Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu. La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz. La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo. Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios.

Read full chapter

Porque los que siguen los pasos de la carne fijan su atención en lo que es de la carne, pero los que son del Espíritu, la fijan en lo que es del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Las intenciones de la carne llevan a la enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; además, los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

Read full chapter

Porque los que viven[a] conforme a la carne(A), ponen la mente en las cosas de la carne, pero los que viven conforme al Espíritu, en las cosas del Espíritu(B). Porque la mente puesta en la carne es muerte, pero la mente puesta en el Espíritu es vida y paz(C); ya que la mente puesta en la carne es enemiga de Dios(D), porque no se sujeta a la ley de Dios, pues ni siquiera puede hacerlo, y los que están en la carne(E) no pueden agradar a Dios.

Read full chapter

Footnotes

  1. Romanos 8:5 Lit., son

«Porque mis pensamientos no son los de ustedes,
ni sus caminos son los míos
            —afirma el Señor—.
Mis caminos y mis pensamientos
    son más altos que los de ustedes;
    ¡más altos que los cielos sobre la tierra!

Read full chapter

El Señor ha dicho:

«Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, ni son sus caminos mis caminos. Así como los cielos son más altos que la tierra, también mis caminos y mis pensamientos son más altos que los caminos y pensamientos de ustedes.

Read full chapter

Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos(A),
ni vuestros caminos mis caminos(B) —declara el Señor.
Porque como los cielos son más altos que la tierra(C),
así mis caminos son más altos que vuestros caminos,
y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.

Read full chapter

Todo el día extendí mis manos
    hacia un pueblo rebelde,
que va por mal camino,
    siguiendo sus propias ideas.

Read full chapter

Todo el día tendí mis manos hacia un pueblo rebelde,(A) un pueblo que va por mal camino y en pos de sus pensamientos;

Read full chapter

Extendí mis manos todo el día hacia un pueblo rebelde(A),
que anda por el camino que no es bueno, en pos de sus pensamientos(B);

Read full chapter