Parábola del fariseo y del recaudador de impuestos

A algunos que, confiando en sí mismos, se creían justos y que despreciaban a los demás, Jesús les contó esta parábola: 10 «Dos hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo, y el otro, recaudador de impuestos. 11 El fariseo se puso a orar consigo mismo: “Oh Dios, te doy gracias porque no soy como otros hombres —ladrones, malhechores, adúlteros— ni mucho menos como ese recaudador de impuestos. 12 Ayuno dos veces a la semana y doy la décima parte de todo lo que recibo”. 13 En cambio, el recaudador de impuestos, que se había quedado a cierta distancia, ni siquiera se atrevía a alzar la vista al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía: “¡Oh Dios, ten compasión de mí, que soy pecador!”

14 »Les digo que este, y no aquel, volvió a su casa justificado ante Dios. Pues todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

Read full chapter

Parábola del fariseo y el cobrador de impuestos

A unos que a sí mismos se consideraban justos y menospreciaban a los demás, Jesús les dijo esta parábola: 10 «Dos hombres fueron al templo a orar: uno de ellos era fariseo, y el otro era cobrador de impuestos. 11 Puesto de pie, el fariseo oraba consigo mismo de esta manera: “Dios mío, te doy gracias porque no soy como los demás, que son ladrones, injustos y adúlteros. ¡Ni siquiera soy como este cobrador de impuestos! 12 Ayuno dos veces a la semana, y doy la décima parte de todo lo que gano.” 13 Pero el cobrador de impuestos, desde lejos, no se atrevía siquiera a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía: “Dios mío, ten misericordia de mí, porque soy un pecador.” 14 Yo les digo que éste volvió a su casa justificado, y no el otro. Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.»(A)

Read full chapter

Parábola del fariseo y el publicano

Refirió también esta parábola a unos que confiaban en sí mismos(A) como justos, y despreciaban a los demás(B): 10 Dos hombres subieron al templo a orar(C); uno era fariseo y el otro recaudador de impuestos[a]. 11 El fariseo puesto en pie, oraba(D) para sí de esta manera: «Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: estafadores, injustos, adúlteros; ni aun como este recaudador de impuestos. 12 Yo ayuno(E) dos veces por semana; doy el diezmo de todo lo que gano(F)». 13 Pero el recaudador de impuestos, de pie(G) y a cierta distancia, no quería ni siquiera alzar los ojos al cielo(H), sino que se golpeaba el pecho(I), diciendo: «Dios, ten piedad de[b] mí, pecador». 14 Os digo que este descendió a su casa justificado pero aquel no; porque todo el que se ensalza será humillado, pero el que se humilla será ensalzado(J).

Read full chapter

Footnotes

  1. Lucas 18:10 O, publicano; i.e., uno que explotaba la recaudación de los impuestos romanos, y así en los vers. 11 y 13
  2. Lucas 18:13 O, sé propicio a

¡Ya se te ha declarado lo que es bueno!
    Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor:
Practicar la justicia,
    amar la misericordia,
        y humillarte ante tu Dios.

Read full chapter

¡Hombre! El Señor te ha dado a conocer lo que es bueno, y lo que él espera de ti, y que no es otra cosa que hacer justicia, amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios.

Read full chapter

Él te ha declarado(A), oh hombre, lo que es bueno.
¿Y qué es lo que demanda el Señor de ti(B),
sino solo practicar la justicia[a](C), amar la misericordia[b](D),
y andar humildemente con tu Dios(E)?

Read full chapter

Footnotes

  1. Miqueas 6:8 O, el derecho
  2. Miqueas 6:8 O, lealtad

Pero él nos da mayor ayuda con su gracia. Por eso dice la Escritura:

«Dios se opone a los orgullosos,
    pero da gracia a los humildes».[a]

Read full chapter

Footnotes

  1. 4:6 Pr 3:34

Pero la gracia que él nos da es mayor. Por eso dice: «Dios se opone a los soberbios, y da gracia a los humildes.»(A)

Read full chapter

Pero Él da mayor gracia(A). Por eso dice: Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes(B).

Read full chapter

10 Humíllense delante del Señor, y él los exaltará.

Read full chapter

10 ¡Humíllense ante el Señor, y él los exaltará!

Read full chapter

10 Humillaos en la presencia del Señor(A) y Él os exaltará.

Read full chapter

Así mismo, jóvenes, sométanse a los ancianos. Revístanse todos de humildad en su trato mutuo, porque

«Dios se opone a los orgullosos,
    pero da gracia a los humildes».[a]

Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo.

Read full chapter

Footnotes

  1. 5:5 Pr 3:34

También ustedes, los jóvenes, muestren respeto ante los ancianos, y todos ustedes, practiquen el mutuo respeto. Revístanse de humildad, porque:

«Dios resiste a los soberbios,
pero se muestra favorable a los humildes.»(A)

Por lo tanto, muestren humildad bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo.(B)

Read full chapter

Asimismo, vosotros los más jóvenes, estad sujetos a los mayores[a](A); y todos, revestíos de humildad en vuestro trato mutuo(B), porque Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes(C).

Consejos para la iglesia

Humillaos(D), pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que Él os exalte a su debido tiempo,

Read full chapter

Footnotes

  1. 1 Pedro 5:5 O, ancianos

Tav

17 Tú, Señor, escuchas la petición de los indefensos,
    les infundes aliento y atiendes a su clamor.

Read full chapter

17 Tú, Señor, escuchas las plegarias de los pobres;
tú les das ánimo y les prestas atención.

Read full chapter

17 Oh Señor, tú has oído el deseo de los humildes[a](A);
tú fortalecerás su corazón(B) e inclinarás tu oído(C)

Read full chapter

Footnotes

  1. Salmos 10:17 O, afligidos

15 Porque lo dice el excelso y sublime,
    el que vive para siempre, cuyo nombre es santo:
«Yo habito en un lugar santo y sublime,
    pero también con el contrito y humilde de espíritu,
para reanimar el espíritu de los humildes
    y alentar el corazón de los quebrantados.

Read full chapter

15 Porque así ha dicho el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es santo: “Yo habito en las alturas, en santidad, pero también doy vida a los de espíritu humilde y quebrantado, y a los quebrantados de corazón.”

Read full chapter