17 Más vale comer pan duro donde hay concordia
    que hacer banquete[a] donde hay discordia.

El siervo sabio gobernará al hijo sinvergüenza,
    y compartirá la herencia con los otros hermanos.

En el crisol se prueba la plata
    y en el horno se prueba el oro,
    pero al corazón lo prueba el Señor.

El malvado hace caso a los labios impíos,
    y el mentiroso presta oído a la lengua maliciosa.

El que se burla del pobre ofende a su creador;
    el que se alegra de verlo en la ruina no quedará sin castigo.

La corona del anciano son sus nietos;
    el orgullo de los hijos son sus padres.

No va bien con los necios el lenguaje refinado,
    ni con los gobernantes, la mentira.

Vara[b] mágica es el soborno para quien lo ofrece,
    pues todo lo que emprende lo consigue.

El que perdona la ofensa cultiva el amor;
    el que insiste en la ofensa divide a los amigos.

10 Cala más un regaño en el hombre prudente
    que cien latigazos en el obstinado.

11 El revoltoso siempre anda buscando camorra,
    pero se las verá con un mensajero cruel.

12 Más vale toparse con una osa a la que le quitaron los cachorros
    que con un necio empecinado en su necedad.

13 El mal nunca se apartará
    de la familia de aquel que devuelve mal por bien.

14 Iniciar una pelea es romper una represa;
    vale más retirarse que comenzarla.

15 Absolver al culpable y condenar al inocente
    son dos cosas que el Señor aborrece.

16 ¿De qué le sirve al necio poseer dinero?
    ¿Podrá adquirir sabiduría si le faltan sesos?[c]

17 En todo tiempo ama el amigo;
    para ayudar en la adversidad nació el hermano.

18 El que es imprudente se compromete por otros,
    y sale fiador de su prójimo.

19 Al que le gusta pecar, le gusta pelear;
    el que abre mucho la boca busca que se la rompan.[d]

20 El de corazón perverso jamás prospera;
    el de lengua engañosa caerá en desgracia.

21 Engendrar a un hijo necio es causa de pesar;
    ser padre de un necio no es ninguna alegría.

22 Gran remedio es el corazón alegre,
    pero el ánimo decaído seca los huesos.

23 El malvado acepta soborno en secreto,
    con lo que tuerce el curso de la justicia.

24 La meta del prudente es la sabiduría;
    el necio divaga contemplando vanos horizontes.[e]

25 El hijo necio irrita a su padre,
    y causa amargura a su madre.

26 No está bien castigar al inocente,
    ni azotar por su rectitud a gente honorable.

27 El que es entendido refrena sus palabras;
    el que es prudente controla sus impulsos.

28 Hasta un necio pasa por sabio si guarda silencio;
    se le considera prudente si cierra la boca.

Footnotes

  1. 17:1 banquete. Lit. sacrificios.
  2. 17:8 Vara. Lit. Piedra.
  3. 17:16 sesos. Lit. corazón.
  4. 17:19 el que abre … se la rompan. Lit. el que abre su puerta busca destrucción.
  5. 17:24 el necio … horizontes. Lit. y los ojos del necio en los confines de la tierra.

17 Es mejor un mendrugo de pan, en paz,
que carne en abundancia, en medio de peleas.
El criado astuto se vuelve patrón del hijo vago,
y comparte la herencia con los otros hermanos.
El crisol pone a prueba la plata,
el horno pone a prueba el oro,
y el Señor pone a prueba los corazones.
El malvado está atento a los labios inicuos;
el mentiroso hace caso de la lengua infamante.
El que ofende al pobre ofende a su Creador;
no queda impune el que se alegra de su mal.
Los nietos son la corona de los ancianos,
Y los padres son la honra de los hijos.
No le queda al necio la grandilocuencia,
y menos aún al príncipe el hablar con mentira.
Quien practica el soborno, lo considera valioso
pues le va bien en todo lo que hace.
El que perdona el pecado, busca afecto;
el que lo divulga, aleja al amigo.
10 Gana más con un regaño quien es inteligente,
que lo que gana el necio que recibe cien azotes.
11 El que es rebelde no busca más que el mal,
pero un día se enfrentará a un emisario cruel.
12 Es mejor enfrentarse con una osa furiosa
que lidiar con la obstinación de un necio.
13 Quien paga mal el bien recibido,
merece que el mal no se aparte de su casa.
14 El comienzo de un conflicto pronto se vuelve un río desbordado;
es mejor controlarlo, antes de que se desborde.
15 Justificar al malvado y condenar al justo
es igual de repugnante para el Señor.
16 ¿Cómo puede el necio adquirir sabiduría,
si tiene dinero pero no tiene entendimiento?
17 El amigo ama en todo momento;
en tiempos de angustia es como un hermano.
18 ¡Qué poco inteligente es comprometerse
y salir fiador en favor de un amigo!
19 ¿Quieres pelear? ¡Quieres pecar!
¿Quieres darte importancia? ¡Quieres problemas!
20 El de corazón malvado nunca da con el bien;
el que se enreda con su lengua cae en desgracia.
21 Ser padre de un necio es motivo de tristeza;
ser padre de un necio no es motivo de alegría.
22 Un corazón alegre es la mejor medicina;
un ánimo triste deprime a todo el cuerpo.
23 El impío acepta soborno y se lo guarda
para corromper las sendas de la justicia.
24 El rostro inteligente refleja sabiduría,
pero el necio vaga con la mirada perdida.
25 El hijo necio pone triste a su padre
y le amarga la vida a su madre.
26 No se debe condenar al que es inocente,
ni castigar a quien es honorable y honrado.
27 Sabio es quien cuida sus palabras;
inteligente es quien tiene un espíritu prudente.
28 Cuando el necio calla, pasa por sabio;
cuando no abre la boca, pasa por inteligente.

17 Mejor es un bocado seco y con él tranquilidad,
que una casa llena de banquetes con discordia[a](A).
El siervo prudente prevalecerá sobre el hijo sin honra,
y con[b] los hermanos participará de la herencia.
El crisol es para la plata y el horno para el oro(B),
pero el Señor prueba los corazones(C).
El malhechor escucha a los labios perversos(D),
el mentiroso[c] presta atención a la lengua detractora.
El que se mofa del pobre afrenta a su Hacedor(E);
el que se regocija de la desgracia(F) no quedará sin castigo.
Corona de los ancianos son los hijos de los hijos(G),
y la gloria de los hijos son sus padres(H).
No convienen al necio las palabras elocuentes[d](I);
mucho menos al príncipe los labios mentirosos(J).
Talismán[e] es el soborno(K) a los ojos de su dueño;
dondequiera que se vuelva, prospera.
El que cubre una falta busca afecto(L),
pero el que repite el asunto separa a los mejores amigos(M).
10 La reprensión penetra más en el que tiene entendimiento
que cien azotes en el necio.
11 El rebelde solo busca el mal,
y un cruel mensajero se enviará contra él.
12 Mejor es encontrarse con una osa privada de sus cachorros(N),
que con un necio en su necedad(O).
13 Al que devuelve mal por bien(P),
el mal no se apartará de su casa(Q).
14 El comienzo de la contienda es como el soltar de las aguas;
deja, pues, la riña antes de que empiece(R).
15 El que justifica al impío, y el que condena al justo(S),
ambos son igualmente abominación al Señor.
16 ¿De qué sirve[f] el precio en la mano del necio para comprar sabiduría(T)
cuando no tiene entendimiento[g]?
17 En todo tiempo ama el amigo(U),
y el hermano nace para tiempo de angustia.
18 El hombre falto de entendimiento[h] se compromete[i],
y sale fiador a favor de su prójimo(V).
19 El que ama la transgresión, ama la contienda(W);
el que alza su puerta, busca la destrucción(X).
20 El de corazón perverso nunca encuentra el bien(Y),
y el de lengua pervertida cae en el mal(Z).
21 El que engendra un necio, para su tristeza lo engendra,
y el padre del necio no tiene alegría(AA).
22 El corazón alegre es buena medicina[j](AB),
pero el espíritu quebrantado seca los huesos(AC).
23 El impío recibe soborno(AD) bajo el manto[k],
para pervertir las sendas del derecho(AE).
24 En presencia del que tiene entendimiento está la sabiduría,
pero los ojos del necio(AF) están en los extremos de la tierra.
25 El hijo necio es pesadumbre de su padre(AG),
y amargura para la que lo dio a luz(AH).
26 Ciertamente no es bueno multar al justo(AI),
ni golpear a los nobles por su rectitud.
27 El que retiene sus palabras tiene conocimiento[l](AJ),
y el de espíritu sereno es hombre entendido(AK).
28 Aun el necio, cuando calla, es tenido por sabio,
cuando cierra los labios, por prudente(AL).

Footnotes

  1. Proverbios 17:1 Lit., sacrificios de discordia
  2. Proverbios 17:2 Lit., entre
  3. Proverbios 17:4 Lit., la falsedad
  4. Proverbios 17:7 Lit., el labio de abundancia
  5. Proverbios 17:8 Lit., Piedra de favor
  6. Proverbios 17:16 Lit., ¿Entonces por qué
  7. Proverbios 17:16 Lit., no hay corazón
  8. Proverbios 17:18 Lit., corazón
  9. Proverbios 17:18 Lit., da la palma
  10. Proverbios 17:22 Lit., causa buena curación
  11. Proverbios 17:23 Lit., del seno
  12. Proverbios 17:27 Lit., sabe