29 El que es reacio a las reprensiones
    será destruido de repente y sin remedio.

Cuando los justos prosperan, el pueblo se alegra;
    cuando los impíos gobiernan, el pueblo gime.

El que ama la sabiduría alegra a su padre;
    el que frecuenta rameras derrocha su fortuna.

Con justicia el rey da estabilidad al país;
    cuando lo abruma con tributos, lo destruye.

El que adula a su prójimo
    le tiende una trampa.

Al malvado lo atrapa su propia maldad,
    pero el justo puede cantar de alegría.

El justo se ocupa de la causa del desvalido;
    el malvado ni sabe de qué se trata.

Los insolentes conmocionan a la ciudad,
    pero los sabios apaciguan los ánimos.

Cuando el sabio entabla pleito contra un necio,
    aunque se enoje o se ría, nada arreglará.

10 Los asesinos aborrecen a los íntegros,
    y tratan de matar a los justos.

11 El necio da rienda suelta a su ira,
    pero el sabio sabe dominarla.

12 Cuando un gobernante se deja llevar por mentiras,
    todos sus oficiales se corrompen.

13 Algo en común tienen el pobre y el opresor:
    a los dos el Señor les ha dado la vista.

14 El rey que juzga al pobre según la verdad
    afirma su trono para siempre.

15 La vara de la disciplina imparte sabiduría,
    pero el hijo malcriado avergüenza a su madre.

16 Cuando prospera el impío, prospera el pecado,
    pero los justos presenciarán su caída.

17 Disciplina a tu hijo, y te traerá tranquilidad;
    te dará muchas satisfacciones.

18 Donde no hay visión, el pueblo se extravía;
    ¡dichosos los que son obedientes a la ley!

19 No solo con palabras se corrige al siervo;
    aunque entienda, no obedecerá.

20 ¿Te has fijado en los que hablan sin pensar?
    ¡Más se puede esperar de un necio que de gente así!

21 Quien consiente a su criado cuando este es niño
    al final habrá de lamentarlo.[a]

22 El hombre iracundo provoca peleas;
    el hombre violento multiplica sus crímenes.

23 El altivo será humillado,
    pero el humilde será enaltecido.

24 El cómplice del ladrón atenta contra sí mismo;
    aunque esté bajo juramento,[b] no testificará.

25 Temer a los hombres resulta una trampa,
    pero el que confía en el Señor sale bien librado.

26 Muchos buscan el favor del gobernante,
    pero solo el Señor hace justicia.

27 Los justos aborrecen a los malvados,
    y los malvados aborrecen a los justos.

Footnotes

  1. 29:21 Texto de difícil traducción.
  2. 29:24 bajo juramento. Alt. bajo maldición.

29 El que se empecina ante la reprensión
acabará en la ruina pronto y sin remedio.
Cuando los justos triunfan, el pueblo se alegra;
cuando gobierna el impío, el pueblo gime.
El que ama la sabiduría alegra a su padre;
el que frecuenta rameras dilapida sus bienes.
Con justicia, el rey afirma la tierra;
la destruye el que impone tributos.
El que prodiga lisonjas a su prójimo
sólo está tendiéndole una trampa.
El pecado del malvado es su propia trampa,
pero el justo canta y vive feliz.
El justo hace suya la causa de los pobres;
de esto, el impío no entiende nada.
Los burlones pueden azuzar a toda una ciudad,
pero los sabios saben calmar los ánimos.
Cuando el sabio entra en pleito con el necio,
el necio no deja de reírse ni de burlarse.
10 Los homicidas odian al hombre cabal,
pero los hombres honrados buscan su bien.
11 El necio da rienda suelta a su enojo,
pero el sabio sabe cómo calmarlo.
12 Cuando un gobernante hace caso de mentiras,
todos sus servidores se vuelven corruptos.
13 El pobre y el usurero coinciden en algo:
el Señor da luz a los ojos de ambos.
14 El trono del rey se afirma para siempre,
si éste juzga a los pobres con la verdad.
15 La vara y la corrección imparten sabiduría,
pero el hijo consentido avergüenza a su madre.
16 Si aumentan los impíos, aumenta el pecado,
pero los justos los verán fracasar.
17 Corrige a tu hijo, y vivirás tranquilo,
y a ti mismo te dará grandes alegrías.
18 Cuando no hay visión, el pueblo se desvía;
¡dichoso aquél que obedece la ley!
19 Al siervo no se le corrige con palabras,
porque entiende pero no hace caso.
20 Fíjate en la gente que habla a la ligera:
¡más se espera del necio que de esa gente!
21 Si desde niño el amo consiente al siervo,
al final el siervo será su amo.
22 El hombre irascible suscita contiendas,
y el hombre violento comete muchos pecados.
23 La soberbia humilla al hombre;
al humilde de espíritu lo sostiene la honra.
24 El cómplice del ladrón se odia a sí mismo,
pues oye la imprecación y guarda silencio.
25 El miedo a los hombres es una trampa,
pero el que confía en el Señor es exaltado.
26 Muchos buscan el favor del gobernante,
pero la sentencia de cada uno viene del Señor.
27 Para los justos, los malvados son repugnantes;
para los malvados, los repugnantes son los justos.

29 El hombre que después de mucha reprensión endurece la cerviz,
de repente será quebrantado sin remedio[a](A).
Cuando los justos aumentan[b], el pueblo se alegra(B);
pero cuando el impío gobierna, el pueblo gime.
Él que ama la sabiduría alegra a su padre(C),
pero el que anda con rameras malgasta su fortuna(D).
El rey con la justicia[c] afianza la tierra(E),
pero el hombre que acepta soborno la destruye.
El hombre que adula(F) a su prójimo
tiende una red ante[d] sus pasos.
El hombre malo es atrapado(G) en la transgresión,
pero el justo canta y se regocija(H).
El justo se preocupa por[e] la causa de los pobres(I),
pero el impío no entiende tal preocupación[f].
Los escarnecedores agitan la ciudad(J),
pero los sabios alejan la ira(K).
Cuando un sabio tiene controversia con un necio,
este se enoja o se ríe, y no hay sosiego.
10 Los hombres sanguinarios odian al intachable[g](L),
pero los rectos se preocupan por[h] su alma.
11 El necio da rienda suelta a su ira[i](M),
pero el sabio la reprime(N).
12 Si un gobernante presta atención a palabras mentirosas(O),
todos sus servidores se vuelven impíos.
13 El pobre y el opresor tienen esto en común[j](P):
el Señor da la luz a los ojos(Q) de ambos.
14 El rey que juzga con verdad a los pobres(R)
afianzará su trono para siempre(S).
15 La vara y la reprensión(T) dan sabiduría,
pero el niño consentido[k] avergüenza a su madre(U).
16 Cuando aumentan[l] los impíos, aumenta la transgresión,
pero los justos verán su caída(V).
17 Corrige a tu hijo(W) y te dará descanso,
y dará alegría[m] a tu alma(X).
18 Donde no hay visión[n](Y), el pueblo se desenfrena(Z),
pero bienaventurado es el que guarda la ley(AA).
19 Un siervo no se corrige solo con palabras;
aunque entienda, no responderá[o].
20 ¿Ves a un hombre precipitado en sus palabras(AB)?
Más esperanza hay para el necio que para él(AC).
21 Él que mima a su siervo desde la niñez,
al final lo tendrá por hijo[p].
22 El hombre airado suscita rencillas(AD),
y el hombre violento abunda en transgresiones.
23 El orgullo del hombre lo humillará(AE),
pero el de espíritu humilde obtendrá honores(AF).
24 Él que se asocia con un ladrón aborrece su propia vida[q];
oye el juramento[r], pero no dice nada(AG).
25 El temor al hombre es[s] un lazo(AH),
pero el que confía en el Señor estará seguro[t](AI).
26 Muchos buscan el favor[u] del gobernante(AJ),
pero del Señor viene la justicia[v] para el hombre(AK).
27 Abominación para los justos es el inicuo(AL),
y abominación para el impío el recto en su camino(AM).

Footnotes

  1. Proverbios 29:1 Lit., y no hay remedio
  2. Proverbios 29:2 O, se engrandecen
  3. Proverbios 29:4 O, el juicio
  4. Proverbios 29:5 Lit., sobre
  5. Proverbios 29:7 Lit., sabe
  6. Proverbios 29:7 Lit., conocimiento
  7. Proverbios 29:10 Lit., perfecto
  8. Proverbios 29:10 Lit., buscan
  9. Proverbios 29:11 Lit., da salida a todo su espíritu
  10. Proverbios 29:13 Lit., se juntan
  11. Proverbios 29:15 Lit., suelto
  12. Proverbios 29:16 O, se engrandecen
  13. Proverbios 29:17 Lit., deleites
  14. Proverbios 29:18 O, revelación
  15. Proverbios 29:19 Lit., pero no habrá respuesta
  16. Proverbios 29:21 O, lamentará
  17. Proverbios 29:24 Lit., alma
  18. Proverbios 29:24 O, la imprecación
  19. Proverbios 29:25 Lit., da
  20. Proverbios 29:25 O, será ensalzado
  21. Proverbios 29:26 Lit., rostro
  22. Proverbios 29:26 O, el juicio