Presten atención y vengan a mí,
    escúchenme y vivirán.
Haré con ustedes un pacto eterno,
    conforme a mi constante amor por David.

Read full chapter

Inclinen su oído, y vengan a mí; escuchen y vivirán. Yo haré con ustedes un pacto eterno, que es el de mi invariable misericordia por David.(A)

Read full chapter

Inclinad vuestro oído y venid a mí(A),
escuchad y vivirá vuestra alma(B);
y haré con vosotros un pacto eterno(C),
conforme a las fieles misericordias mostradas a[a] David(D).

Read full chapter

Footnotes

  1. Isaías 55:3 Lit., misericordias de

63 El Espíritu da vida; la carne no vale para nada. Las palabras que les he hablado son espíritu y son vida.

Read full chapter

63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha. Las palabras que yo les he hablado son espíritu y son vida.

Read full chapter

63 El Espíritu es el que da vida(A); la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida(B).

Read full chapter

39 Tenía ella una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba lo que él decía.

Read full chapter

39 Marta tenía una hermana que se llamaba María,(A) la cual se sentó a los pies de Jesús para escuchar lo que él decía.

Read full chapter

39 Y ella tenía una hermana que se llamaba María(A), que[a] sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra(B).

Read full chapter

Footnotes

  1. Lucas 10:39 Lit., que también

42 pero solo una es necesaria.[a] María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará.

Read full chapter

Footnotes

  1. 10:42 solo una es necesaria. Var. se necesitan pocas cosas, o una sola.

42 Pero una sola cosa es necesaria. María ha escogido la mejor parte, y nadie se la quitará.»

Read full chapter

42 pero una sola cosa es necesaria[a](A), y[b] María(B) ha escogido la parte buena, la cual no le será quitada.

Read full chapter

Footnotes

  1. Lucas 10:42 Algunos mss. dicen: unas pocas cosas son necesarias
  2. Lucas 10:42 Lit., porque

34 Dichosos los que me escuchan
    y a mis puertas están atentos cada día,
    esperando a la entrada de mi casa.

Read full chapter

34 Dichoso el hombre que me escucha
y todo el tiempo se mantiene vigilante
a las puertas de mi casa.

Read full chapter

34 Bienaventurado el hombre que me escucha(A),
velando a mis puertas día a día,
aguardando en los postes de mi entrada.

Read full chapter