Add parallel Print Page Options

Sin contar conmigo, escogieron a algunos para que fueran sus reyes;
    nombraron príncipes que yo no conocía.
Con su oro y con su plata hicieron estatuas de sus ídolos.
    Por eso Israel será destruido.
Samaria, yo he rechazado tu becerro.[a]
    Estoy muy enojado con tu pueblo.
    ¿Hasta cuándo seguirán pecando?
Ese becerro fue hecho por un artesano de Israel; no es Dios.
    Por eso el becerro de Samaria será roto en 1000 pedazos.

Read full chapter

Footnotes

  1. 8:5 Samaria […] tu becerro Samaria era la capital de Israel. En Israel la gente hacía estatuas de becerros y las colocaba en los templos en Dan y Betel. No está claro si estas estatuas representaban al Señor o a algún dios falso. De cualquier forma, Dios no quería que la gente usara esas estatuas. Ver 1 R 12:26-30.

Ellos establecieron reyes, pero no escogidos por mí; constituyeron príncipes, mas yo no lo supe; de su plata y de su oro hicieron ídolos para sí, para ser ellos mismos destruidos.

Tu becerro, oh Samaria, te hizo alejarte; se encendió mi enojo contra ellos, hasta que no pudieron alcanzar purificación.

Porque de Israel es también éste, y artífice lo hizo; no es Dios; por lo que será deshecho en pedazos el becerro de Samaria.

Read full chapter