Add parallel Print Page Options

Grita, Job, a ver quién te responde.
¿A qué ángel vas a recurrir?
Entregarse a la amargura o a la pasión
es una necedad que lleva a la muerte.
He visto al necio empezar a prosperar,
mas su casa fue pronto destruida.
Sus hijos no tienen quien los ayude;
en los tribunales los tratan injustamente
y no hay quien los defienda.
Sus cosechas se las comen los hambrientos
sacándolas de entre los espinos,
y los sedientos les envidian sus riquezas.
La maldad no brota del suelo;
la desdicha no nace de la tierra:
es el hombre el que causa la desdicha,
así como del fuego salen volando las chispas.

En tu lugar, yo me volvería hacia Dios
y pondría mi causa en sus manos;
¡él hace tantas y tan grandes maravillas,
cosas que nadie es capaz de comprender!
10 Él envía la lluvia a la tierra,
y con ella riega los campos;
11 él enaltece a los humildes
y da seguridad a los afligidos;
12 él desbarata los planes del astuto
y los hace fracasar.
13 Él atrapa al astuto en su propia astucia,
y hace que fracasen sus planes malvados:
14 ¡a plena luz del día andan ellos a tientas,
envueltos en tinieblas, como si fuera de noche!
15 Dios salva al pobre y oprimido
del poder de los malvados;
16 él es la esperanza de los débiles,
¡él les tapa la boca a los malvados!

17 Feliz el hombre a quien Dios reprende;
no rechaces la reprensión del Todopoderoso.
18 Si él hace una herida, también la vendará;
si con su mano da el golpe, también da el alivio.
19 Una y otra vez te librará del peligro,
y no dejará que el mal llegue a ti.
20 En tiempo de hambre te librará de la muerte,
y en tiempo de guerra te salvará de la espada.
21 Te protegerá de las malas lenguas,
y no habrás de temer cuando llegue el desastre.
22 Te reirás de hambres y calamidades,
y no tendrás miedo a los animales salvajes.
23 Las piedras no estorbarán en tus campos,
y las fieras serán tus amigas.
24 En tu casa tendrás prosperidad,
y al revisar tu ganado lo encontrarás completo.
25 Tendrás tanta descendencia
como hierba hay en el campo.
26 Llegarás a la vejez en pleno vigor,
como un manojo de espigas maduras.
27 La experiencia nos enseña que esto es así;
escucha esto, y compruébalo tú mismo.

Ahora, pues, da voces; ¿habrá quien te responda?
¿Y a cuál de los santos te volverás?

Es cierto que al necio lo mata la ira,
Y al codicioso lo consume la envidia.

Yo he visto al necio que echaba raíces,
Y en la misma hora maldije su habitación.

Sus hijos estarán lejos de la seguridad;
En la puerta serán quebrantados,
Y no habrá quien los libre.

Su mies comerán los hambrientos,
Y la sacarán de entre los espinos,
Y los sedientos beberán su hacienda.

Porque la aflicción no sale del polvo,
Ni la molestia brota de la tierra.

Pero como las chispas se levantan para volar por el aire,
Así el hombre nace para la aflicción.

Ciertamente yo buscaría a Dios,
Y encomendaría a él mi causa;

El cual hace cosas grandes e inescrutables,
Y maravillas sin número;

10 Que da la lluvia sobre la faz de la tierra,
Y envía las aguas sobre los campos;

11 Que pone a los humildes en altura,
Y a los enlutados levanta a seguridad;

12 Que frustra los pensamientos de los astutos,
Para que sus manos no hagan nada;

13 Que prende a los sabios en la astucia de ellos,(A)
Y frustra los designios de los perversos.

14 De día tropiezan con tinieblas,
Y a mediodía andan a tientas como de noche.

15 Así libra de la espada al pobre, de la boca de los impíos,
Y de la mano violenta;

16 Pues es esperanza al menesteroso,
Y la iniquidad cerrará su boca.

17 He aquí, bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga;
Por tanto, no menosprecies la corrección del Todopoderoso.(B)

18 Porque él es quien hace la llaga, y él la vendará;
El hiere, y sus manos curan.

19 En seis tribulaciones te librará,
Y en la séptima no te tocará el mal.

20 En el hambre te salvará de la muerte,
Y del poder de la espada en la guerra.

21 Del azote de la lengua serás encubierto;
No temerás la destrucción cuando viniere.

22 De la destrucción y del hambre te reirás,
Y no temerás de las fieras del campo;

23 Pues aun con las piedras del campo tendrás tu pacto,
Y las fieras del campo estarán en paz contigo.

24 Sabrás que hay paz en tu tienda;
Visitarás tu morada, y nada te faltará.

25 Asimismo echarás de ver que tu descendencia es mucha,
Y tu prole como la hierba de la tierra.

26 Vendrás en la vejez a la sepultura,
Como la gavilla de trigo que se recoge a su tiempo.

27 He aquí lo que hemos inquirido, lo cual es así;
Oyelo, y conócelo tú para tu provecho.