Salmo de David.

110 Así dijo el Señor a mi Señor:
    «Siéntate a mi derecha
hasta que ponga a tus enemigos
    por estrado de tus pies».

¡Que el Señor extienda desde Sión
    el poder de tu cetro!
    ¡Domina tú en medio de tus enemigos!
Tus tropas estarán dispuestas
    el día de la batalla,
    ordenadas en santa majestad.
De las entrañas de la aurora
    recibirás el rocío de tu juventud.

El Señor ha jurado
    y no cambiará de parecer:
«Tú eres sacerdote para siempre,
    según el orden de Melquisedec».

El Señor está a tu mano derecha;
    aplastará a los reyes en el día de su ira.
Juzgará a las naciones y amontonará cadáveres;
    aplastará cabezas en toda la tierra.

Beberá de un arroyo junto al camino,
    y por lo tanto cobrará nuevas fuerzas.[a]

Footnotes

  1. 110:7 cobrará nuevas fuerzas. Lit. levantará la cabeza.

El ungido del Señor

Salmo de David.

110 Palabra del Señor a mi señor:

«Siéntate a mi derecha,
hasta que yo ponga a tus enemigos
por estrado de tus pies.»(A)

Desde Sión el Señor extenderá tu cetro real,
para que domines a todos tus enemigos.
En el día de tu victoria
tu ejército se te entregará por completo,
sobre los montes santos.
Al despertar la aurora,
tu juventud se fortalecerá con el rocío.

El Señor lo ha prometido,
y no va a cambiar de parecer:
«Tú eres sacerdote para siempre,
según el orden de Melquisedec.»(B)

El Señor está a tu derecha.
En el día de su ira, derrotará reyes,
dictará sentencia entre las naciones,
y causará una gran mortandad
al doblegar a los poderosos de otras naciones.
En el camino, beberás agua de un arroyo,
y con eso recobrarás las fuerzas.

El Señor da autoridad al Rey

Salmo de David.

110 Dice el Señor a mi Señor(A):
Siéntate a mi diestra(B),
hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies(C).
El Señor extenderá desde Sión tu poderoso cetro(D), diciendo:
Domina en medio de tus enemigos(E).
Tu pueblo se ofrecerá voluntariamente[a](F) en el día de tu poder[b];
en el esplendor de la santidad[c](G), desde el seno de la aurora;
tu juventud es para ti como el rocío[d](H).

El Señor ha jurado(I) y no se retractará[e](J):
Tú eres sacerdote para siempre
según el orden de Melquisedec(K).
El Señor está a tu diestra(L);
quebrantará[f] reyes(M) en el día de su ira(N).
Juzgará entre las naciones(O),
las llenará[g] de cadáveres(P),
quebrantará[h] cabezas[i] sobre la ancha tierra(Q).
Beberá del arroyo en el camino(R);
por tanto Él levantará la cabeza(S).

Footnotes

  1. Salmos 110:3 Lit., será ofrendas voluntarias
  2. Salmos 110:3 O, ejército
  3. Salmos 110:3 O, en vestidura santa
  4. Salmos 110:3 O, el rocío de tu juventud es tuyo
  5. Salmos 110:4 Lit., no lo sentirá
  6. Salmos 110:5 O, ha quebrantado
  7. Salmos 110:6 O, ha llenado
  8. Salmos 110:6 O, ha quebrantado
  9. Salmos 110:6 Lit., cabeza