos de Israel.
32 A pesar de todo esto, todavía pecaron(AY)
Y no creyeron en Sus maravillas(AZ).
33 Él, pues, hizo terminar sus días en vanidad(BA),
Y sus años en terror súbito.

34 Cuando los hería de muerte, entonces lo buscaban(BB),
Y se volvían y buscaban con diligencia a Dios(BC);
35 Se acordaban de que Dios era su Roca(BD),
Y el Dios Altísimo su Redentor(BE).
36 Pero con su boca lo engañaban(BF)
Y con su lengua le mentían(BG).
37 Pues su corazón no era leal para con Él(BH),
Ni eran fieles a Su pacto.
38 Pero Él, siendo compasivo(BI), perdonaba sus iniquidades(BJ) y no los destruía;
Muchas veces contuvo Su ira(BK),
Y no despertó todo Su furor.
39 Se acordaba(BL) de que ellos eran carne(BM),
Un soplo que pasa y no vuelve(BN).

40 ¡Cuántas veces se rebelaron contra Él en el desierto(BO),
Y lo entristecieron(BP) en las soledades(BQ)!
41 Tentaron a Dios(BR) una y otra vez,
Y afligieron al Santo de Israel(BS).
42 No se acordaron(BT) de Su poder[c](BU),
Del día que los redimió del adversario(BV),
43 Cuando hizo Sus señales en Egipto(BW),
Y Sus prodigios(BX) en el campo de Zoán.
44 Convirtió en sangre sus ríos(BY)
Y sus corrientes, y no pudieron beber.
45 Envió entre ellos enjambres de moscas(BZ) que los devoraban,
Y ranas que los destruían(CA).
46 Entregó también sus cosechas al saltamontes(CB),
Y el fruto de su trabajo a la langosta(CC).
47 Destruyó sus viñas con granizo(CD),
Y sus sicómoros con escarcha.
48 Entregó también al granizo sus ganados(CE),
Y sus rebaños a los rayos.
49 Envió sobre ellos el ardor de Su ira(CF),
Furia, indignación y angustia,
Un ejército de ángeles destructores.
50 Preparó senda para Su ira;
No libró sus almas de la muerte,
Sino que entregó sus vidas a la plaga(CG),
51 E hirió a todos los primogénitos en Egipto(CH),
Las primicias(CI) de su virilidad en las tiendas de Cam(CJ).
52 Pero a Su pueblo lo sacó como a ovejas(CK),
Como a rebaño los condujo en el desierto(CL);
53 Los guió con seguridad(CM), de modo que no temieron,
Pero el mar se tragó a sus enemigos(CN).

54 Los trajo, pues, a Su tierra santa(CO),
A esta tierra montañosa(CP) que Su diestra había adquirido(CQ).
55 Y expulsó a las naciones(CR) de delante de ellos;
Las repartió con medida por herencia(CS),
E hizo habitar en sus tiendas a las tribus de Israel.
56 Sin embargo, ellos pusieron a prueba(CT) y provocaron al Dios Altísimo(CU),
Y no guardaron Sus testimonios,
57 Sino que se volvieron atrás y fueron desleales como sus padres(CV);
Se desviaron como arco engañoso(CW).
58 Lo provocaron(CX) con sus lugares altos(CY),
Y despertaron Sus celos(CZ) con sus imágenes talladas(DA).
59 Al oírlo Dios, se indignó(DB),
Y aborreció a Israel en gran manera(DC).
60 Abandonó la morada en Silo(DD),
La tienda que había levantado entre los hombres,
61 Y entregó al cautiverio Su poderío(DE),
Y Su gloria en manos del adversario(DF).
62 Entregó también Su pueblo a la espada(DG),
Y se indignó contra Su heredad.
63 El fuego consumió(DH) a sus jóvenes,
Y no tuvieron canciones de bodas sus vírgenes(DI).
64 Sus sacerdotes cayeron a espada(DJ),
Y sus viudas no pudieron llorar(DK).

65 Entonces despertó el Señor como de un sueño(DL),
Como guerrero(DM) vencido por el vino,
66 E hizo retroceder a Sus adversarios(DN),
Poniendo sobre ellos una afrenta perpetua.
67 Desechó también la tienda de José(DO),
Y no escogió a la tribu de Efraín,
68 Sino que escogió a la tribu de Judá,
Al monte Sión que Él amaba(DP).
69 Y edificó Su santuario como las alturas(DQ),
Como la tierra que ha fundado para siempre.
70 Escogió también a David Su siervo(DR),
Lo tomó de entre los rediles de las ovejas;
71 Lo trajo de cuidar las ovejas(DS) con sus corderitos(DT),
Para pastorear(DU) a Jacob, Su pueblo,
Y a Israel, Su heredad(DV).
72 Y él los pastoreó según la integridad de su corazón(DW),
Y los guió con la destreza de sus manos.

Footnotes

  1. Salmos 78:18 O pusieron a prueba.
  2. Salmos 78:25 Lit. de fuertes.
  3. Salmos 78:42 Lit. mano.