25 Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído, sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla.

Read full chapter

25 En cambio, el que fija la mirada en la ley perfecta, que es la ley de la libertad, y no se aparta de ella ni se contenta sólo con oírla y olvidarla, sino que la practica, será dichoso en todo lo que haga.

Read full chapter

25 Pero el que mira atentamente[a] a la ley perfecta, la ley de la libertad(A), y permanece en ella, no habiéndose vuelto un oidor olvidadizo sino un hacedor eficaz[b], este será bienaventurado en lo que hace[c](B).

Read full chapter

Footnotes

  1. Santiago 1:25 O, considera cuidadosamente
  2. Santiago 1:25 Lit., hacedor de una obra
  3. Santiago 1:25 Lit., en su hacer

Hay que poner en práctica la palabra

19 Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse;

Read full chapter

Poniendo en práctica la palabra

19 Por eso, amados hermanos míos, todos ustedes deben estar dispuestos a oír, pero ser lentos para hablar y para enojarse,

Read full chapter

Hacedores de la palabra

19 Esto sabéis[a](A), mis amados hermanos(B). Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar(C), tardo para la ira(D);

Read full chapter

Footnotes

  1. Santiago 1:19 O, Sabed esto

37 Cuando ustedes digan “sí”, que sea realmente sí; y, cuando digan “no”, que sea no. Cualquier cosa de más, proviene del maligno.

Read full chapter

37 Cuando ustedes digan algo, que sea “sí, sí”, o “no, no”; porque lo que es más de esto, proviene del mal.

Read full chapter

37 Antes bien, sea vuestro hablar[a]: «Sí, sí» o «No, no»; y lo que es más de esto, procede del mal[b](A).

Read full chapter

Footnotes

  1. Mateo 5:37 O, vuestra palabra
  2. Mateo 5:37 O, del maligno

También la lengua es un fuego, un mundo de maldad. Siendo uno de nuestros órganos, contamina todo el cuerpo y, encendida por el infierno,[a] prende a su vez fuego a todo el curso de la vida.

El ser humano sabe domar y, en efecto, ha domado toda clase de fieras, de aves, de reptiles y de bestias marinas; pero nadie puede domar la lengua. Es un mal irrefrenable, lleno de veneno mortal.

Read full chapter

Footnotes

  1. 3:6 el infierno. Lit. la Gehenna.

Y la lengua es fuego; es un mundo de maldad. La lengua ocupa un lugar entre nuestros miembros, pero es capaz de contaminar todo el cuerpo; si el infierno la prende, puede inflamar nuestra existencia entera. La gente puede domesticar y, en efecto, ha domesticado, a toda clase de bestias, aves, serpientes y animales marinos, pero nadie puede domesticar a la lengua. Ésta es un mal indómito, que rebosa de veneno mortal.

Read full chapter

Y la lengua es un fuego(A), un mundo de iniquidad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo(B), es encendida por el infierno[a](C) e inflama el curso[b] de nuestra vida[c]. Porque todo género[d] de fieras y de aves, de reptiles y de animales marinos, se puede domar y ha sido domado por el género[e] humano, pero ningún hombre puede domar la lengua; es un mal turbulento y lleno de veneno mortal(D).

Read full chapter

Footnotes

  1. Santiago 3:6 Gr., guéenna
  2. Santiago 3:6 Lit., la rueda
  3. Santiago 3:6 O, existencia, u, origen
  4. Santiago 3:7 Lit., naturaleza
  5. Santiago 3:7 Lit., naturaleza