A A A A A
Bible Book List

Jeremías 14Nueva Traducción Viviente (NTV)

La terrible sequía en Judá

14 Jeremías recibió este mensaje del Señor que explica por qué detuvo la lluvia:

«Judá desfallece;
    el comercio a las puertas de la ciudad se estanca.
Todo el pueblo se sienta en el suelo porque está de luto,
    y surge un gran clamor de Jerusalén.
Los nobles envían a sus sirvientes a buscar agua
    pero los pozos están secos.
Confundidos y desesperados, los siervos regresan
    con sus cántaros vacíos,
    y con sus cabezas cubiertas en señal de dolor.
El suelo está reseco
    y agrietado por falta de lluvia.
Los agricultores están profundamente angustiados;
    ellos también se cubren la cabeza.
Aun la cierva abandona su cría
    porque no hay pasto en el campo.
Los burros salvajes se paran sobre las lomas desiertas
    jadeando como chacales sedientos.
Fuerzan la vista en busca de hierba,
    pero no la hay por ninguna parte».

La gente dice: «Nuestra maldad nos alcanzó, Señor,
    pero ayúdanos por el honor de tu propia fama.
Nos alejamos de ti
    y pecamos contra ti una y otra vez.
Oh Esperanza de Israel, nuestro Salvador en tiempos de aflicción,
    ¿por qué eres como un desconocido?
¿Por qué eres como un viajero que pasa por la tierra
    y se detiene solamente para pasar la noche?
¿Estás confundido también?
    ¿Es nuestro guerrero valiente incapaz de salvarnos?
Señor, tú estás aquí entre nosotros
    y somos conocidos como pueblo tuyo.
    ¡Por favor, no nos abandones ahora!».

10 Así que el Señor dice a su pueblo:
«A ustedes les encanta andar lejos de mí
    y no se han contenido.
Por lo tanto, no los aceptaré más como mi pueblo;
    ahora les recordaré todas sus maldades
    y los castigaré por sus pecados».

El Señor le prohíbe a Jeremías que interceda

11 Luego el Señor me dijo:

—Ya no ores más por este pueblo. 12 Cuando ellos ayunen no les prestaré atención. Cuando me presenten sus ofrendas quemadas y las ofrendas de grano, no las aceptaré. En cambio, los devoraré con guerra, hambre y enfermedad.

13 Luego dije:

—Oh Señor Soberano, sus profetas les dicen: “Todo está bien, no vendrá guerra ni hambre. El Señor ciertamente les enviará paz”.

14 Entonces el Señor dijo:

—Esos profetas dicen mentiras en mi nombre. Yo no los envié ni les dije que hablaran. No les transmití ningún mensaje. Ellos profetizan visiones y revelaciones que nunca han visto ni oído. Hablan necedades, producto de su propio corazón mentiroso. 15 Por lo tanto, esto dice el Señor: yo castigaré a esos profetas mentirosos, porque han hablado en mi nombre a pesar de que no los envié. Dicen que no vendrá guerra ni hambre, ¡pero ellos mismos morirán en la guerra y morirán de hambre! 16 En cuanto a aquellos a quienes profetizan, sus cadáveres serán arrojados en las calles de Jerusalén, víctimas del hambre y de la guerra. No quedará nadie para enterrarlos. Se habrán ido todos: esposos, esposas, hijos e hijas. Pues derramaré sobre ellos su propia maldad. 17 Ahora bien, Jeremías, diles esto:

»“Mis ojos derraman lágrimas día y noche.
    No puedo dejar de llorar
porque mi hija virgen —mi pueblo precioso—
    ha sido derribada
    y yace herida de muerte.
18 Si salgo al campo,
    veo los cuerpos masacrados por el enemigo.
Si camino por las calles de la ciudad
    veo gente muerta por el hambre.
Los profetas y los sacerdotes continúan con su trabajo
    pero no saben lo que hacen”.

Oración por sanidad

19 Señor, ¿has rechazado por completo a Judá?
    ¿Verdaderamente odias a Jerusalén?[a]
¿Por qué nos has herido sin la menor esperanza de recuperarnos?
    Esperábamos paz, pero la paz no llegó;
    esperábamos un tiempo de sanidad, pero solo encontramos terror.
20 Señor, confesamos nuestra maldad
    y también la de nuestros antepasados;
    todos hemos pecado contra ti.
21 Por el honor de tu fama, Señor, no nos abandones;
    no deshonres tu propio trono glorioso.
Por favor, recuérdanos,
    y no rompas tu pacto con nosotros.

22 ¿Puede alguno de los inútiles dioses ajenos enviarnos lluvia?
    ¿O acaso cae del cielo por sí misma?
No, tú eres el único, ¡oh Señor nuestro Dios!
    Solo tú puedes hacer tales cosas.
    Entonces esperaremos que nos ayudes.

Footnotes:

  1. 14:19 En hebreo Sión?
Nueva Traducción Viviente (NTV)

La Santa Biblia, Nueva Traducción Viviente, © Tyndale House Foundation, 2010. Todos los derechos reservados.

  Back

1 of 1

You'll get this book and many others when you join Bible Gateway Plus. Learn more

Viewing of
Cross references
Footnotes