Advertencia contra la mujer adúltera

Hijo mío, pon en práctica[a] mis palabras
    y atesora mis mandamientos.
Cumple con mis mandatos, y vivirás;
    cuida mis enseñanzas como a la niña de tus ojos.
Llévalos atados en los dedos;
    anótalos en la tablilla de tu corazón.
Di a la sabiduría: «Tú eres mi hermana»,
    y a la inteligencia: «Eres de mi sangre».
Ellas te librarán de la mujer ajena,
    de la adúltera y de sus palabras seductoras.

Desde la ventana de mi casa
    miré a través de la celosía.
Me puse a ver a los inexpertos,
    y entre los jóvenes observé
    a uno de ellos falto de juicio.[b]
Cruzó la calle, llegó a la esquina,
    y se encaminó hacia la casa de esa mujer.
Caía la tarde. Llegaba el día a su fin.
    Avanzaban las sombras de la noche.

10 De pronto la mujer salió a su encuentro,
    con toda la apariencia de una prostituta
    y con solapadas intenciones.
11 (Como es escandalosa y descarada,
    nunca hallan sus pies reposo en su casa.
12 Unas veces por las calles, otras veces por las plazas,
    siempre está al acecho en cada esquina).
13 Se prendió de su cuello, lo besó,
    y con todo descaro le dijo:

14 «Tengo en mi casa sacrificios de comunión,
    pues hoy he cumplido mis votos.
15 Por eso he venido a tu encuentro;
    te buscaba, ¡y ya te he encontrado!
16 Sobre la cama he tendido
    multicolores linos egipcios.
17 He perfumado mi lecho
    con aroma de mirra, áloe y canela.
18 Ven, bebamos hasta el fondo la copa del amor;
    ¡disfrutemos del amor hasta el amanecer!
19 Mi esposo no está en casa,
    pues ha emprendido un largo viaje.
20 Se ha llevado consigo la bolsa del dinero,
    y no regresará hasta el día de luna llena».

21 Con palabras persuasivas lo convenció;
    con lisonjas de sus labios lo sedujo.
22 Y él en seguida fue tras ella,
    como el buey que va camino al matadero;
como el ciervo[c] que cae en la trampa,[d]
23     hasta que una flecha le abre las entrañas;
como el ave que se lanza contra la red,
    sin saber que en ello le va la vida.

24 Así que, hijo mío, escúchame;
    presta[e] atención a mis palabras.
25 No desvíes tu corazón hacia sus sendas,
    ni te extravíes por sus caminos,
26 pues muchos han muerto por su causa;
    sus víctimas han sido innumerables.
27 Su casa lleva derecho al sepulcro;
    ¡conduce al reino de la muerte!

Footnotes

  1. 7:1 pon en práctica. Lit. guarda.
  2. 7:7 falto de juicio. Lit. falto de corazón.
  3. 7:22 ciervo (Siríaca; véase también LXX); necio (TM).
  4. 7:22 Texto de difícil traducción.
  5. 7:24 hijo mío, escúchame; presta. Lit. hijos míos, escúchenme; presten.

Artimañas de la mujer ajena

Hijo mío, obedece mis palabras,
y guarda como un tesoro mis mandamientos.
Obedece mis mandamientos y enseñanzas;
cuídalos como las niñas de tus ojos, y vivirás.
Átalos alrededor de tus dedos;
anótalos en la pizarra de tu corazón.
Dile a la sabiduría: «¡Hermana mía!»
Declárate pariente de la inteligencia.
Ellas te protegerán de la mujer ajena,
de esa extraña de melosas palabras.

Un día estaba yo en la ventana de mi casa,
y miraba a través de la celosía.
Observaba yo a los jóvenes incautos,
y me llamó la atención uno de ellos,
claramente falto de entendimiento,
que cruzó la calle, dobló la esquina,
y se dirigió a la casa de esa mujer.
Era tarde, y comenzaba a oscurecer;
las sombras de la noche comenzaban a caer.

10 De pronto, esa mujer salió a su encuentro,
vestida como ramera y con claras intenciones:
11 Era provocativa y desafiante,
de esas que no pueden poner un pie en su casa.
12 Unas veces en la calle, otras veces en las plazas,
y en constante acecho en las esquinas.
13 Se prendió de él, le dio un beso,
y descaradamente le propuso:

14 «Yo había prometido sacrificios de paz,
y hoy he cumplido con mis votos.
15 ¡Por eso he salido a tu encuentro!
¡Ansiaba verte, y he dado contigo!
16 Mi lecho lo he cubierto con finas colchas,
colchas recamadas con hilo egipcio.
17 Mi alcoba la he perfumado
Con mirra, áloes y canela.
18 ¡Ven, embriaguémonos de amores!
¡Gocemos del amor hasta el amanecer!
19 Mi marido no está en casa,
pues salió para hacer un largo viaje.
20 Se llevó la bolsa de dinero,
y no volverá hasta el día señalado.»

21 La mujer lo venció con sus muchas lisonjas;
lo persuadió con sus labios zalameros,
22 y el joven se fue enseguida tras ella,
como el buey que va al degolladero;
como el necio que preso avanza al castigo,
23 hasta que una flecha le parte el corazón;
como el ave que vuela presurosa hacia la red,
sin saber que eso le costará la vida.

24 Hijos, por favor, ¡escúchenme!
¡Presten atención a mis declaraciones!
25 No inclines tu corazón hacia sus caminos;
no pierdas el rumbo por sus atajos.
26 Por su culpa, muchos han caído heridos;
aun los más fuertes han muerto por causa de ella.
27 Su casa va camino al sepulcro,
y desciende a las mansiones de la muerte.

Artimañas de la ramera

Hijo mío, guarda mis palabras,
y atesora mis mandamientos contigo(A).
Guarda mis mandamientos y vivirás(B),
y mi enseñanza[a] como la niña de tus ojos(C).
Atalos a tus dedos(D),
escríbelos en la tabla de tu corazón(E).
Di a la sabiduría: Tú eres mi hermana,
y llama a la inteligencia tu mejor amiga,
para que te guarden de la mujer extraña,
de la desconocida[b] que lisonjea[c] con sus palabras.

Porque desde la ventana de mi casa
miraba por la celosía(F),
y vi entre los simples(G),
distinguí entre los muchachos[d]
a un joven falto de juicio[e](H),
pasando por la calle cerca de su[f] esquina(I);
iba[g] camino de su[h] casa(J),
al atardecer, al anochecer[i](K),
en medio[j] de la noche y la oscuridad.
10 Y he aquí, una mujer le sale al encuentro,
vestida como ramera y astuta de corazón(L).
11 Es alborotadora(M) y rebelde,
sus pies no permanecen en casa(N);
12 está ya en las calles, ya en las plazas(O),
y acecha(P) por todas las esquinas.
13 Y lo agarra y lo besa,
y descarada[k](Q) le dice:
14 Tenía que ofrecer ofrendas de paz[l](R),
y hoy he cumplido mis votos(S);
15 por eso he salido a encontrarte,
buscando tu rostro con ansiedad, y te he hallado.
16 He tendido mi lecho con colchas(T),
con linos de Egipto en colores(U);
17 he rociado mi cama
con mirra, áloes(V) y canela(W).
18 Ven, embriaguémonos de amor hasta la mañana,
deleitémonos con caricias.
19 Porque mi[m] marido no está en casa,
se ha ido a un largo viaje;
20 se ha llevado en la mano la bolsa del dinero(X),
volverá a casa para la luna llena.
21 Con sus palabras persuasivas lo atrae,
lo seduce con sus labios lisonjeros[n](Y).
22 Al instante la sigue,
como va el buey al matadero,
o como uno en grillos al castigo de un necio[o],
23 hasta que una flecha le traspasa el hígado;
como el ave que se precipita en la trampa(Z),
y no sabe que esto le costará la vida.

24 Ahora pues, hijos míos, escuchadme,
y prestad atención a las palabras de mi boca(AA).
25 No se desvíe tu corazón hacia sus caminos,
no te extravíes en sus sendas(AB).
26 Porque muchas son las víctimas[p] derribadas por ella,
y numerosos los que ha matado(AC).
27 Su casa es el camino al Seol,
que desciende a las cámaras de la muerte(AD).

Footnotes

  1. Proverbios 7:2 O, ley
  2. Proverbios 7:5 O, extranjera
  3. Proverbios 7:5 Lit., es suave
  4. Proverbios 7:7 Lit., hijos
  5. Proverbios 7:7 Lit., corazón
  6. Proverbios 7:8 I.e., de ella
  7. Proverbios 7:8 Lit., da pasos
  8. Proverbios 7:8 I.e., de ella
  9. Proverbios 7:9 Lit., al anochecer del día
  10. Proverbios 7:9 Lit., la pupila (del ojo)
  11. Proverbios 7:13 Lit., ella pone cara atrevida y
  12. Proverbios 7:14 Lit., Sacrificios de ofrendas de paz están conmigo
  13. Proverbios 7:19 Lit., el
  14. Proverbios 7:21 Lit., suaves
  15. Proverbios 7:22 Otra posible lectura es: como un ciervo entra en una trampa; así dicen algunas versiones antiguas
  16. Proverbios 7:26 Lit., los asesinados