Nos ha nacido un niño

A pesar de todo, no habrá más penumbra para la que estuvo angustiada. En el pasado Dios humilló a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí; pero en el futuro honrará a Galilea, tierra de paganos, en el camino del mar, al otro lado del Jordán.

El pueblo que andaba en la oscuridad
    ha visto una gran luz;
sobre los que vivían en densas tinieblas
    la luz ha resplandecido.
Tú has hecho que la nación crezca;
    has aumentado su alegría.
Y se alegran ellos en tu presencia
    como cuando recogen la cosecha,
    como cuando reparten el botín.
Ciertamente tú has quebrado,
    como en la derrota de Madián,
el yugo que los oprimía,
    la barra que pesaba sobre sus hombros,
    el bastón de mando que los subyugaba.
Todas las botas guerreras
    que resonaron en la batalla,
y toda la ropa teñida en sangre
    serán arrojadas al fuego,
    serán consumidas por las llamas.
Porque nos ha nacido un niño,
    se nos ha concedido un hijo;
la soberanía reposará sobre sus hombros,
    y se le darán estos nombres:
Consejero admirable, Dios fuerte,
    Padre eterno, Príncipe de paz.
Se extenderán su soberanía y su paz,
    y no tendrán fin.
Gobernará sobre el trono de David
    y sobre su reino,
para establecerlo y sostenerlo
    con justicia y rectitud
    desde ahora y para siempre.
Esto lo llevará a cabo
    el celo del Señor Todopoderoso.

El enojo del Señor contra Israel

El Señor ha enviado su palabra;
    la ha enviado contra Jacob,
    ¡ya cae sobre Israel!
De esto se entera todo el pueblo
    —Efraín y los habitantes de Samaria—,
todos los que dicen con orgullo
    y con altivez de corazón:
10 «Si se caen los ladrillos,
    reconstruiremos con piedra tallada;
si se caen las vigas de higuera,
    las repondremos con vigas de cedro».

11 Pero el Señor ha fortalecido
    a los adversarios de Rezín;
    ha incitado a sus enemigos.
12 Los sirios en el este y los filisteos en el oeste
    se comieron a Israel de un solo bocado.

A pesar de todo esto,
    la ira de Dios no se ha aplacado;
    ¡su mano aún sigue extendida!

13 Pero el pueblo no ha querido reconocer
    al que lo ha castigado;
    no ha buscado al Señor Todopoderoso.
14 Por eso en un mismo día
    el Señor le cortará a Israel
la cabeza y la cola,
    la palmera y el junco.
15 La cabeza son los ancianos
    y la gente de alto rango;
la cola son los profetas,
    maestros de mentiras.
16 Los guías de este pueblo lo han extraviado;
    los que se dejan guiar son confundidos.
17 Por eso no se complacerá el Señor en los jóvenes,
    ni se apiadará de huérfanos y viudas,
porque todos ellos son impíos y malvados;
    sus labios profieren necedades.

A pesar de todo esto,
    la ira de Dios no se ha aplacado;
    ¡su mano aún sigue extendida!

18 La maldad arde como un fuego
    que consume zarzas y espinos,
que incendia la espesura del bosque
    y sube luego, como torbellino,
    en una columna de humo.
19 Por la ira del Señor Todopoderoso
    arderá en fuego la tierra.
Y el pueblo será el combustible:
    ¡Nadie se compadecerá de su hermano!
20 Unos comerán lo que esté a su mano derecha,
    pero se quedarán con hambre;
otros comerán lo que esté a su izquierda,
    pero no quedarán satisfechos.
    ¡Se comerán a sus propios hijos![a]
21 Manasés se comerá a Efraín,
    y Efraín a Manasés,
    y los dos juntos atacarán a Judá.

A pesar de todo esto,
    la ira de Dios no se ha aplacado;
    ¡su mano aún sigue extendida!

Footnotes

  1. 9:20 a sus propios hijos. Lit. la carne de su brazo.

Nacimiento y reinado del Mesías

Pero no siempre habrá oscuridad para la que ahora está angustiada. En los primeros tiempos las regiones de Zabulón y Neftalí fueron afligidas, pero en los últimos tiempos se llenará de gloria el camino del mar, al otro lado del Jordán, en Galilea de los gentiles.(A) El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz; sí, la luz resplandeció para los que vivían en un país de sombras de muerte.(B) Tú aumentaste el regocijo, y acrecentaste la alegría. En tu presencia se alegrarán, como se alegran durante la siega; como se regocijan cuando se reparten el botín. Tú quebraste el yugo y la vara que pesaban sobre sus hombros, y el cetro que los oprimía, como en el día de Madián. ¡Quemado será todo calzado que lleva el guerrero en el fragor de la batalla! ¡Pasto del fuego será todo manto revolcado en sangre! Porque un niño nos ha nacido, ¡un hijo nos ha sido concedido! Sobre sus hombros llevará el principado, y su nombre será «Consejero admirable», «Dios fuerte», «Padre Eterno» y «Príncipe de paz». La extensión de su imperio y la paz en él no tendrán límite. Reinará sobre el trono de David y sobre su reino, y lo afirmará y confirmará en la justicia y el derecho, desde ahora y para siempre.(C) Esto lo hará el celo del Señor de los ejércitos.

La ira del Señor contra Israel

El Señor envió su palabra sobre Jacob, y cayó sobre Israel. Y la conocerá todo el pueblo, y Efraín y los habitantes de Samaria, que con soberbia y altivez de corazón dicen:

10 «Los ladrillos se cayeron, pero edificaremos con piedra de cantera; talaron los sicómoros, pero nosotros los repondremos con cedros.»

11 Pero el Señor juntará a los enemigos de Resín y los levantará contra él; 12 del oriente vendrán los sirios, y del poniente los filisteos, y a boca llena devorarán a Israel. Pero ni así cesará su furor. Su mano aún seguirá extendida.

13 El pueblo no se volvió al Señor de los ejércitos. No buscó al que lo castigaba; 14 así que en un mismo día el Señor le cortará a Israel la cabeza y la cola, el tronco y la rama. 15 (La cabeza es el anciano de rostro venerable, y la cola es el profeta que enseña mentiras.) 16 Los que gobiernan a este pueblo son unos mentirosos; por eso sus gobernados se pierden. 17 Por tanto, el Señor no se alegrará por sus jóvenes, ni tendrá misericordia de sus huérfanos y viudas, pues todos son falsos y malvados; de toda boca brotan necedades. Pero ni así cesará su furor. Su mano aún seguirá extendida.

18 La maldad prenderá como un fuego, y consumirá cardos y espinos; se encenderá en la espesura del bosque, y se levantará como un remolino de humo. 19 Por causa de la ira del Señor de los ejércitos se oscurecerá la tierra, y el pueblo será como pasto para el fuego; ¡y nadie tendrá piedad de su hermano! 20 Con la mano derecha robarán, y se quedarán con hambre; con la mano izquierda comerán, y no quedarán satisfechos; ¡cada uno se comerá su propia carne! 21 Manasés se comerá a Efraín, Efraín se comerá a Manasés, y los dos se comerán a Judá. Pero ni así cesará su furor. Su mano aún seguirá extendida.

Nacimiento y reinado del Príncipe de Paz

[a]Pero no habrá más lobreguez para la que estaba en angustia(A). Como en tiempos pasados Él trató con desprecio a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí(B), pero después la hará gloriosa por el camino del mar al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles[b](C).

[c]El pueblo que andaba en tinieblas
ha visto gran luz;
a los que habitaban en tierra de sombra de muerte,
la luz ha resplandecido sobre ellos(D).
Multiplicaste la nación(E),
aumentaste[d] su[e] alegría(F);
se alegran en tu presencia
como con la alegría de[f] la cosecha,
como se regocijan los hombres cuando se reparten el botín(G).
Porque tú quebrarás el yugo de su carga, el báculo de sus hombros(H),
y la vara de su opresor(I), como en la batalla[g] de Madián(J).
Porque toda bota que calza el guerrero en el fragor de la batalla,
y el manto revolcado en sangre, serán para quemar, combustible para el fuego.
Porque un niño nos ha nacido(K), un hijo nos ha sido dado(L),
y la soberanía[h](M) reposará[i] sobre sus hombros(N);
y se llamará su nombre Admirable Consejero(O), Dios Poderoso(P),
Padre Eterno(Q), Príncipe de Paz(R).
El aumento de su soberanía[j] y de la paz no tendrán fin(S)
sobre el trono de David y sobre su reino(T),
para afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la justicia(U)
desde entonces y para siempre.
El celo del Señor de los ejércitos hará esto(V).

Ira de Dios contra Israel

El Señor envía mensaje[k] contra Jacob,
y cae sobre Israel.
Y todo el pueblo lo sabe,
es decir, Efraín y los habitantes de Samaria(W),
los que con arrogancia y altivez de corazón(X) afirman[l]:
10 Los ladrillos han caído,
pero con piedras labradas reedificaremos(Y);
los sicómoros han sido cortados,
pero con cedros los reemplazaremos.
11 Por tanto el Señor levanta adversarios de Rezín(Z) contra ellos,
e incita a sus enemigos,
12 los arameos en el oriente y los filisteos en el occidente(AA),
que devoran a Israel(AB) a boca llena[m].
Con todo eso no se aparta su ira,
y aún está su mano extendida(AC).

13 Pero el pueblo no ha vuelto a Aquel que los hirió(AD),
no han buscado al Señor de los ejércitos(AE).
14 El Señor, pues, corta de Israel la cabeza y la cola,
la hoja de palmera y el junco(AF) en un mismo día(AG).
15 El anciano y venerable es la cabeza(AH),
y el profeta que enseña la mentira, es la cola(AI).
16 Porque los que guían a este pueblo lo extravían;
y los guiados por ellos son confundidos[n](AJ).
17 Por eso no se complace el Señor en sus jóvenes(AK),
ni se compadece(AL) de sus huérfanos ni de sus viudas;
porque todos ellos son impíos y malhechores(AM),
y toda boca habla necedades(AN).
Con todo eso no se aparta su ira,
y aún está su mano extendida(AO).

18 Porque arde como fuego la impiedad,
zarzas y espinos consume,
y enciende la espesura del bosque;
como remolino suben en columna de humo(AP).
19 Por el furor del Señor de los ejércitos(AQ) es quemada la tierra(AR),
y el pueblo es como combustible para el fuego(AS);
el hombre no perdona a su hermano(AT).
20 Cortan[o] de un tajo lo que está a la derecha, pero aún tienen hambre(AU),
y comen[p] lo que está a la izquierda, pero no se sacian;
cada cual come la carne de su propio brazo[q](AV).
21 Manasés devora a Efraín, y Efraín a Manasés,
y ambos están contra Judá(AW).
Con todo eso no se ha apartado su ira,
y aún está su mano extendida(AX).

Footnotes

  1. Isaías 9:1 En el texto heb., cap. 8:23
  2. Isaías 9:1 O, las naciones
  3. Isaías 9:2 En el texto heb., cap. 9:1
  4. Isaías 9:3 Otra posible lectura es: no aumentarás
  5. Isaías 9:3 Lit., la
  6. Isaías 9:3 Lit., en
  7. Isaías 9:4 Lit., el día
  8. Isaías 9:6 O, el gobierno
  9. Isaías 9:6 Lit., estará
  10. Isaías 9:7 O, gobierno
  11. Isaías 9:8 Lit., palabra
  12. Isaías 9:9 Lit., diciendo
  13. Isaías 9:12 Lit., con toda la boca
  14. Isaías 9:16 O, tragados
  15. Isaías 9:20 Lit., Y corta
  16. Isaías 9:20 Lit., come
  17. Isaías 9:20 Algunas versiones antiguas dicen: de su prójimo