Profecía contra Tiro

23 Profecía contra Tiro:

¡Giman, barcos de Tarsis!,
    porque destruidas están su casa y su puerto.
Desde la tierra de Chipre
    les ha llegado la noticia.

¡Callen, habitantes de la costa,
    comerciantes de Sidón,
    ciudad que han enriquecido los marinos!
Sobre las grandes aguas
    llegó el grano de Sijor;
Tiro se volvió el centro comercial de las naciones;
    la cosecha del Nilo le aportaba ganancias.
Avergüénzate, Sidón, fortaleza del mar,
    porque el mar ha dicho:
«No he estado con dolores de parto ni he dado a luz;
    no he criado hijos ni educado hijas».
Cuando la noticia llegue a Egipto,
    lo que se diga de Tiro los angustiará.

Pasen a Tarsis;
    giman, habitantes de la costa.
¿Es esta su ciudad alegre,
    la ciudad tan antigua,
cuyos pies la han llevado
    a establecerse en tierras lejanas?
¿Quién planeó esto contra Tiro,
    la ciudad que confiere coronas,
cuyos comerciantes son príncipes,
    y sus negociantes reconocidos en la tierra?
Lo planeó el Señor Todopoderoso
    para abatir la altivez de toda gloria
    y humillar a toda la gente importante de la tierra.

10 Hija de Tarsis,
    cultiva[a] tu tierra como en el Nilo,
    porque tu puerto ya no existe.
11 El Señor ha extendido su mano sobre el mar
    y ha puesto a temblar a los reinos,
    ha ordenado destruir las fortalezas de Canaán.
12 Él dijo:
    «¡Virgen violentada, hija de Sidón:
    no volverás a alegrarte!

»Levántate y cruza hasta Chipre;
    ¡ni siquiera allí encontrarás descanso!»
13 ¡Mira la tierra de los caldeos!
    ¡Ese pueblo ya no existe!
Asiria la ha convertido
    en refugio de las fieras del desierto;
levantaron torres de asalto,
    demolieron sus fortalezas
    y las convirtieron en ruinas.

14 ¡Giman, barcos de Tarsis,
    porque destruida está su fortaleza!

15 En aquel tiempo Tiro será olvidada durante setenta años, que es lo que vive un rey. Pero al cabo de esos setenta años le sucederá a Tiro lo que dice la canción de la prostituta:

16 «Tú, prostituta olvidada,
    toma un arpa y recorre la ciudad;
toca lo mejor que puedas,
    y canta muchas canciones,
    para que te recuerden».

17 Al cabo de setenta años, el Señor se ocupará de Tiro, la cual volverá a venderse y prostituirse con todos los reinos de la tierra. 18 Pero sus ingresos y ganancias se consagrarán al Señor; no serán almacenados ni atesorados. Sus ganancias serán para los que habitan en presencia del Señor, para que se alimenten en abundancia y se vistan con ropas finas.

Footnotes

  1. 23:10 cultiva (Qumrán y LXX); atraviesa (TM).

Profecía acerca de Tiro

23 Profecía acerca de Tiro,(A) revelada desde la tierra de Quitín.

¡Aullen ustedes, naves de Tarsis, porque Tiro ha sido destruida! ¡No ha quedado una sola casa a la que se pueda entrar! ¡Callen ustedes, mercaderes de Sidón, habitantes de la costa, que surcaban el mar para abastecerse! Sus provisiones procedían de los trigales que crecen con las muchas aguas del río Nilo, y fueron ustedes poderosos entre las naciones. ¡Avergüénzate, Sidón, porque ha hablado el poderoso mar! Y el mar ha dicho: «Nunca he estado de parto. Jamás he dado a luz. Nunca he criado hijos, ni tampoco hijas.»

Cuando llegue a Egipto esta noticia acerca de Tiro, los egipcios se retorcerán de dolor. ¡Vayan a Tarsis y aullen, habitantes de la costa! ¿Acaso no era ésta para ustedes la ciudad alegre, la ciudad antigua que plantó sus pies en lugares lejanos? ¿Quién decretó esto contra Tiro, la ciudad que repartía coronas, cuyos negociantes y mercaderes eran príncipes y nobles de la tierra? Lo decretó el Señor de los ejércitos, para abatir la soberbia de los encumbrados y humillar a los poderosos de la tierra. 10 Surca tu tierra como un río, hija de Tarsis, porque tu poder se ha terminado. 11 El Señor extendió su mano sobre el mar e hizo temblar los reinos, y ordenó que las fortalezas de Canaán fueran destruidas. 12 Y dijo: «Ciudad de Sidón, oprimida jovencita; no volverás a divertirte. Levántate y pasa a Quitín, que tampoco allí hallarás reposo. 13 ¡Mira el país de los caldeos! Ese pueblo no existía; Asiria lo fundó para los habitantes del desierto. Ellos levantaron fortalezas, y edificaron palacios, pero él lo convirtió en ruinas.»

14 ¡Aullen, naves de Tarsis, porque su fortaleza ha sido destruida! 15 Viene el día en que Tiro será olvidada durante setenta años, que es el tiempo que dura un reino. Después de esos setenta años, se le cantará a Tiro esta canción dedicada a una ramera:

16 Toma tu arpa, ramera olvidada,
y ve a rondar por la ciudad;
toca una buena melodía,
y repite la canción,
para que seas recordada.

17 Al cabo de los setenta años, el Señor visitará Tiro; y esta ciudad volverá a comerciar, y otra vez traficará con todos los reinos de la tierra. 18 Pero sus negocios y ganancias no se guardarán ni se atesorarán, sino que se consagrarán al Señor; serán para la buena alimentación y el espléndido vestuario de los que viven en el santuario del Señor.

Profecía sobre Tiro

23 (A)Profecía sobre[a] Tiro(B).
Gemid, naves de Tarsis(C),
porque Tiro ha sido destruida, sin casas y sin puerto[b](D);
desde la tierra de Chipre[c](E) les ha sido revelado.
Callad(F), moradores de la costa,
mercaderes de Sidón;
tus mensajeros cruzaron el mar[d],
y estuvieron en muchas aguas.
Sus ingresos eran el grano del Nilo[e](G) y la cosecha del río(H),
y ella era el mercado de las naciones(I).
Avergüénzate, Sidón(J),
porque habla el mar, la fortaleza del mar, diciendo:
No he estado de parto, ni he dado a luz,
no he educado jóvenes, ni he criado vírgenes.
Cuando la noticia llegue a Egipto,
se angustiarán(K) por las nuevas de Tiro.
Pasad a Tarsis(L);
gemid, moradores de la costa.
¿Es esta vuestra ciudad divertida(M)
cuyos días se remontan a la antigüedad,
cuyos pies solían llevarla a establecerse en lugares distantes[f]?

¿Quién ha planeado esto contra Tiro, la que concedía coronas(N),
cuyos mercaderes eran príncipes, cuyos comerciantes eran los nobles de la tierra?
El Señor(O) de los ejércitos lo ha planeado para abatir(P) el orgullo de toda hermosura,
para humillar a todos los nobles de la tierra(Q).
10 Inunda[g] tu tierra como el Nilo, hija de Tarsis,
ya no hay más restricción[h].
11 Su mano ha extendido sobre el mar(R),
ha hecho temblar los reinos(S);
el Señor ha dado orden respecto a Canaán para que destruyan sus fortalezas(T).
12 Él ha dicho: No te divertirás más(U),
virgen oprimida, hija de Sidón.
Levántate, pasa a Chipre[i](V);
aun allí no hallarás descanso.

13 He aquí la tierra de los caldeos. Este pueblo no existía; Asiria(W) lo designó para moradores del desierto(X). Ellos levantaron sus torres de sitio, despojaron sus palacios y la convirtieron en ruinas(Y).

14 Gemid, naves de Tarsis(Z),
porque ha sido destruida vuestra fortaleza.

15 Y acontecerá en aquel día que Tiro será olvidada por setenta años, como los días de un rey(AA). Al cabo de los setenta años le sucederá a Tiro como en la canción de la ramera:

16 Toma la lira, anda por la ciudad,
oh ramera olvidada;
tañe hábilmente las cuerdas, canta muchas canciones,
para que seas recordada.

17 Y sucederá al cabo de los setenta años(AB) que el Señor visitará a Tiro. Entonces ella regresará a su paga de ramera, y se prostituirá(AC) con todos los reinos sobre[j] la faz de la tierra. 18 Y sus ganancias(AD) y su paga de ramera serán consagradas al Señor(AE); no serán almacenadas ni acumuladas, sino que su ganancia llegará a ser suficiente alimento y vestidura selecta para aquellos que habiten en la presencia del Señor.

Footnotes

  1. Isaías 23:1 O, Carga de
  2. Isaías 23:1 Lit., entrada
  3. Isaías 23:1 Heb., Quittim
  4. Isaías 23:2 Así en los M.M.M.; en el T.M., que pasando el mar, te abastecían
  5. Isaías 23:3 Heb., Shijor
  6. Isaías 23:7 Lit., peregrinar lejos
  7. Isaías 23:10 Lit., Pasa sobre
  8. Isaías 23:10 Quizás: ceñidor, o, puerto
  9. Isaías 23:12 Heb., Quittim
  10. Isaías 23:17 Lit., del mundo sobre