Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu. La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz. La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo.

Read full chapter

Porque los que siguen los pasos de la carne fijan su atención en lo que es de la carne, pero los que son del Espíritu, la fijan en lo que es del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Las intenciones de la carne llevan a la enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;

Read full chapter

Porque los que viven[a] conforme a la carne(A), ponen la mente en las cosas de la carne, pero los que viven conforme al Espíritu, en las cosas del Espíritu(B). Porque la mente puesta en la carne es muerte, pero la mente puesta en el Espíritu es vida y paz(C); ya que la mente puesta en la carne es enemiga de Dios(D), porque no se sujeta a la ley de Dios, pues ni siquiera puede hacerlo,

Read full chapter

Footnotes

  1. Romanos 8:5 Lit., son