En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores,[a] para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana,

Read full chapter

Footnotes

  1. 8:3 en condición semejante … pecadores. Lit. en semejanza de carne de pecado.

Porque Dios ha hecho lo que para la ley era imposible hacer, debido a que era débil por su naturaleza pecaminosa: por causa del pecado envió a su Hijo en una condición semejante a la del hombre pecador, y de esa manera condenó al pecado en la carne,

Read full chapter

Pues lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne(A), Dios lo hizo(B): enviando a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y como ofrenda por el pecado, condenó al pecado en la carne(C),

Read full chapter