Add parallel Print Page Options

En aquel tiempo —declara el Señor— sacarán de sus tumbas los huesos de los reyes de Judá, los huesos de sus príncipes, los huesos de los sacerdotes, los huesos de los profetas y los huesos de los habitantes de Jerusalén(A); y los esparcirán al sol, a la luna y a todo el ejército del cielo(B), a quienes amaron y[a] sirvieron, y a quienes siguieron, a quienes buscaron y[b] adoraron. No serán recogidos ni enterrados(C); serán como estiércol sobre la faz de la tierra(D). Y escogerá la muerte en lugar de la vida(E) todo el remanente que quede de este linaje malvado, los que queden en todos los lugares adonde los he arrojado(F) —declara el Señor de los ejércitos. Y les dirás: «Así dice el Señor:

“Los que caen ¿no se levantan(G)?
Él que se desvía ¿no se arrepiente[c]?
¿Por qué entonces este pueblo, Jerusalén,
se ha desviado en continua apostasía(H)?
Se aferran al engaño(I),
rehúsan volver(J).
He escuchado y oído,
han hablado(K) lo que no es recto;
ninguno se arrepiente de su maldad(L),
diciendo: ‘¿Qué he hecho?’.
Cada cual vuelve a su carrera,
como caballo que arremete en la batalla(M).
Aun la cigüeña en el cielo
conoce sus estaciones(N),
y la tórtola(O), la golondrina y la grulla
guardan la época de sus migraciones[d];
pero mi pueblo no conoce
la ordenanza del Señor(P).

”¿Cómo decís: ‘Somos sabios(Q),
y la ley del Señor está con nosotros’?,
cuando he aquí, la ha cambiado en mentira
la pluma mentirosa de los escribas.
Los sabios son avergonzados(R),
están abatidos y atrapados;
he aquí, ellos han desechado la palabra del Señor(S),
¿y qué clase de sabiduría tienen?
10 (T)Por tanto, daré sus mujeres a otros,
y sus campos a nuevos dueños[e](U);
porque desde el menor hasta el mayor
todos ellos codician ganancias;
desde el profeta hasta el sacerdote
todos practican el engaño(V).
11 Y curan a la ligera el quebranto de la hija de mi pueblo,
diciendo: ‘Paz, paz’,
pero no hay paz(W).
12 ¿Se han avergonzado de la abominación que han cometido?
Ciertamente no se han avergonzado,
tampoco han sabido ruborizarse(X);
por tanto caerán(Y) entre los que caigan,
en la hora de su castigo serán derribados(Z)” —dice el Señor.

13 “Ciertamente los destruiré[f](AA)” —declara el Señor—;
“no habrá uvas en la vid(AB),
ni higos en la higuera(AC),
y la hoja se marchitará;
lo que les he dado, pasará de ellos”».
14 ¿Por qué estamos aún sentados?
Congregaos(AD), y entremos en las ciudades fortificadas(AE),
y perezcamos[g] allí,
pues el Señor nuestro Dios nos hace perecer[h]
y nos ha dado a beber agua envenenada(AF),
porque hemos pecado contra el Señor(AG).
15 Esperábamos[i] paz, y no hubo bien alguno(AH);
tiempo de curación, y he aquí, terror.
16 Desde Dan(AI) se oye el resoplido de sus caballos;
al sonido de los relinchos de sus corceles[j](AJ),
tiembla toda la tierra;
vienen y devoran la tierra y cuanto hay en ella,
la ciudad y los que en ella habitan(AK).
17 Porque he aquí, yo envío contra vosotros(AL) serpientes,
áspides contra los cuales no hay encantamiento(AM),
y os morderán —declara el Señor.

Lamento sobre Sión

18 Mi tristeza no tiene remedio[k](AN),
mi corazón desfallece en mí(AO).
19 He aquí la voz del clamor de la hija de mi pueblo desde una tierra lejana(AP):
¿No está el Señor en Sión? ¿No está su rey en ella?
¿Por qué me han provocado con sus imágenes talladas(AQ), con ídolos(AR) extranjeros[l]?
20 Pasó la siega, terminó el verano,
y nosotros no hemos sido salvados.
21 Por el quebrantamiento de la hija de mi pueblo estoy quebrantado(AS);
ando enlutado(AT), el espanto se ha apoderado de mí.
22 ¿No hay bálsamo en Galaad(AU)?
¿No hay allí médico?
¿Por qué, pues, no se ha restablecido[m] la salud[n] de la hija de mi pueblo(AV)?

Footnotes

  1. Jeremías 8:2 Lit., y a quienes
  2. Jeremías 8:2 Lit., y a quienes
  3. Jeremías 8:4 Lit., no vuelve
  4. Jeremías 8:7 Lit., su venida
  5. Jeremías 8:10 Lit., a los poseedores
  6. Jeremías 8:13 Lit., recogeré
  7. Jeremías 8:14 Lit., y seamos silenciados
  8. Jeremías 8:14 Lit., silenciar
  9. Jeremías 8:15 Lit., Se esperaba
  10. Jeremías 8:16 Lit., fuertes
  11. Jeremías 8:18 Así dicen algunas versiones antiguas
  12. Jeremías 8:19 Lit., vanidades extranjeras
  13. Jeremías 8:22 Lit., subido
  14. Jeremías 8:22 O, curación

En aquel tiempo, dice Jehová, sacarán los huesos de los reyes de Judá, y los huesos de sus príncipes, y los huesos de los sacerdotes, y los huesos de los profetas, y los huesos de los moradores de Jerusalén, fuera de sus sepulcros;

y los esparcirán al sol y a la luna y a todo el ejército del cielo, a quienes amaron y a quienes sirvieron, en pos de quienes anduvieron, a quienes preguntaron, y ante quienes se postraron. No serán recogidos ni enterrados; serán como estiércol sobre la faz de la tierra.

Y escogerá la muerte antes que la vida todo el resto que quede de esta mala generación, en todos los lugares adonde arroje yo a los que queden, dice Jehová de los ejércitos.

Les dirás asimismo: Así ha dicho Jehová: El que cae, ¿no se levanta? El que se desvía, ¿no vuelve al camino?

¿Por qué es este pueblo de Jerusalén rebelde con rebeldía perpetua? Abrazaron el engaño, y no han querido volverse.

Escuché y oí; no hablan rectamente, no hay hombre que se arrepienta de su mal, diciendo: ¿Qué he hecho? Cada cual se volvió a su propia carrera, como caballo que arremete con ímpetu a la batalla.

Aun la cigüeña en el cielo conoce su tiempo, y la tórtola y la grulla y la golondrina guardan el tiempo de su venida; pero mi pueblo no conoce el juicio de Jehová.

¿Cómo decís: Nosotros somos sabios, y la ley de Jehová está con nosotros? Ciertamente la ha cambiado en mentira la pluma mentirosa de los escribas.

Los sabios se avergonzaron, se espantaron y fueron consternados; he aquí que aborrecieron la palabra de Jehová; ¿y qué sabiduría tienen?

10 Por tanto, daré a otros sus mujeres, y sus campos a quienes los conquisten; porque desde el más pequeño hasta el más grande cada uno sigue la avaricia; desde el profeta hasta el sacerdote todos hacen engaño.

11 Y curaron la herida de la hija de mi pueblo con liviandad, diciendo: Paz, paz; y no hay paz.(A)

12 ¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado en lo más mínimo, ni supieron avergonzarse; caerán, por tanto, entre los que caigan; cuando los castigue caerán, dice Jehová.(B)

13 Los cortaré del todo, dice Jehová. No quedarán uvas en la vid, ni higos en la higuera, y se caerá la hoja; y lo que les he dado pasará de ellos.

14 ¿Por qué nos estamos sentados? Reuníos, y entremos en las ciudades fortificadas, y perezcamos allí; porque Jehová nuestro Dios nos ha destinado a perecer, y nos ha dado a beber aguas de hiel, porque pecamos contra Jehová.

15 Esperamos paz, y no hubo bien; día de curación, y he aquí turbación.

16 Desde Dan se oyó el bufido de sus caballos; al sonido de los relinchos de sus corceles tembló toda la tierra; y vinieron y devoraron la tierra y su abundancia, a la ciudad y a los moradores de ella.

17 Porque he aquí que yo envío sobre vosotros serpientes, áspides contra los cuales no hay encantamiento, y os morderán, dice Jehová.

Lamento sobre Judá y Jerusalén

18 A causa de mi fuerte dolor, mi corazón desfallece en mí.

19 He aquí voz del clamor de la hija de mi pueblo, que viene de la tierra lejana: ¿No está Jehová en Sion? ¿No está en ella su Rey? ¿Por qué me hicieron airar con sus imágenes de talla, con vanidades ajenas?

20 Pasó la siega, terminó el verano, y nosotros no hemos sido salvos.

21 Quebrantado estoy por el quebrantamiento de la hija de mi pueblo; entenebrecido estoy, espanto me ha arrebatado.

22 ¿No hay bálsamo en Galaad? ¿No hay allí médico? ¿Por qué, pues, no hubo medicina para la hija de mi pueblo?