LIBRO I(A)

Dichoso el hombre
    que no sigue el consejo de los malvados,
    ni se detiene en la senda de los pecadores
    ni cultiva la amistad de los blasfemos,
sino que en la ley del Señor se deleita,
    y día y noche medita en ella.
Es como el árbol
    plantado a la orilla de un río
que, cuando llega su tiempo, da fruto
    y sus hojas jamás se marchitan.
    ¡Todo cuanto hace prospera!

En cambio, los malvados
    son como paja arrastrada por el viento.
Por eso no se sostendrán los malvados en el juicio,
    ni los pecadores en la asamblea de los justos.

Porque el Señor cuida el camino de los justos,
    mas la senda de los malos lleva a la perdición.

LIBRO PRIMERO

Contraste entre el justo y los impíos

¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda(A) en el consejo de los impíos(B),
ni se detiene en el camino de los pecadores(C),
ni se sienta en la silla de los escarnecedores(D),
sino que en la ley del Señor está su deleite(E),
y en su ley medita de día(F) y de noche(G)!
Será como árbol firmemente plantado junto a corrientes[a] de agua(H),
que da su fruto a su tiempo,
y su hoja[b] no se marchita;
en todo lo que hace, prospera[c](I).

No así los impíos,
que son como paja que se lleva el viento(J).
Por tanto, no se sostendrán[d] los impíos(K) en el juicio(L),
ni los pecadores en la congregación de los justos(M).
Porque el Señor conoce[e] el camino de los justos(N),
mas el camino de los impíos perecerá(O).

Footnotes

  1. Salmos 1:3 O, canales
  2. Salmos 1:3 O, follaje
  3. Salmos 1:3 O, y todo lo que hace prospera
  4. Salmos 1:5 O, se levantarán
  5. Salmos 1:6 O, aprueba

LIBRO PRIMERO

Contraste entre el justo y los impíos

¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda(A) en el consejo de los impíos(B),
Ni se detiene en el camino de los pecadores(C),
Ni se sienta en la silla de los escarnecedores(D),
Sino que en la ley del Señor está su deleite(E),
Y en Su ley medita de día(F) y de noche(G)!
Será como árbol plantado junto a corrientes de agua(H),
Que da su fruto a su tiempo
Y su hoja no se marchita;
En todo lo que hace, prospera(I).

No así los impíos,
Que son como paja que se lleva el viento(J).
Por tanto, no se sostendrán los impíos(K) en el juicio(L),
Ni los pecadores en la congregación de los justos(M).
Porque el Señor conoce el camino de los justos(N),
Pero el camino de los impíos perecerá(O).

El justo y los pecadores

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,
    Ni estuvo en camino de pecadores,
    Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;

Sino que en la ley de Jehová está su delicia,
Y en su ley medita de día y de noche.

Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,(A)
Que da su fruto en su tiempo,
Y su hoja no cae;
Y todo lo que hace, prosperará.

No así los malos,
Que son como el tamo que arrebata el viento.

Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,
Ni los pecadores en la congregación de los justos.

Porque Jehová conoce el camino de los justos;
Mas la senda de los malos perecerá.

(A)Al director musical. Salmo de David.

31 En ti, Señor, busco refugio;
    jamás permitas que me avergüencen;
    en tu justicia, líbrame.
Inclina a mí tu oído,
    y acude pronto a socorrerme.
Sé tú mi roca protectora,
    la fortaleza de mi salvación.
Guíame, pues eres mi roca y mi fortaleza,
    dirígeme por amor a tu nombre.
Líbrame de la trampa que me han tendido,
    porque tú eres mi refugio.
En tus manos encomiendo mi espíritu;
    líbrame, Señor, Dios de la verdad.

Odio a los que veneran ídolos vanos;
    yo, por mi parte, confío en ti, Señor.
Me alegro y me regocijo en tu amor,
    porque tú has visto mi aflicción
    y conoces las angustias de mi alma.
No me entregaste al enemigo,
    sino que me pusiste en lugar espacioso.

Tenme compasión, Señor, que estoy angustiado;
    el dolor está acabando con mis ojos,
    con mi alma, ¡con mi cuerpo!
10 La vida se me va en angustias,
    y los años en lamentos;
la tristeza está acabando con mis fuerzas,
    y mis huesos se van debilitando.
11 Por causa de todos mis enemigos,
    soy el hazmerreír de mis vecinos;
soy un espanto para mis amigos;
    de mí huyen los que me encuentran en la calle.
12 Me han olvidado, como si hubiera muerto;
    soy como una vasija hecha pedazos.
13 Son muchos a los que oigo cuchichear:
    «Hay terror por todas partes».
Se han confabulado contra mí,
    y traman quitarme la vida.

14 Pero yo, Señor, en ti confío,
    y digo: «Tú eres mi Dios».
15 Mi vida entera está en tus manos;
    líbrame de mis enemigos y perseguidores.
16 Que irradie tu faz sobre tu siervo;
    por tu gran amor, sálvame.

17 Señor, no permitas que me avergüencen,
    porque a ti he clamado.
Que sean avergonzados los malvados,
    y acallados en el sepulcro.
18 Que sean silenciados sus labios mentirosos,
    porque hablan contra los justos
    con orgullo, desdén e insolencia.

19 Cuán grande es tu bondad,
    que atesoras para los que te temen,
y que a la vista de la gente derramas
    sobre los que en ti se refugian.
20 Al amparo de tu presencia los proteges
    de las intrigas humanas;
en tu morada los resguardas
    de las lenguas contenciosas.

21 Bendito sea el Señor,
    pues mostró su gran amor por mí
    cuando me hallaba en una ciudad sitiada.
22 En mi confusión llegué a decir:
    «¡He sido arrojado de tu presencia!»
Pero tú oíste mi voz suplicante
    cuando te pedí que me ayudaras.

23 Amen al Señor, todos sus fieles;
    él protege a los dignos de confianza,
    pero a los orgullosos les da su merecido.
24 Cobren ánimo y ármense de valor,
    todos los que en el Señor esperan.

Salmo de súplica y alabanza

Para el director del coro. Salmo de David.

31 (A)En ti, oh Señor, me refugio;
jamás sea yo avergonzado(B);
líbrame en tu justicia(C).
Inclina a mí tu oído, rescátame pronto(D);
sé para mí roca fuerte[a](E),
fortaleza para salvarme.
Porque tú eres mi roca[b] y mi fortaleza(F),
y por amor de tu nombre me conducirás y me guiarás(G).
Me sacarás de la red que en secreto me han tendido(H);
porque tú eres mi refugio[c](I).
En tu mano encomiendo mi espíritu(J);
tú me has redimido(K), oh Señor, Dios de verdad[d](L).

Aborrezco[e] a los que confían en ídolos vanos[f](M);
mas yo confío en el Señor(N).
Me gozaré y me alegraré en tu misericordia(O),
porque tú has visto mi aflicción(P);
has conocido las angustias de mi alma,
y no me has entregado en manos del enemigo(Q);
tú has puesto mis pies en lugar espacioso.

Ten piedad de mí, oh Señor, porque estoy en angustia(R);
se consumen de sufrir mis ojos(S), mi alma y mis entrañas(T).
10 Pues mi vida se gasta en tristeza(U),
y mis años en suspiros;
mis fuerzas se agotan a causa de mi iniquidad(V),
y se ha consumido mi cuerpo[g](W).
11 A causa de todos mis adversarios, he llegado a ser objeto de oprobio(X),
especialmente para mis vecinos(Y),
y causa de espanto para mis conocidos;
los que me ven en la calle huyen de mí.
12 Como un muerto soy olvidado, sin ser recordado[h](Z),
soy semejante a un vaso roto.
13 Porque he oído la calumnia[i] de muchos(AA),
el terror está por todas partes(AB);
mientras traman juntos contra mí(AC),
planean quitarme la vida(AD).

14 Pero yo, oh Señor, en ti confío;
digo: Tú eres mi Dios(AE).
15 En tu mano están mis años[j](AF);
líbrame de la mano de mis enemigos, y de los que me persiguen(AG).
16 Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo(AH);
sálvame en tu misericordia(AI).
17 Oh Señor, no sea yo avergonzado(AJ), porque a ti clamo;
sean avergonzados los impíos(AK); que desciendan en silencio al Seol[k](AL).
18 Enmudezcan los labios mentirosos(AM),
que arrogantes hablan contra el justo(AN)
con soberbia y desprecio(AO).

19 ¡Cuán grande es tu bondad(AP),
que has guardado para los que te temen,
que has obrado para los que en ti se refugian(AQ),
delante de los hijos de los hombres(AR)!
20 De las conspiraciones(AS) de los hombres tú los escondes en lo secreto de tu presencia(AT);
en un refugio[l] los pondrás a cubierto de los enredos[m] de las lenguas(AU).
21 Bendito sea el Señor(AV),
porque ha hecho maravillosa su misericordia para mí(AW) en ciudad asediada[n](AX).
22 Y yo alarmado[o], decía(AY):
¡Cortado soy de delante de tus ojos(AZ)!
Empero tú oíste la voz de mis súplicas
cuando a ti clamaba(BA).

23 ¡Amad al Señor, todos sus santos(BB)!
El Señor preserva a los fieles(BC),
y retribuye plenamente a los que obran con soberbia(BD).
24 Esforzaos, y aliéntese vuestro corazón(BE),
todos vosotros que esperáis en el[p] Señor.

Footnotes

  1. Salmos 31:2 O, roca de refugio
  2. Salmos 31:3 O, peñón
  3. Salmos 31:4 O, fortaleza
  4. Salmos 31:5 O, fidelidad
  5. Salmos 31:6 Algunas versiones antiguas dicen: Tú aborreces
  6. Salmos 31:6 O, vanidades huecas
  7. Salmos 31:10 O, mis huesos
  8. Salmos 31:12 Lit., del corazón
  9. Salmos 31:13 Lit., murmuración
  10. Salmos 31:15 Lit., tiempos
  11. Salmos 31:17 I.e., región de los muertos
  12. Salmos 31:20 O, pabellón
  13. Salmos 31:20 O, las contiendas
  14. Salmos 31:21 O, fortificada
  15. Salmos 31:22 O, Y en mi premura
  16. Salmos 31:24 O, esperáis al

Salmo de súplica y alabanza

Para el director del coro. Salmo de David.

31 (A)En Ti, oh Señor, me refugio;
Jamás sea yo avergonzado(B);
Líbrame en Tu justicia(C).
Inclina a mí Tu oído, rescátame pronto(D);
Sé para mí roca fuerte(E),
Fortaleza para salvarme.
Porque Tú eres mi roca y mi fortaleza(F),
Y por amor de Tu nombre me conducirás y me guiarás(G).
Me sacarás de la red que en secreto me han tendido(H);
Porque Tú eres mi refugio(I).
En Tu mano encomiendo mi espíritu(J);
Tú me has redimido(K), oh Señor, Dios de verdad(L).

Aborrezco a los que confían en ídolos vanos(M);
Pero yo confío en el Señor(N).
Me gozaré y me alegraré en Tu misericordia(O),
Porque Tú has visto mi aflicción(P);
Has conocido las angustias de mi alma,
Y no me has entregado en manos del enemigo(Q);
Tú has puesto mis pies en lugar espacioso.

Ten piedad de mí, oh Señor, porque estoy en angustia(R);
Se consumen de sufrir mis ojos(S), mi alma y mis entrañas(T).
10 Pues mi vida se gasta en tristeza(U)
Y mis años en suspiros;
Mis fuerzas se agotan a causa de mi iniquidad(V),
Y se ha consumido mi cuerpo(W).
11 A causa de todos mis adversarios, he llegado a ser objeto de oprobio(X),
Especialmente para mis vecinos(Y),
Y causa de espanto para mis conocidos;
Los que me ven en la calle huyen de mí.
12 Como un muerto soy olvidado, sin ser recordado(Z),
Soy semejante a un vaso roto.
13 Porque he oído la calumnia de muchos(AA),
El terror está por todas partes(AB);
Mientras traman juntos contra mí(AC),
Planean quitarme la vida(AD).

14 Pero yo, oh Señor, en Ti confío;
Digo: «Tú eres mi Dios(AE)».
15 En Tu mano están mis años(AF);
Líbrame de la mano de mis enemigos, y de los que me persiguen(AG).
16 Haz resplandecer Tu rostro sobre Tu siervo(AH);
Sálvame en Tu misericordia(AI).
17 Oh Señor, no sea yo avergonzado(AJ), porque a Ti clamo;
Sean avergonzados los impíos(AK); que desciendan en silencio al Seol(AL).
18 Enmudezcan los labios mentirosos(AM),
Porque hablan arrogantes contra el justo(AN)
Con soberbia y desprecio(AO).

19 ¡Cuán grande es Tu bondad(AP),
Que has reservado para los que te temen,
Que has manifestado para los que en Ti se refugian(AQ),
Delante de los hijos de los hombres(AR)!
20 De las conspiraciones(AS) de los hombres Tú los escondes en lo secreto de Tu presencia(AT);
En un refugio los pondrás a cubierto de los enredos de las lenguas(AU).
21 Bendito sea el Señor(AV),
Porque ha hecho maravillosa Su misericordia para mí(AW) en ciudad asediada(AX).
22 Y yo alarmado, decía(AY):
«¡Cortado soy de delante de Tus ojos(AZ)!».
Sin embargo, Tú oíste la voz de mis súplicas
Cuando a Ti clamaba(BA).

23 ¡Amen al Señor, todos Sus santos(BB)!
El Señor preserva a los fieles(BC),
Pero les da su merecido a los que obran con soberbia(BD).
24 Esfuércense, y aliéntese su corazón(BE),
Todos ustedes que esperan en el Señor.

Declaración de confianza

Al músico principal. Salmo de David.

31  En ti, oh Jehová, he confiado; no sea yo confundido jamás;
    Líbrame en tu justicia.

Inclina a mí tu oído, líbrame pronto;
Sé tú mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme.

Porque tú eres mi roca y mi castillo;
Por tu nombre me guiarás y me encaminarás.

Sácame de la red que han escondido para mí,
Pues tú eres mi refugio.

En tu mano encomiendo mi espíritu;(A)
Tú me has redimido, oh Jehová, Dios de verdad.

Aborrezco a los que esperan en vanidades ilusorias;
Mas yo en Jehová he esperado.

Me gozaré y alegraré en tu misericordia,
Porque has visto mi aflicción;
Has conocido mi alma en las angustias.

No me entregaste en mano del enemigo;
Pusiste mis pies en lugar espacioso.

Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy en angustia;
Se han consumido de tristeza mis ojos, mi alma también y mi cuerpo.

10 Porque mi vida se va gastando de dolor, y mis años de suspirar;
Se agotan mis fuerzas a causa de mi iniquidad, y mis huesos se han consumido.

11 De todos mis enemigos soy objeto de oprobio,
Y de mis vecinos mucho más, y el horror de mis conocidos;
Los que me ven fuera huyen de mí.

12 He sido olvidado de su corazón como un muerto;
He venido a ser como un vaso quebrado.

13 Porque oigo la calumnia de muchos;
El miedo me asalta por todas partes,
Mientras consultan juntos contra mí
E idean quitarme la vida.

14 Mas yo en ti confío, oh Jehová;
Digo: Tú eres mi Dios.

15 En tu mano están mis tiempos;
Líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores.

16 Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo;
Sálvame por tu misericordia.

17 No sea yo avergonzado, oh Jehová, ya que te he invocado;
Sean avergonzados los impíos, estén mudos en el Seol.

18 Enmudezcan los labios mentirosos,
Que hablan contra el justo cosas duras
Con soberbia y menosprecio.

19 !!Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen,
Que has mostrado a los que esperan en ti, delante de los hijos de los hombres!

20 En lo secreto de tu presencia los esconderás de la conspiración del hombre;
Los pondrás en un tabernáculo a cubierto de contención de lenguas.

21 Bendito sea Jehová,
Porque ha hecho maravillosa su misericordia para conmigo en ciudad fortificada.

22 Decía yo en mi premura: Cortado soy de delante de tus ojos;
Pero tú oíste la voz de mis ruegos cuando a ti clamaba.

23 Amad a Jehová, todos vosotros sus santos;
A los fieles guarda Jehová,
Y paga abundantemente al que procede con soberbia.

24 Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová,
Y tome aliento vuestro corazón.

Al director musical. Acompáñese con instrumentos de cuerda. De David.

61 Oh Dios, escucha mi clamor
    y atiende a mi oración.

Desde los confines de la tierra te invoco,
    pues mi corazón desfallece;
    llévame a una roca donde esté yo a salvo.
Porque tú eres mi refugio,
    mi baluarte contra el enemigo.

Anhelo habitar en tu casa para siempre
    y refugiarme debajo de tus alas. Selah
Tú, oh Dios, has aceptado mis votos
    y me has dado la heredad de quienes te honran.

Concédele al rey más años de vida;
    que sean sus días una eternidad.
Que reine siempre en tu presencia,
    y que tu amor y tu verdad lo protejan.
Así cantaré siempre salmos a tu nombre
    y cumpliré mis votos día tras día.

Confianza en la protección de Dios

Para el director del coro. Sobre instrumentos de cuerdas. Salmo de David.

61 Oye, oh Dios, mi clamor(A);
atiende a mi oración(B).
Desde los confines de la tierra te invoco(C), cuando mi corazón desmaya(D).
Condúceme a la roca(E) que es más alta que yo.
Porque tú has sido refugio para mí(F),
torre fuerte frente al enemigo(G).
Que more yo[a] en tu tienda para siempre(H);
y me abrigue en el refugio de tus alas(I). (Selah[b])

Porque tú, oh Dios, has escuchado mis votos(J);
me has dado la heredad[c] de los que temen tu nombre(K).
Tú añadirás días[d] a los días del rey(L);
sus años serán como muchas generaciones.
Él reinará[e] para siempre delante de Dios(M);
concédele misericordia y fidelidad[f] para que lo guarden(N).
Así cantaré alabanzas a tu nombre(O) para siempre,
cumpliendo mis votos(P) día tras día.

Footnotes

  1. Salmos 61:4 O, peregrine
  2. Salmos 61:4 Posiblemente, Pausa, Crescendo, o Interludio
  3. Salmos 61:5 O, herencia
  4. Salmos 61:6 O, prolongarás
  5. Salmos 61:7 O, se sentará
  6. Salmos 61:7 O, verdad

Confianza en la protección de Dios

Para el director del coro. Sobre instrumentos de cuerdas. Salmo de David.

61 Oye, oh Dios, mi clamor(A);
Atiende a mi oración(B).
Desde los confines de la tierra te invoco(C), cuando mi corazón desmaya(D).
Condúceme a la roca(E) que es más alta que yo.
Porque Tú has sido refugio para mí(F),
Torre fuerte frente al enemigo(G).
Que more yo en Tu tienda para siempre(H);
Y me abrigue bajo el refugio de Tus alas(I). (Selah)

Porque Tú, oh Dios, has escuchado mis votos(J);
me has dado la heredad de los que temen Tu nombre(K).
Tú añadirás días a los días del rey(L);
Sus años serán como muchas generaciones.
Él reinará para siempre delante de Dios(M);
Concédele misericordia y fidelidad[a] para que lo guarden(N).
Así cantaré alabanzas a Tu nombre(O) para siempre,
Cumpliendo mis votos(P) día tras día.

Footnotes

  1. Salmos 61:7 O verdad.

Confianza en la protección de Dios

Al músico principal; sobre Neginot. Salmo de David.

61  Oye, oh Dios, mi clamor;
    A mi oración atiende.

Desde el cabo de la tierra clamaré a ti, cuando mi corazón desmayare.
Llévame a la roca que es más alta que yo,

Porque tú has sido mi refugio,
Y torre fuerte delante del enemigo.

Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre;
Estaré seguro bajo la cubierta de tus alas. Selah

Porque tú, oh Dios, has oído mis votos;
Me has dado la heredad de los que temen tu nombre.

Días sobre días añadirás al rey;
Sus años serán como generación y generación.

Estará para siempre delante de Dios;
Prepara misericordia y verdad para que lo conserven.

Así cantaré tu nombre para siempre,
Pagando mis votos cada día.

91 El que habita al abrigo del Altísimo
    se acoge a la sombra del Todopoderoso.
Yo le digo al Señor: «Tú eres mi refugio,
    mi fortaleza, el Dios en quien confío».

Solo él puede librarte de las trampas del cazador
    y de mortíferas plagas,
pues te cubrirá con sus plumas
    y bajo sus alas hallarás refugio.
    ¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte!
No temerás el terror de la noche,
    ni la flecha que vuela de día,
ni la peste que acecha en las sombras
    ni la plaga que destruye a mediodía.
Podrán caer mil a tu izquierda,
    y diez mil a tu derecha,
    pero a ti no te afectará.
No tendrás más que abrir bien los ojos,
    para ver a los impíos recibir su merecido.

Ya que has puesto al Señor por tu[a] refugio,
    al Altísimo por tu protección,
10 ningún mal habrá de sobrevenirte,
    ninguna calamidad llegará a tu hogar.
11 Porque él ordenará que sus ángeles
    te cuiden en todos tus caminos.
12 Con sus propias manos te levantarán
    para que no tropieces con piedra alguna.
13 Aplastarás al león y a la víbora;
    ¡hollarás fieras y serpientes!

14 «Yo lo libraré, porque él se acoge a mí;
    lo protegeré, porque reconoce mi nombre.
15 Él me invocará, y yo le responderé;
    estaré con él en momentos de angustia;
    lo libraré y lo llenaré de honores.
16 Lo colmaré con muchos años de vida
    y le haré gozar de mi salvación».

Footnotes

  1. 91:9 tu. Lit. mi.

Seguridad del que confía en el Señor

91 El que habita al abrigo del Altísimo(A)
morará a la sombra del Omnipotente[a](B).
Diré yo al Señor: Refugio mío(C) y fortaleza mía(D),
mi Dios, en quien confío(E).
Porque Él te libra del lazo del cazador(F)
y de la pestilencia mortal(G).
Con sus plumas te cubre(H),
y bajo sus alas hallas refugio(I);
escudo y baluarte(J) es su fidelidad[b](K).

No temerás(L) el terror de la noche(M),
ni la flecha que vuela de día(N),
ni la pestilencia(O) que anda en tinieblas,
ni la destrucción(P) que hace estragos en medio del día.
Aunque caigan mil a tu lado
y diez mil a tu diestra,
a ti no se acercará(Q).
Con[c] tus ojos mirarás
y verás la paga de los impíos(R).
Porque has puesto al Señor, que es mi refugio[d](S),
al Altísimo, por tu habitación(T).
10 No te sucederá ningún mal(U),
ni plaga se acercará a tu morada[e].

11 Pues Él dará órdenes a sus ángeles acerca de ti(V),
para que te guarden en todos tus caminos.
12 En sus manos[f] te llevarán,
para que tu pie no tropiece en piedra(W).
13 Sobre el león y la cobra[g] pisarás(X);
hollarás al cachorro de león y a la serpiente[h].

14 Porque en mí ha puesto su amor(Y), yo entonces lo libraré;
lo exaltaré(Z), porque ha conocido mi nombre(AA).
15 Me invocará(AB), y le responderé;
yo estaré con él en la angustia;
lo rescataré y lo honraré(AC);
16 lo saciaré de larga vida[i](AD),
y le haré ver[j] mi salvación(AE).

Footnotes

  1. Salmos 91:1 Heb., Shaddai
  2. Salmos 91:4 O, verdad
  3. Salmos 91:8 Lit., solo con
  4. Salmos 91:9 O, Porque tú, oh Señor, eres mi refugio; tú has puesto
  5. Salmos 91:10 Lit., tienda
  6. Salmos 91:12 Lit., palmas
  7. Salmos 91:13 O, el áspid
  8. Salmos 91:13 O, al dragón
  9. Salmos 91:16 Lit., con largura de días
  10. Salmos 91:16 O, haré que se deleite en

Seguridad del que confía en el Señor

91 El que habita al amparo del Altísimo[a](A)
Morará a la sombra del Omnipotente(B).
Diré yo al Señor: «Refugio mío(C) y fortaleza mía(D),
Mi Dios, en quien confío(E)».
Porque Él te libra del lazo del cazador(F)
Y de la pestilencia mortal(G).
Con Sus plumas te cubre(H),
Y bajo Sus alas hallas refugio(I);
Escudo y baluarte(J) es Su fidelidad[b](K).

No temerás(L) el terror de la noche(M),
Ni la flecha que vuela de día(N),
Ni la pestilencia(O) que anda en tinieblas,
Ni la destrucción(P) que hace estragos en medio del día.
Aunque caigan mil a tu lado
Y diez mil a tu diestra,
A ti no se acercará(Q).
Con tus ojos mirarás
Y verás la paga de los impíos(R).
Porque has puesto al Señor, que es mi refugio(S),
Al Altísimo, por tu habitación(T).
10 No te sucederá ningún mal(U),
Ni plaga se acercará a tu morada.

11 Pues Él dará órdenes a Sus ángeles acerca de ti(V),
Para que te guarden en todos tus caminos.
12 En sus manos te llevarán,
Para que tu pie no tropiece en piedra(W).
13 Sobre el león y la cobra pisarás(X);
Pisotearás al cachorro de león y a la serpiente.

14 «Porque en Mí ha puesto su amor(Y), Yo entonces lo libraré;
Lo exaltaré(Z), porque ha conocido Mi nombre(AA).
15 Me invocará(AB), y le responderé;
Yo estaré con él en la angustia;
Lo rescataré y lo honraré(AC);
16 Lo saciaré de larga vida(AD),
Y le haré ver Mi salvación(AE)».

Footnotes

  1. Salmos 91:1 Heb. Shaddai.
  2. Salmos 91:4 O verdad.

Morando bajo la sombra del Omnipotente

91  El que habita al abrigo del Altísimo
    Morará bajo la sombra del Omnipotente.

Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;
Mi Dios, en quien confiaré.

El te librará del lazo del cazador,
De la peste destructora.

Con sus plumas te cubrirá,
Y debajo de sus alas estarás seguro;
Escudo y adarga es su verdad.

No temerás el terror nocturno,
Ni saeta que vuele de día,

Ni pestilencia que ande en oscuridad,
Ni mortandad que en medio del día destruya.

Caerán a tu lado mil,
Y diez mil a tu diestra;
Mas a ti no llegará.

Ciertamente con tus ojos mirarás
Y verás la recompensa de los impíos.

Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,
Al Altísimo por tu habitación,

10 No te sobrevendrá mal,
Ni plaga tocará tu morada.

11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,(A)
Que te guarden en todos tus caminos.

12 En las manos te llevarán,
Para que tu pie no tropiece en piedra.(B)

13 Sobre el león y el áspid pisarás;
Hollarás al cachorro del león y al dragón.(C)

14 Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré;
Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.

15 Me invocará, y yo le responderé;
Con él estaré yo en la angustia;
Lo libraré y le glorificaré.

16 Lo saciaré de larga vida,
Y le mostraré mi salvación.