Add parallel Print Page Options

12 El fuego del altar se mantendrá siempre encendido, nunca se dejará apagar. El sacerdote echará leña al altar cada mañana, acomodará al animal que se va a quemar y también quemará en el altar la grasa de las ofrendas para festejar. 13 El fuego debe permanecer siempre encendido sobre el altar; no debe dejarse apagar nunca.

Read full chapter