Dichos de Agur

30 Dichos de Agur hijo de Jaqué. Oráculo.[a] Palabras de este varón:

«Cansado estoy, oh Dios;
    cansado estoy, oh Dios, y débil.[b]

»Soy el más ignorante de todos los hombres;
    no hay en mí discernimiento humano.
No he adquirido sabiduría,
    ni tengo conocimiento del Dios santo.

»¿Quién ha subido a los cielos
    y descendido de ellos?
¿Quién puede atrapar el viento en su puño
    o envolver el mar en su manto?
¿Quién ha establecido los límites de la tierra?
    ¿Quién conoce su nombre o el de su hijo?

»Toda palabra de Dios es digna de crédito;
    Dios protege a los que en él buscan refugio.
No añadas nada a sus palabras,
    no sea que te reprenda
    y te exponga como a un mentiroso.

»Solo dos cosas te pido, Señor;
    no me las niegues antes de que muera:
Aleja de mí la falsedad y la mentira;
    no me des pobreza ni riquezas,
    sino solo el pan de cada día.
Porque teniendo mucho, podría desconocerte
    y decir: “¿Y quién es el Señor?”
Y teniendo poco, podría llegar a robar
    y deshonrar así el nombre de mi Dios.

10 »No ofendas al esclavo delante de su amo,
    pues podría maldecirte y sufrirías las consecuencias.

11 »Hay quienes maldicen a su padre
    y no bendicen a su madre.
12 Hay quienes se creen muy puros,
    pero no se han purificado de su impureza.
13 Hay quienes se creen muy importantes,
    y a todos miran con desdén.
14 Hay quienes tienen espadas por dientes
    y cuchillos por mandíbulas;
para devorar a los pobres de la tierra
    y a los menesterosos de este mundo.

15 »La sanguijuela tiene dos hijas
    que solo dicen: “Dame, dame”.

»Tres cosas hay que nunca se sacian,
    y una cuarta que nunca dice “¡Basta!”:
16 el sepulcro, el vientre estéril,
    la tierra, que nunca se sacia de agua,
    y el fuego, que no se cansa de consumir.

17 »Al que mira con desdén a su padre,
    y rehúsa obedecer a su madre,
que los cuervos del valle le saquen los ojos
    y que se lo coman vivo los buitres.

18 »Tres cosas hay que me causan asombro,
    y una cuarta que no alcanzo a comprender:
19 el rastro del águila en el cielo,
    el rastro de la serpiente en la roca,
el rastro del barco en alta mar,
    y el rastro del hombre en la mujer.

20 »Así procede la adúltera:
    come, se limpia la boca,
    y afirma: “Nada malo he cometido”.

21 »Tres cosas hacen temblar la tierra,
    y una cuarta la hace estremecer:
22 el siervo que llega a ser rey,
    el necio al que le sobra comida,
23 la mujer rechazada que llega a casarse,
    y la criada que suplanta a su señora.

24 »Cuatro cosas hay pequeñas en el mundo,
    pero que son más sabias que los sabios:
25 las hormigas, animalitos de escasas fuerzas,
    pero que almacenan su comida en el verano;
26 los tejones, animalitos de poca monta,
    pero que construyen su casa entre las rocas;
27 las langostas, que no tienen rey,
    pero que avanzan en formación perfecta;
28 las lagartijas, que se atrapan con la mano,
    pero que habitan hasta en los palacios.

29 »Tres cosas hay que caminan con garbo,
    y una cuarta de paso imponente:
30 el león, poderoso entre las bestias,
    que no retrocede ante nada;
31 el gallo engreído,[c] el macho cabrío,
    y el rey al frente de su ejército.[d]

32 »Si como un necio te has engreído,
    o si algo maquinas, ponte a pensar[e]
33 que batiendo la leche se obtiene mantequilla,
    que sonándose fuerte sangra la nariz,
    y que provocando la ira se acaba peleando».

Footnotes

  1. 30:1 hijo de Jaqué. Oráculo. Alt. hijo de Jaqué de Masa.
  2. 30:1 Cansado … y débil. Alt. A Itiel, a Itiel y a Ucal.
  3. 30:31 el gallo engreído. Lit. el apretado de hombros.
  4. 30:31 el rey … ejército. Alt. el rey contra quien su pueblo no se subleva.
  5. 30:32 ponte a pensar. Lit. mano a la boca.

Las palabras de Agur

30 Palabras proféticas de Agur, hijo de Jaqué, dirigidas a Itiel, a Itiel y a Ucal.

¡No hay nadie más ignorante que yo!
¡No hay en mí raciocinio humano!
No tengo estudios ni sabiduría;
¡no tengo conocimiento alguno del Dios santo!
¿Quién puede subir al cielo, y bajar de allí?
¿Quién puede retener al viento entre sus puños?
¿Quién puede retener el mar en un paño?
¿Quién estableció los límites de la tierra?
¿Sabes su nombre, y el nombre de su hijo?

Las palabras de Dios son todas puras;
Dios es el escudo de quienes en él confían.
No añadas a sus palabras, y él no te reprenderá,
y tampoco resultarás un mentiroso.

Solamente dos cosas te he pedido;
¡concédemelas antes de que muera!
Aparta de mí la vanidad y la mentira,
y no me des pobreza ni riquezas.
Dame sólo el pan necesario,
no sea que, una vez satisfecho,
te niegue y diga: «¿Y quién es el Señor?»
O que, por ser pobre, llegue yo a robar
y ofenda el nombre de mi Dios.

10 No acuses al siervo ante su amo,
no sea que te maldiga y sufras el castigo.

11 Hay algunos que maldicen a su padre
y no bendicen a su madre.
12 Hay algunos que se creen muy puros,
aunque no se han purificado de su inmundicia.
13 Hay algunos que miran con altanería
y mantienen en alto la mirada.
14 Hay algunos cuyos dientes parecen espadas
y cuyas muelas parecen cuchillos,
¡dispuestos a devorar a los pobres de la tierra,
a la gente menesterosa de este mundo!

15 La sanguijuela tiene dos hijas
que no saben más que pedir.

Tres cosas hay que nunca se sacian,
y aun la cuarta nunca está satisfecha:
16 El sepulcro, la matriz estéril,
la tierra seca, que demanda más agua,
y el fuego, que jamás deja de arder.

17 A quien mira con desprecio a su padre
y tiene en poco la enseñanza de la madre,
¡que los cuervos del valle le saquen los ojos!,
¡que los aguiluchos se lo coman vivo!

18 Hay tres cosas que me son incomprensibles,
y aun la cuarta no la alcanzo a comprender:
19 el rastro del águila en el aire,
el rastro de la serpiente sobre las rocas,
el rastro del barco al surcar el mar,
y el rastro del hombre en la doncella.

20 La mujer adúltera se porta así:
Come, se limpia la boca,
y afirma: «No he hecho nada malo.»

21 Hay tres cosas que sacuden a la tierra,
y una cuarta que no puede tolerar:
22 el siervo que llega a ser rey,
el necio que se harta de pan,
23 la solterona que llega a casarse,
y la criada que suplanta a su ama.

24 Hay cuatro cosas muy pequeñas en la tierra,
pero que son más sabias que los sabios:
25 Las hormigas, ejército nada fuerte,
pero que en el verano almacena su comida;
26 los damanes, ejército sin recursos,
pero que ponen su casa en la roca;
27 las langostas, que no tienen rey,
pero que avanzan en perfecta formación;
28 y la araña, que se puede atrapar con la mano,
pero que se halla en el palacio del rey.

29 Tres animales caminan con paso airoso,
y el cuarto se pavonea al andar:
30 El león, el más fuerte de los animales,
al que nada lo hace retroceder;
31 el pavo real, el macho cabrío,
Y el rey, a quien nadie resiste.

32 Si en tu necedad has querido enaltecerte,
o has hecho planes malvados, reflexiona:
33 Si bates la leche, obtienes mantequilla;
si te suenas fuerte la nariz, ésta te sangra;
y si provocas la ira de alguien, provocas un pleito.

Palabras de Agur

30 Palabras de Agur, hijo de Jaqué: el oráculo[a].

Declaración del hombre a Itiel, a Itiel y a Ucal.

Ciertamente soy el más torpe(A) de los hombres,
y no tengo inteligencia humana.
Y no he aprendido sabiduría,
ni tengo conocimiento del Santo(B).
¿Quién subió al cielo y descendió(C)?
¿Quién recogió los vientos(D) en sus puños?
¿Quién envolvió las aguas en su[b] manto(E)?
¿Quién estableció todos los confines de la tierra(F)?
¿Cuál es su nombre(G) o el nombre de su hijo?
Ciertamente tú lo sabes.

Probada es toda palabra de Dios(H);
Él es escudo para los que en Él se refugian(I).
No añadas a sus palabras(J),
no sea que Él te reprenda y seas hallado mentiroso.

Dos cosas te he pedido,
no me las niegues antes que muera:
Aleja de mí la mentira y las palabras engañosas,
no me des pobreza ni riqueza;
dame a comer mi porción de pan(K),
no sea que me sacie(L) y te niegue, y diga:
¿Quién es el Señor(M)?,
o que sea menesteroso y robe(N),
y profane el nombre de mi Dios(O).

10 No difames al esclavo ante su amo,
no sea que te acuse[c](P) y seas hallado culpable.

11 Hay gente[d] que maldice a su padre,
y no bendice a su madre(Q);
12 gente que se tiene por pura[e](R),
pero no está limpia de su inmundicia;
13 gente de ojos altivos(S),
cuyos[f] párpados se alzan en arrogancia;
14 gente cuyos dientes son espadas(T),
y sus muelas(U) cuchillos,
para devorar a los pobres de la tierra(V),
y a los menesterosos de entre los hombres.

15 La sanguijuela tiene dos hijas, que dicen: ¡Dame! ¡Dame!
Hay tres cosas que no se saciarán,
y una cuarta que no dirá: ¡Basta!
16 El Seol[g](W), la matriz estéril(X),
la tierra que jamás se sacia de agua,
y el fuego que nunca dice: ¡Basta!
17 Al ojo que se mofa del padre(Y),
y escarnece[h] a la madre(Z),
lo sacarán los cuervos del valle,
y lo comerán los aguiluchos(AA).

18 Hay tres cosas que son incomprensibles para mí,
y una cuarta que no entiendo:
19 el camino del águila en el cielo(AB),
el camino de la serpiente sobre la roca,
el camino del barco en medio del mar,
y el camino del hombre en la doncella.
20 Así es el camino de la mujer adúltera(AC):
come, se limpia la boca,
y dice: No he hecho nada malo.

21 Por tres cosas tiembla la tierra,
y por una cuarta no se puede sostener:
22 por el esclavo cuando llega a ser rey(AD),
por el necio cuando se sacia de pan,
23 por la mujer odiada cuando se casa,
y por la sierva cuando suplanta a su señora.

24 Cuatro cosas son pequeñas en la tierra,
pero son sumamente sabias:
25 las hormigas(AE), pueblo sin fuerza,
que preparan su alimento en el verano;
26 los tejones(AF), pueblo sin poder,
que hacen su casa en la peña;
27 las langostas, que no tienen rey,
pero todas salen en escuadrones(AG);
28 y el lagarto, que se puede agarrar con las manos,
pero está en los palacios de los reyes.

29 Hay tres cosas majestuosas en su marcha,
y una cuarta de elegante caminar:
30 el león, poderoso entre las fieras(AH),
que no retrocede ante ninguna(AI);
31 el gallo, que se pasea erguido[i], asimismo el macho cabrío,
y el rey cuando tiene el ejército con él.

32 Si has sido necio en ensalzarte,
o si has tramado el mal, pon la mano sobre tu boca(AJ);
33 porque batiendo la leche se saca[j] mantequilla,
y apretando la nariz sale sangre,
y forzando[k] la ira se produce[l] contienda(AK).

Footnotes

  1. Proverbios 30:1 O, la carga
  2. Proverbios 30:4 Lit., el
  3. Proverbios 30:10 Lit., maldiga
  4. Proverbios 30:11 Lit., generación, y así en los vers. 12, 13 y 14
  5. Proverbios 30:12 Lit., pura en sus propios ojos
  6. Proverbios 30:13 Lit., y sus
  7. Proverbios 30:16 I.e., región de los muertos
  8. Proverbios 30:17 Lit., desdeña obedecer
  9. Proverbios 30:31 Lit., el ceñido de lomos
  10. Proverbios 30:33 O, sale
  11. Proverbios 30:33 Lit., apretando
  12. Proverbios 30:33 O, sale