37 —¡Así que eres rey! —le dijo Pilato.

—Eres tú quien dice que soy rey. Yo para esto nací, y para esto vine al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que está de parte de la verdad escucha mi voz.

Read full chapter

37 Le dijo entonces Pilato: «¿Así que tú eres rey?» Respondió Jesús: «Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.»

Read full chapter

37 Pilato entonces le dijo: ¿Así que tú eres rey? Jesús respondió: Tú dices que soy rey(A). Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad(B). Todo el que es de la verdad escucha mi voz(C).

Read full chapter

27 Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen.

Read full chapter

27 Las que son mis ovejas, oyen mi voz; y yo las conozco, y ellas me siguen.

Read full chapter

27 Mis ovejas oyen mi voz(A), y yo las conozco(B) y me siguen;

Read full chapter

20 Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo.

Read full chapter

20 ¡Mira! Ya estoy a la puerta, y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, yo entraré en su casa, y cenaré con él, y él cenará conmigo.

Read full chapter

20 He aquí, yo estoy a la puerta(A) y llamo(B); si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo(C).

Read full chapter

Por eso, Dios volvió a fijar un día, que es «hoy», cuando mucho después declaró por medio de David lo que ya se ha mencionado:

«Si ustedes oyen hoy su voz,
    no endurezcan el corazón».[a]

Read full chapter

Footnotes

  1. 4:7 Sal 95:7,8

vuelve a determinarse un día, «Hoy», al decir después de tanto tiempo, por medio de David:

«Si ustedes oyen hoy su voz,
no endurezcan su corazón».(A)

Read full chapter

Dios otra vez fija un día: Hoy. Diciendo por medio de[a] David después de mucho tiempo, como se ha dicho antes:

Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones(A).

Read full chapter

Footnotes

  1. Hebreos 4:7 O, en

25 Tengan cuidado de no rechazar al que habla, pues, si no escaparon aquellos que rechazaron al que los amonestaba en la tierra, mucho menos escaparemos nosotros si le volvemos la espalda al que nos amonesta desde el cielo.

Read full chapter

25 Tengan cuidado de no desechar al que habla. Si no escaparon los que desecharon al que los amonestaba en la tierra,(A) mucho menos escaparemos nosotros si desechamos al que amonesta desde los cielos.

Read full chapter

25 Mirad que no rechacéis(A) al que habla(B). Porque si aquellos no escaparon[a](C) cuando rechazaron(D) al que les amonestó[b] sobre la tierra(E), mucho menos[c] escaparemos nosotros si nos apartamos de aquel que nos amonesta[d] desde el cielo(F).

Read full chapter

Footnotes

  1. Hebreos 12:25 Lit., no escapaban
  2. Hebreos 12:25 O, advirtió
  3. Hebreos 12:25 Lit., más
  4. Hebreos 12:25 O, advierte