La alegría de los redimidos

35 Se alegrarán el desierto y el sequedal;
    se regocijará el desierto
    y florecerá como el azafrán.
Florecerá y se regocijará:
    ¡gritará de alegría!
Se le dará la gloria del Líbano,
    y el esplendor del Carmelo y de Sarón.
Ellos verán la gloria del Señor,
    el esplendor de nuestro Dios.

Fortalezcan las manos débiles,
    afirmen las rodillas temblorosas;
digan a los de corazón temeroso:
    «Sean fuertes, no tengan miedo.
Su Dios vendrá,
    vendrá con venganza;
con retribución divina
    vendrá a salvarlos».

Se abrirán entonces los ojos de los ciegos
    y se destaparán los oídos de los sordos;
saltará el cojo como un ciervo,
    y gritará de alegría la lengua del mudo.
Porque aguas brotarán en el desierto,
    y torrentes en el sequedal.
La arena ardiente se convertirá en estanque,
    la tierra sedienta en manantiales burbujeantes.
Las guaridas donde se tendían los chacales
    serán morada de juncos y papiros.

Habrá allí una calzada
    que será llamada Camino de santidad.
No viajarán por ella los impuros,
    ni transitarán por ella los necios;
    será solo para los que siguen el camino.
No habrá allí ningún león,
    ni bestia feroz que por él pase;
¡Allí no se les encontrará!
    ¡Por allí pasarán solamente los redimidos!
10 Y volverán los rescatados por el Señor,
    y entrarán en Sión con cantos de alegría,
    coronados de una alegría eterna.
Los alcanzarán la alegría y el regocijo,
    y se alejarán la tristeza y el gemido.

Futuro glorioso de Sión

35 El desierto y la soledad se alegrarán; el yermo se regocijará y florecerá como la rosa; florecerá en abundancia, y también se alegrará y cantará con júbilo, pues le serán dadas la belleza del Líbano y la hermosura del Carmelo y de Sarón. ¡Estos montes verán la gloria del Señor, ¡la hermosura de nuestro Dios! Fortalezcan las manos cansadas y afirmen las rodillas endebles.(A) Digan a los de corazón amedrentado: «Esfuércense y no teman. ¡Miren! Aquí viene su Dios, para castigar a sus enemigos como merecen. Dios mismo viene, y él los salvará.»

Entonces se abrirán los ojos de los ciegos, lo mismo que los oídos de los sordos. Entonces los cojos saltarán como ciervos, y la lengua del mudo cantará;(B) porque en el desierto serán cavados pozos de agua, y en la soledad correrán torrentes. El páramo se convertirá en estanque, el sequedal en manantiales de agua, y en la guarida de los chacales crecerán cañas y juncos.

Allí habrá un camino empedrado, que será llamado «Camino de Santidad». No pasará por allí nada impuro, porque Dios mismo estará con ellos. Si alguien pasa por este camino, no se extraviará, por más torpe que sea. En ese camino no habrá leones, ni pasará por él ninguna fiera, para que los redimidos puedan transitarlo. 10 Y los redimidos del Señor volverán. Vendrán a Sión entre gritos de infinita alegría. Cada uno de ellos tendrá gozo y alegría, y desparecerán el llanto y la tristeza.

Futuro glorioso de Sión

35 El desierto y el yermo(A) se alegrarán,
y se regocijará el Arabá[a] y florecerá(B)
como el azafrán[b];
florecerá(C) copiosamente
y se regocijará en gran manera y gritará de júbilo(D).
La gloria del Líbano(E) le será dada,
la majestad del Carmelo(F) y de Sarón.
Ellos verán la gloria del Señor,
la majestad de nuestro Dios(G).
Fortaleced las manos débiles
y afianzad las rodillas vacilantes(H).
Decid a los de corazón tímido(I):
Esforzaos, no temáis.
He aquí, vuestro Dios viene con venganza(J);
la retribución[c](K) vendrá de Dios mismo,
mas Él os salvará(L).
Entonces se abrirán los ojos de los ciegos(M),
y los oídos de los sordos se destaparán(N).
El cojo entonces saltará como un ciervo(O),
y la lengua del mudo gritará(P) de júbilo,
porque aguas brotarán en el desierto
y arroyos en el Arabá[d](Q).
La tierra abrasada[e] se convertirá en laguna,
y el secadal en manantiales de aguas(R);
en la guarida de chacales(S), su lugar de descanso,
la hierba se convertirá en cañas y juncos.
Allí habrá una calzada, un camino(T),
y será llamado Camino de Santidad(U);
el inmundo no transitará por él(V),
sino que será para el que ande en ese camino;
los necios no vagarán por él(W).
Allí no habrá león(X),
ni subirá por él bestia feroz(Y);
estos no se hallarán[f] allí,
sino que por él andarán los redimidos(Z).
10 Volverán los rescatados del Señor,
entrarán en Sión(AA) con gritos de júbilo,
con alegría eterna sobre sus cabezas.
Gozo y alegría alcanzarán,
y huirán la tristeza y el gemido(AB).

Footnotes

  1. Isaías 35:1 O, desierto
  2. Isaías 35:1 O, croco
  3. Isaías 35:4 Lit., recompensa
  4. Isaías 35:6 O, desierto
  5. Isaías 35:7 O, El espejismo
  6. Isaías 35:9 Lit., no se hallará