Al director musical. Salmo de David.

13 ¿Hasta cuándo, Señor, me seguirás olvidando?
    ¿Hasta cuándo esconderás de mí tu rostro?
¿Hasta cuándo he de estar angustiado
    y he de sufrir cada día en mi corazón?
¿Hasta cuándo el enemigo me seguirá dominando?

Señor y Dios mío,
    mírame y respóndeme;
    ilumina mis ojos.
Así no caeré en el sueño de la muerte;
    así no dirá mi enemigo: «Lo he vencido»;
    así mi adversario no se alegrará de mi caída.

Pero yo confío en tu gran amor;
    mi corazón se alegra en tu salvación.
Canto salmos al Señor.
    ¡El Señor ha sido bueno conmigo!

Plegaria de un afligido

Para el director del coro. Salmo de David.

13 ¿Hasta cuándo, oh Señor? ¿Me olvidarás para siempre(A)?
¿Hasta cuándo esconderás de mí tu rostro(B)?
¿Hasta cuándo he de tomar consejo en mi alma(C),
teniendo pesar en mi corazón todo el día(D)?
¿Hasta cuándo mi enemigo se enaltecerá sobre mí?

Considera y respóndeme, oh Señor, Dios mío(E);
ilumina mis ojos(F), no sea que duerma el sueño de la muerte(G);
no sea que mi enemigo diga: Lo he vencido(H);
y mis adversarios se regocijen cuando yo sea sacudido(I).

Mas yo en tu misericordia he confiado(J);
mi corazón se regocijará en tu salvación(K).
Cantaré al Señor(L),
porque me ha colmado de bienes(M).

Plegaria de un afligido

Para el director del coro. Salmo de David.

13 ¿Hasta cuándo, oh Señor? ¿Me olvidarás para siempre(A)?
¿Hasta cuándo esconderás de mí Tu rostro(B)?
¿Hasta cuándo he de tomar consejo en mi alma(C),
Teniendo pesar en mi corazón todo el día(D)?
¿Hasta cuándo mi enemigo se enaltecerá sobre mí?

Considera y respóndeme, oh Señor, Dios mío(E);
Ilumina mis ojos(F), no sea que duerma el sueño de la muerte(G);
No sea que mi enemigo diga: «Lo he vencido(H)»;
Y mis adversarios se regocijen cuando yo sea sacudido(I).

Pero yo en Tu misericordia he confiado(J);
Mi corazón se regocijará en Tu salvación(K).
Cantaré al Señor(L),
Porque me ha llenado de bienes(M).

Plegaria pidiendo ayuda en la aflicción

Al músico principal. Salmo de David.

13  ¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre?
    ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?

¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma,
Con tristezas en mi corazón cada día?
¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?

Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío;
Alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte;

Para que no diga mi enemigo: Lo vencí.
Mis enemigos se alegrarían, si yo resbalara.

Mas yo en tu misericordia he confiado;
Mi corazón se alegrará en tu salvación.

Cantaré a Jehová,
Porque me ha hecho bien.

43 ¡Hazme justicia, oh Dios!
    Defiende mi causa frente a esta nación impía;
    líbrame de gente mentirosa y perversa.
Tú eres mi Dios y mi fortaleza:
    ¿Por qué me has rechazado?
¿Por qué debo andar de luto
    y oprimido por el enemigo?
Envía tu luz y tu verdad;
    que ellas me guíen a tu monte santo,
    que me lleven al lugar donde tú habitas.
Llegaré entonces al altar de Dios,
    del Dios de mi alegría y mi deleite,
y allí, oh Dios, mi Dios,
    te alabaré al son del arpa.

¿Por qué voy a inquietarme?
    ¿Por qué me voy a angustiar?
En Dios pondré mi esperanza,
    y todavía lo alabaré.
    ¡Él es mi Salvador y mi Dios!

Plegaria implorando liberación

43 Hazme [a] justicia[b], oh Dios(A), y defiende mi causa contra una nación impía(B);
líbrame del hombre engañoso e injusto(C).
Ya que tú eres el Dios de mi fortaleza[c](D), ¿por qué me has rechazado(E)?
¿Por qué ando sombrío por la opresión del enemigo[d](F)?

Envía tu luz y tu verdad(G); que ellas me guíen,
que me lleven a tu santo monte(H),
y a tus moradas(I).
Entonces llegaré[e] al altar de Dios(J),
a Dios, mi supremo gozo[f](K);
y al son de la lira te alabaré(L), oh Dios, Dios mío.

¿Por qué te abates[g], alma mía,
y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en[h] Dios, pues he de alabarle otra vez[i].
¡Él es la salvación[j] de mi ser[k], y mi Dios(M)!

Footnotes

  1. Salmos 43:1 En algunos mss. hebreos los Salmos 42 y 43 aparecen como uno solo
  2. Salmos 43:1 O, Sé tú mi juez, o, Vindícame
  3. Salmos 43:2 O, refugio
  4. Salmos 43:2 O, mientras el enemigo oprime
  5. Salmos 43:4 Lit., entraré
  6. Salmos 43:4 Lit., la alegría de mi gozo
  7. Salmos 43:5 O, estás deprimida, o, hundida
  8. Salmos 43:5 O, a
  9. Salmos 43:5 O, todavía
  10. Salmos 43:5 O, las acciones de salvación, o, ayuda
  11. Salmos 43:5 Lit., rostro

Plegaria implorando liberación

43 Hazme justicia, oh Dios(A), y defiende mi causa contra una nación impía(B);
Líbrame del hombre engañoso e injusto(C).
Ya que Tú eres el Dios de mi fortaleza(D), ¿por qué me has rechazado(E)?
¿Por qué ando sombrío por la opresión del enemigo(F)?

Envía Tu luz y Tu verdad(G); que ellas me guíen,
Que me lleven a Tu santo monte(H)
Y a Tus moradas(I).
Entonces llegaré al altar de Dios(J),
A Dios, mi supremo gozo(K);
Y al son de la lira te alabaré(L), oh Dios, Dios mío.

¿Por qué te desesperas[a], alma mía,
Y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios, pues lo he de alabar otra vez.
¡Él es la salvación de mi ser, y mi Dios(M)!

Footnotes

  1. Salmos 43:5 O estás deprimida.

Plegaria pidiendo vindicación y liberación

43  Júzgame, oh Dios, y defiende mi causa;
    Líbrame de gente impía, y del hombre engañoso e inicuo.

Pues que tú eres el Dios de mi fortaleza, ¿por qué me has desechado?
¿Por qué andaré enlutado por la opresión del enemigo?

Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán;
Me conducirán a tu santo monte,
Y a tus moradas.

Entraré al altar de Dios,
Al Dios de mi alegría y de mi gozo;
Y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío.

¿Por qué te abates, oh alma mía,
Y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle,
Salvación mía y Dios mío.

LIBRO III(A)

Salmo de Asaf.

73 En verdad, ¡cuán bueno es Dios con Israel,
    con los puros de corazón!
Yo estuve a punto de caer,
    y poco me faltó para que resbalara.
Sentí envidia de los arrogantes,
    al ver la prosperidad de esos malvados.

Ellos no tienen ningún problema;
    su cuerpo está fuerte y saludable.[a]
Libres están de los afanes de todos;
    no les afectan los infortunios humanos.
Por eso lucen su orgullo como un collar,
    y hacen gala de su violencia.
¡Están que revientan de malicia,
    y hasta se les ven sus malas intenciones!
Son burlones, hablan con doblez,
    y arrogantes oprimen y amenazan.
Con la boca increpan al cielo,
    con la lengua dominan la tierra.
10 Por eso la gente acude a ellos
    y cree todo lo que afirman.
11 Hasta dicen: «¿Cómo puede Dios saberlo?
    ¿Acaso el Altísimo tiene entendimiento?»

12 Así son los impíos;
    sin afanarse, aumentan sus riquezas.

13 En verdad, ¿de qué me sirve
    mantener mi corazón limpio
    y mis manos lavadas en la inocencia,
14 si todo el día me golpean
    y de mañana me castigan?

15 Si hubiera dicho: «Voy a hablar como ellos»,
    habría traicionado a tu linaje.
16 Cuando traté de comprender todo esto,
    me resultó una carga insoportable,
17 hasta que entré en el santuario de Dios;
    allí comprendí cuál será el destino de los malvados:
18 En verdad, los has puesto en terreno resbaladizo,
    y los empujas a su propia destrucción.
19 ¡En un instante serán destruidos,
    totalmente consumidos por el terror!
20 Como quien despierta de un sueño,
    así, Señor, cuando tú te levantes,
    desecharás su falsa apariencia.

21 Se me afligía el corazón
    y se me amargaba el ánimo
22 por mi necedad e ignorancia.
    ¡Me porté contigo como una bestia!
23 Pero yo siempre estoy contigo,
    pues tú me sostienes de la mano derecha.
24 Me guías con tu consejo,
    y más tarde me acogerás en gloria.
25 ¿A quién tengo en el cielo sino a ti?
    Si estoy contigo, ya nada quiero en la tierra.
26 Podrán desfallecer mi cuerpo y mi espíritu,[b]
    pero Dios fortalece[c] mi corazón;
    él es mi herencia eterna.

27 Perecerán los que se alejen de ti;
    tú destruyes a los que te son infieles.
28 Para mí el bien es estar cerca de Dios.
    He hecho del Señor Soberano mi refugio
    para contar todas sus obras.

Footnotes

  1. 73:4 no tienen ningún problema; / su cuerpo está fuerte y saludable. Alt. no tienen lucha alguna ante su muerte; / su cuerpo está saludable.
  2. 73:26 espíritu. Lit. corazón.
  3. 73:26 fortalece. Lit. es la roca de.

LIBRO TERCERO

El fin de los malos en contraste con el de los justos

Salmo de Asaf.

73 Ciertamente Dios es bueno para con Israel(A),
para con los puros de corazón(B).
En cuanto a mí, mis pies estuvieron a punto de tropezar,
casi resbalaron[a] mis pasos(C).
Porque tuve envidia de los arrogantes(D),
al ver la prosperidad de los impíos(E).
Porque no hay dolores en su muerte,
y su cuerpo es robusto[b].
No sufren penalidades(F) como los mortales[c],
ni son azotados como[d] los demás hombres(G).
Por tanto, el orgullo es su collar(H);
el manto de la violencia los cubre(I).
Los ojos se les saltan de gordura(J);
se desborda su corazón con sus antojos[e].
Se mofan(K), y con maldad hablan de opresión;
hablan(L) desde su encumbrada posición[f].
Contra[g] el cielo han puesto su boca(M),
y su lengua se pasea por la tierra.

10 Por eso el pueblo de Dios[h] vuelve a este lugar,
y beben[i] las aguas de la abundancia(N).
11 Y dicen: ¿Cómo lo sabe Dios(O)?
¿Y hay conocimiento en el Altísimo?
12 He aquí, estos son los impíos,
y, siempre desahogados(P), han aumentado sus riquezas(Q).
13 Ciertamente en vano he guardado puro[j] mi corazón(R)
y lavado mis manos[k] en inocencia(S);
14 pues he sido azotado todo el día(T)
y castigado[l] cada mañana(U).

15 Si yo hubiera dicho: Así hablaré,
he aquí, habría traicionado a la generación de tus hijos[m](V).
16 Cuando pensaba, tratando de[n] entender esto(W),
fue difícil para mí[o],
17 hasta que entré en el santuario[p] de Dios(X);
entonces comprendí el fin de ellos(Y).
18 Ciertamente tú los pones en lugares resbaladizos(Z);
los arrojas a la destrucción[q](AA).
19 ¡Cómo son destruidos[r] en un momento(AB)!
Son totalmente consumidos por terrores repentinos(AC).
20 Como un sueño del que despierta(AD),
oh Señor, cuando te levantes(AE), despreciarás su apariencia[s](AF).

21 Cuando mi corazón se llenó de amargura(AG),
y en mi interior[t] sentía punzadas(AH),
22 entonces era yo torpe y sin entendimiento(AI);
era como una bestia[u](AJ) delante de ti[v].
23 Sin embargo, yo siempre estoy contigo;
tú me has tomado de la mano derecha(AK).
24 Con tu consejo me guiarás(AL),
y después me recibirás en gloria[w](AM).

25 ¿A quién tengo yo en los cielos(AN), sino a ti?
Y fuera de ti[x], nada deseo en la tierra.
26 Mi carne y mi corazón pueden desfallecer(AO),
pero Dios es la fortaleza[y] de mi corazón y mi porción para siempre(AP).
27 Porque he aquí, los que están lejos de ti perecerán(AQ);
tú has destruido[z] a todos los que te son infieles[aa](AR).
28 Mas para mí, estar cerca de Dios es mi bien(AS);
en Dios[ab] el Señor he puesto mi refugio(AT),
para contar todas tus obras(AU).

Footnotes

  1. Salmos 73:2 Lit., fueron hechos resbalar
  2. Salmos 73:4 Lit., hay grosura en su vientre
  3. Salmos 73:5 Lit., No están en tribulación de hombres o No...de mortales
  4. Salmos 73:5 Lit., con
  5. Salmos 73:7 O, imaginaciones
  6. Salmos 73:8 O, hablan con iniquidad; desde arriba hablan de opresión
  7. Salmos 73:9 O, En
  8. Salmos 73:10 Lit., su pueblo
  9. Salmos 73:10 Lit., y son extraídas por ellos
  10. Salmos 73:13 O, he limpiado
  11. Salmos 73:13 Lit., palmas
  12. Salmos 73:14 Lit., mi castigo
  13. Salmos 73:15 I.e., hijos de Dios
  14. Salmos 73:16 Lit., para
  15. Salmos 73:16 Lit., fue trabajo ante mis ojos
  16. Salmos 73:17 Lit., los santuarios
  17. Salmos 73:18 Lit., las ruinas
  18. Salmos 73:19 Lit., ¡Cómo son hechos una desolación
  19. Salmos 73:20 O, imagen
  20. Salmos 73:21 Lit., mis riñones
  21. Salmos 73:22 O, un animal
  22. Salmos 73:22 Lit., contigo
  23. Salmos 73:24 O, con honor
  24. Salmos 73:25 Lit., contigo
  25. Salmos 73:26 Lit., roca
  26. Salmos 73:27 O, silenciado
  27. Salmos 73:27 Lit., se prostituyen, dejándote
  28. Salmos 73:28 Heb., YHWH, generalmente traducido Señor

LIBRO TERCERO

El fin de los malos en contraste con el de los justos

Salmo de Asaf.

73 Ciertamente Dios es bueno para con Israel(A),
Para con los puros de corazón(B).
En cuanto a mí, mis pies estuvieron a punto de tropezar,
Casi resbalaron mis pasos(C).
Porque tuve envidia de los arrogantes(D)
Al ver la prosperidad de los impíos(E).
Porque no hay dolores en su muerte,
Y su cuerpo es robusto.
No sufren penalidades(F) como los mortales,
Ni son azotados como los demás hombres(G).
Por tanto, el orgullo es su collar(H);
El manto de la violencia los cubre(I).
Los ojos se les saltan de gordura(J);
Se desborda su corazón con sus antojos.
Se burlan(K), y con maldad hablan de opresión;
Hablan(L) desde su encumbrada posición.
Contra el cielo han puesto su boca(M),
Y su lengua se pasea por la tierra.

10 Por eso el pueblo de Dios vuelve a este lugar,
Y beben las aguas de la abundancia(N).
11 Y dicen: «¿Cómo lo sabe Dios(O)?
¿Hay conocimiento en el Altísimo?».
12 Miren, estos son los impíos,
Y, siempre desahogados(P), han aumentado sus riquezas(Q).
13 Ciertamente en vano he guardado puro mi corazón(R)
Y lavado mis manos en inocencia(S),
14 Pues he sido azotado todo el día(T)
Y castigado cada mañana(U).

15 Si yo hubiera dicho: «Así hablaré»,
Habría traicionado a la generación de Tus hijos(V).
16 Cuando pensaba, tratando de entender esto(W),
Fue difícil para mí,
17 Hasta que entré en el santuario de Dios(X);
Entonces comprendí el fin de ellos(Y).
18 Ciertamente Tú los pones en lugares resbaladizos(Z);
Los arrojas a la destrucción(AA).
19 ¡Cómo son destruidos en un momento(AB)!
Son totalmente consumidos por terrores repentinos(AC).
20 Como un sueño del que despierta(AD),
Oh Señor, cuando te levantes(AE), despreciarás su apariencia(AF).

21 Cuando mi corazón se llenó de amargura(AG),
Y en mi interior sentía punzadas(AH),
22 Entonces era yo torpe y sin entendimiento(AI);
Era como una bestia(AJ) delante de Ti.
23 Sin embargo, yo siempre estoy contigo;
Tú me has tomado de la mano derecha(AK).
24 Con Tu consejo me guiarás(AL),
Y después me recibirás en gloria(AM).

25 ¿A quién tengo yo en los cielos(AN) sino a Ti?
Fuera de Ti, nada deseo en la tierra.
26 Mi carne y mi corazón pueden desfallecer(AO),
Pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre(AP).
27 Porque los que están lejos de Ti perecerán(AQ);
Tú has destruido a todos los que te son infieles(AR).
28 Pero para mí, estar cerca de Dios es mi bien(AS);
En Dios el Señor he puesto mi refugio(AT)
Para contar todas Tus obras(AU).

El destino de los malos

Salmo de Asaf.

73  Ciertamente es bueno Dios para con Israel,
    Para con los limpios de corazón.

En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies;
Por poco resbalaron mis pasos.

Porque tuve envidia de los arrogantes,
Viendo la prosperidad de los impíos.

Porque no tienen congojas por su muerte,
Pues su vigor está entero.

No pasan trabajos como los otros mortales,
Ni son azotados como los demás hombres.

Por tanto, la soberbia los corona;
Se cubren de vestido de violencia.

Los ojos se les saltan de gordura;
Logran con creces los antojos del corazón.

Se mofan y hablan con maldad de hacer violencia;
Hablan con altanería.

Ponen su boca contra el cielo,
Y su lengua pasea la tierra.

10 Por eso Dios hará volver a su pueblo aquí,
Y aguas en abundancia serán extraídas para ellos.

11 Y dicen: ¿Cómo sabe Dios?
¿Y hay conocimiento en el Altísimo?

12 He aquí estos impíos,
Sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas.

13 Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón,
Y lavado mis manos en inocencia;

14 Pues he sido azotado todo el día,
Y castigado todas las mañanas.

15 Si dijera yo: Hablaré como ellos,
He aquí, a la generación de tus hijos engañaría.

16 Cuando pensé para saber esto,
Fue duro trabajo para mí,

17 Hasta que entrando en el santuario de Dios,
Comprendí el fin de ellos.

18 Ciertamente los has puesto en deslizaderos;
En asolamientos los harás caer.

19 !!Cómo han sido asolados de repente!
Perecieron, se consumieron de terrores.

20 Como sueño del que despierta,
Así, Señor, cuando despertares, menospreciarás su apariencia.

21 Se llenó de amargura mi alma,
Y en mi corazón sentía punzadas.

22 Tan torpe era yo, que no entendía;
Era como una bestia delante de ti.

23 Con todo, yo siempre estuve contigo;
Me tomaste de la mano derecha.

24 Me has guiado según tu consejo,
Y después me recibirás en gloria.

25 ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti?
Y fuera de ti nada deseo en la tierra.

26 Mi carne y mi corazón desfallecen;
Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.

27 Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán;
Tú destruirás a todo aquel que de ti se aparta.

28 Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien;
He puesto en Jehová el Señor mi esperanza,
Para contar todas tus obras.

Salmo de David.

103 Alaba, alma mía, al Señor;
    alabe todo mi ser su santo nombre.
Alaba, alma mía, al Señor,
    y no olvides ninguno de sus beneficios.
Él perdona todos tus pecados
    y sana todas tus dolencias;
él rescata tu vida del sepulcro
    y te cubre de amor y compasión;
él colma de bienes tu vida[a]
    y te rejuvenece como a las águilas.

El Señor hace justicia
    y defiende a todos los oprimidos.
Dio a conocer sus caminos a Moisés;
    reveló sus obras al pueblo de Israel.

El Señor es clemente y compasivo,
    lento para la ira y grande en amor.
No sostiene para siempre su querella
    ni guarda rencor eternamente.
10 No nos trata conforme a nuestros pecados
    ni nos paga según nuestras maldades.
11 Tan grande es su amor por los que le temen
    como alto es el cielo sobre la tierra.
12 Tan lejos de nosotros echó nuestras transgresiones
    como lejos del oriente está el occidente.
13 Tan compasivo es el Señor con los que le temen
    como lo es un padre con sus hijos.
14 Él conoce nuestra condición;
    sabe que somos de barro.

15 El hombre es como la hierba,
    sus días florecen como la flor del campo:
16 sacudida por el viento,
    desaparece sin dejar rastro alguno.
17 Pero el amor del Señor es eterno
    y siempre está con los que le temen;
su justicia está con los hijos de sus hijos,
18     con los que cumplen su pacto
y se acuerdan de sus preceptos
    para ponerlos por obra.

19 El Señor ha establecido su trono en el cielo;
    su reinado domina sobre todos.

20 Alaben al Señor, ustedes sus ángeles,
    paladines que ejecutan su palabra
    y obedecen su mandato.
21 Alaben al Señor, todos sus ejércitos,
    siervos suyos que cumplen su voluntad.
22 Alaben al Señor, todas sus obras
    en todos los ámbitos de su dominio.

¡Alaba, alma mía, al Señor!

Footnotes

  1. 103:5 vida. Palabra de difícil traducción.

Himno de alabanza

Salmo de David.

103 Bendice, alma mía, al Señor(A),
y bendiga todo mi ser[a] su santo nombre(B).
Bendice, alma mía, al Señor,
y no olvides ninguno de sus beneficios(C).
Él es el que perdona todas tus iniquidades(D),
el que sana todas tus enfermedades(E);
el que rescata de la fosa tu vida(F),
el que te corona de bondad y compasión(G);
el que colma[b] de bienes tus años[c](H),
para que tu juventud se renueve como el águila(I).

El Señor hace justicia[d](J),
y juicios a favor de todos los oprimidos(K).
A Moisés dio a conocer sus caminos(L),
y a los hijos de Israel sus obras(M).
Compasivo y clemente es el Señor(N),
lento para la ira y grande en misericordia(O).
No contenderá con nosotros para siempre(P),
ni para siempre guardará su enojo(Q).
10 No nos ha tratado según nuestros pecados(R),
ni nos ha pagado conforme a nuestras iniquidades.
11 Porque como están de altos los cielos sobre la tierra(S),
así es de grande su misericordia para los que le temen[e].
12 Como está de lejos el oriente del occidente,
así alejó de nosotros nuestras transgresiones(T).
13 Como un padre se compadece de sus hijos(U),
así se compadece el Señor de los que le temen[f].
14 Porque Él sabe de qué estamos hechos[g](V),
se acuerda(W) de que somos solo polvo(X).

15 El hombre, como la hierba son sus días(Y);
como la flor del campo, así florece(Z);
16 cuando el viento pasa sobre ella(AA), deja de ser,
y su lugar ya no la reconoce(AB).
17 Mas la misericordia del Señor es desde la eternidad hasta la eternidad(AC), para[h] los que le temen[i],
y su justicia para los hijos de los hijos(AD),
18 para los que guardan su pacto(AE)
y se acuerdan de sus preceptos para cumplirlos.

19 El Señor ha establecido su trono en los cielos(AF),
y su reino domina sobre todo[j](AG).
20 Bendecid al Señor, vosotros sus ángeles(AH),
poderosos en fortaleza(AI), que ejecutáis su mandato(AJ),
obedeciendo la voz de su palabra(AK).
21 Bendecid al Señor, vosotros todos sus ejércitos(AL),
que le servís haciendo su voluntad(AM).
22 Bendecid al Señor, vosotras todas sus obras(AN),
en todos los lugares de su dominio.
Bendice, alma mía, al Señor.

Footnotes

  1. Salmos 103:1 Lit., todas mis entrañas
  2. Salmos 103:5 O, sacia
  3. Salmos 103:5 O, deseos
  4. Salmos 103:6 U, obras de justicia, o, de vindicación
  5. Salmos 103:11 O, reverencian
  6. Salmos 103:13 O, reverencian
  7. Salmos 103:14 Lit., conoce nuestra estructura
  8. Salmos 103:17 Lit., sobre
  9. Salmos 103:17 O, reverencian
  10. Salmos 103:19 I.e., el universo

Himno de alabanza

Salmo de David.

103 Bendice, alma mía, al Señor(A),
Y bendiga todo mi ser Su santo nombre(B).
Bendice, alma mía, al Señor,
Y no olvides ninguno de Sus beneficios(C).
Él es el que perdona todas tus iniquidades(D),
El que sana todas tus enfermedades(E);
El que rescata de la fosa tu vida(F),
El que te corona de bondad y compasión(G);
El que colma de bienes tus años(H),
Para que tu juventud se renueve como el águila(I).

El Señor hace justicia(J),
Y juicios a favor de todos los oprimidos(K).
A Moisés dio a conocer Sus caminos(L),
Y a los israelitas Sus obras(M).
Compasivo y clemente es el Señor(N),
Lento para la ira y grande en misericordia(O).
No luchará con nosotros para siempre(P),
Ni para siempre guardará Su enojo(Q).
10 No nos ha tratado según nuestros pecados(R),
Ni nos ha pagado conforme a nuestras iniquidades.
11 Porque como están de altos los cielos sobre la tierra(S),
Así es de grande Su misericordia para los que le temen[a].
12 Como está de lejos el oriente del occidente,
Así alejó de nosotros nuestras transgresiones(T).
13 Como un padre se compadece de sus hijos(U),
Así se compadece el Señor de los que le temen.
14 Porque Él sabe de qué estamos hechos(V),
Se acuerda(W) de que solo somos polvo(X).

15 El hombre, como la hierba son sus días(Y);
Como la flor del campo, así florece(Z);
16 Cuando el viento pasa sobre ella(AA), deja de ser,
Y su lugar ya no la reconoce(AB).
17 Pero la misericordia del Señor es desde la eternidad hasta la eternidad(AC), para los que le temen,
Y su justicia para los hijos de los hijos(AD),
18 Para los que guardan Su pacto(AE)
Y se acuerdan de Sus preceptos para cumplirlos.

19 El Señor ha establecido Su trono en los cielos(AF),
Y Su reino domina sobre todo(AG).
20 Bendigan al Señor, ustedes Sus ángeles(AH),
Poderosos en fortaleza(AI), que ejecutan Su mandato(AJ),
Obedeciendo la voz de Su palabra(AK).
21 Bendigan al Señor, ustedes todos Sus ejércitos(AL),
Que le sirven haciendo Su voluntad(AM).
22 Bendigan al Señor, ustedes todas Sus obras(AN),
En todos los lugares de Su dominio.
Bendice, alma mía, al Señor.

Footnotes

  1. Salmos 103:11 O reverencian.

Alabanza por las bendiciones de Dios

Salmo de David.

103  Bendice, alma mía, a Jehová,
    Y bendiga todo mi ser su santo nombre.

Bendice, alma mía, a Jehová,
Y no olvides ninguno de sus beneficios.

El es quien perdona todas tus iniquidades,
El que sana todas tus dolencias;

El que rescata del hoyo tu vida,
El que te corona de favores y misericordias;

El que sacia de bien tu boca
De modo que te rejuvenezcas como el águila.

Jehová es el que hace justicia
Y derecho a todos los que padecen violencia.

Sus caminos notificó a Moisés,
Y a los hijos de Israel sus obras.

Misericordioso y clemente es Jehová;(A)
Lento para la ira, y grande en misericordia.

No contenderá para siempre,
Ni para siempre guardará el enojo.

10 No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades,
Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.

11 Porque como la altura de los cielos sobre la tierra,
Engrandeció su misericordia sobre los que le temen.

12 Cuanto está lejos el oriente del occidente,
Hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones.

13 Como el padre se compadece de los hijos,
Se compadece Jehová de los que le temen.

14 Porque él conoce nuestra condición;
Se acuerda de que somos polvo.

15 El hombre, como la hierba son sus días;
Florece como la flor del campo,

16 Que pasó el viento por ella, y pereció,
Y su lugar no la conocerá más.

17 Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen,
Y su justicia sobre los hijos de los hijos;

18 Sobre los que guardan su pacto,
Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.

19 Jehová estableció en los cielos su trono,
Y su reino domina sobre todos.

20 Bendecid a Jehová, vosotros sus ángeles,
Poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra,
Obedeciendo a la voz de su precepto.

21 Bendecid a Jehová, vosotros todos sus ejércitos,
Ministros suyos, que hacéis su voluntad.

22 Bendecid a Jehová, vosotras todas sus obras,
En todos los lugares de su señorío.
Bendice, alma mía, a Jehová.