Profecía contra Babilonia

13 Profecía contra Babilonia que recibió Isaías hijo de Amoz:

Sobre un monte pelado agiten la bandera;
    llamen a gritos a los soldados,
háganles señas con la mano
    para que entren por las puertas de los nobles.
Ya he dado orden a mis consagrados;
    he reclutado a mis valientes,
a los que se alegran de mi triunfo,
    para que ejecuten mi castigo.
¡Escuchen! Se oye tumulto en las montañas,
    como el de una gran multitud.
¡Escuchen! Se oye un estruendo de reinos,
    de naciones que se han reunido.
El Señor Todopoderoso pasa revista
    a un ejército para la batalla.
Vienen de tierras lejanas,
    de los confines del horizonte.
Viene el Señor con las armas de su ira
    para destruir toda la tierra.
¡Giman, que el día del Señor está cerca!
    Llega de parte del Todopoderoso como una devastación.
Por eso todas las manos desfallecen,
    todo el mundo pierde el ánimo.
Quedan todos aterrados;
    dolores y angustias los atrapan:
¡se retuercen de dolor,
    como si estuvieran de parto!
Espantados, se miran unos a otros;
    ¡tienen el rostro encendido!
¡Miren! ¡Ya viene el día del Señor
    —día cruel, de furor y ardiente ira—;
convertirá en desolación la tierra
    y exterminará de ella a los pecadores!
10 Las estrellas y las constelaciones del cielo
    dejarán de irradiar su luz;
se oscurecerá el sol al salir
    y no brillará más la luna.
11 Castigaré por su maldad al mundo,
    y por su iniquidad a los malvados.
Pondré fin a la soberbia de los arrogantes
    y humillaré el orgullo de los violentos.
12 Voy a hacer que haya menos gente que oro fino,
    menos mortales que oro de Ofir.
13 Por eso haré que tiemble el cielo
    y que la tierra se mueva de su sitio,
por el furor del Señor Todopoderoso
    en el día de su ardiente ira.
14 Como gacela acosada,
    como rebaño sin pastor,
cada uno se volverá a su propio pueblo,
    cada cual huirá a su propia tierra.
15 Al que atrapen lo traspasarán;
    el que caiga preso morirá a filo de espada.
16 Ante sus propios ojos
    estrellarán a sus pequeños,
saquearán sus casas
    y violarán a sus mujeres.
17 ¡Miren! Yo incito contra ellos a los medos,
    pueblo al que no le importa la plata
    ni se deleita en el oro.
18 Con sus arcos traspasarán a los jóvenes;
    no se apiadarán del fruto del vientre
    ni tendrán compasión de los niños.
19 Babilonia, la perla de los reinos,
    la gloria y el orgullo de los caldeos,
quedará como Sodoma y Gomorra
    cuando Dios las destruyó.
20 Nunca más volverá a ser habitada,
    ni poblada en los tiempos venideros.
No volverá a acampar allí el beduino,
    ni hará el pastor descansar a su rebaño.
21 Allí descansarán las fieras del desierto;
    sus casas se llenarán de búhos.
Allí habitarán los avestruces
    y brincarán las cabras salvajes.
22 En sus fortalezas aullarán las hienas,
    y en sus lujosos palacios, los chacales.
Su hora está por llegar,
    y no se prolongarán sus días.

Profecía sobre Babilonia

13 Profecía sobre Babilonia,(A) que fue revelada a Isaías hijo de Amoz.

¡Levanten la bandera sobre un alto monte! ¡Levanten la voz contra ellos! ¡Levanten la mano, para que entren por las puertas de los príncipes! Yo di órdenes a mis consagrados; convoqué también a mis valientes, a los que se alegran con mi triunfo, para que ejecuten mi castigo.

Hay gran estruendo en los montes, como de mucha gente; ruidoso estruendo de reinos, de naciones que se reúnen. El Señor de los ejércitos pasa revista a las tropas para la batalla. El Señor y los instrumentos de su ira vienen de lejanas tierras, desde los confines de los cielos, para destruir toda la tierra.

¡Griten de dolor, que cercano está el día del Señor! ¡Viene como asolamiento del Todopoderoso!(B) Por eso pierde su fuerza toda mano; por eso desfallece todo corazón. Se llenan de terror; la angustia y el dolor los domina; tienen dolores como de parturienta; con el rostro encendido, unos a otros se miran con asombro.

¡Viene ya el terrible día del Señor! ¡Día de ardiente ira e indignación, que hará de la tierra un páramo, y que raerá de ella a los pecadores! 10 Ese día las estrellas y los luceros de los cielos no darán su luz; el sol se oscurecerá al amanecer, y la luna no dará su resplandor.(C) 11 Yo castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; acabaré con la arrogancia de los soberbios y abatiré la altivez de los fuertes. 12 Haré que los hombres sean más escasos que el fino oro de Ofir. 13 Por la indignación del Señor de los ejércitos, en el día de su ardiente ira haré que se estremezcan los cielos, y que la tierra se mueva de su lugar. 14 Cada uno mirará hacia su pueblo, como oveja sin pastor; cada uno huirá a su tierra, como gacela perseguida. 15 Todo el que sea hallado, caerá atravesado por una lanza; todo el que caiga preso, morirá a filo de espada. 16 Ante sus propios ojos, sus niños serán estrellados contra el suelo, sus casas serán saqueadas, y sus mujeres serán violadas. 17 Voy a incitar contra ellos a los medos, para quienes el oro y la plata no es lo más importante. 18 Con sus flechas despedazarán a los niños, y de los hijos no tendrán compasión; ¡no perdonarán a nadie en quien pongan sus ojos! 19 El hermoso reino de Babilonia, joya de la grandeza caldea, vendrá a ser como Sodoma y Gomorra, ciudades a las que Dios destruyó.(D) 20 Jamás volverá a ser habitado. Para siempre quedará deshabitado. Ningún nómada volverá a plantar allí su tienda, ni pastor alguno apacentará allí su rebaño. 21 Allí dormirán sólo las fieras del desierto, y sus casas se llenarán de chacales;(E) allí sólo vivirán los avestruces, y retozarán las cabras salvajes. 22 En sus palacios y en sus casas veraniegas aullarán las hienas y los chacales. Ya se acerca su tiempo; sus días están contados.

Profecía sobre Babilonia

13 Profecía sobre[a](A) Babilonia(B) que tuvo en visión Isaías, hijo de Amoz(C).

Levantad estandarte(D) sobre la colina pelada[b](E),
alzad a ellos la voz,
agitad la mano(F) para que entren por las puertas de los nobles(G).
Yo he dado órdenes a mis consagrados,
también he llamado a mis guerreros(H),
a los que se regocijan de mi gloria,
para ejecutar mi ira.
Ruido de tumulto en los montes,
como de mucha gente.
Ruido de estruendo de reinos,
de naciones reunidas(I).
El Señor de los ejércitos pasa revista al ejército para la batalla.
Vienen de una tierra lejana,
de los más lejanos horizontes[c](J),
el Señor y los instrumentos de su indignación(K),
para destruir toda la tierra(L).
Gemid, porque cerca está el día del Señor(M);
vendrá como destrucción del Todopoderoso[d](N).
Por tanto todas las manos se debilitarán(O),
el corazón de todo hombre desfallecerá[e](P),
y se aterrarán(Q);
dolores y angustias se apoderarán de ellos,
como mujer de parto se retorcerán(R);
se mirarán el uno al otro con asombro,
rostros en llamas serán sus rostros.
He aquí, el día del Señor viene(S),
cruel, con furia y ardiente ira,
para convertir en desolación la tierra
y exterminar de ella a sus pecadores.
10 Pues las estrellas del cielo y sus constelaciones
no destellarán su luz;
se oscurecerá el sol al salir,
y la luna no irradiará su luz(T).
11 Castigaré[f] al mundo por su maldad(U)
y a los impíos por su iniquidad(V);
también pondré fin a la arrogancia de los soberbios(W),
y abatiré la altivez(X) de los despiadados[g](Y).
12 Haré al mortal más escaso[h](Z) que el oro puro,
y a la humanidad más que el oro de Ofir(AA).
13 Por tanto, haré estremecer los cielos(AB),
y la tierra será removida de su lugar(AC)
ante la furia del Señor de los ejércitos,
en el día de su ardiente ira(AD).
14 Y será como gacela perseguida,
o como ovejas que nadie reúne(AE);
cada uno volverá a su pueblo,
y cada uno huirá a su tierra.
15 Cualquiera que sea hallado será traspasado,
y cualquiera que sea capturado caerá a espada(AF).
16 También sus pequeños serán estrellados
delante de sus ojos(AG);
serán saqueadas sus casas
y violadas sus mujeres.

17 He aquí, incitaré contra ellos a los medos(AH),
que no estiman la plata ni se deleitan en el oro(AI);
18 con arcos barrerán[i] a los jóvenes,
no tendrán compasión del fruto del vientre,
ni de los niños[j] tendrán piedad sus ojos(AJ).
19 Y Babilonia, hermosura de los reinos, gloria del orgullo de los caldeos(AK),
será como cuando Dios destruyó a Sodoma y a Gomorra(AL);
20 nunca más será poblada ni habitada de generación en generación(AM);
no pondrá tienda allí el árabe,
ni los pastores harán descansar allí sus rebaños(AN);
21 sino que allí descansarán los moradores del desierto,
y llenas estarán sus casas de búhos[k];
también habitarán allí los avestruces, y allí brincarán las cabras peludas[l](AO).
22 Aullarán las hienas[m] en sus torres fortificadas
y los chacales en sus lujosos palacios(AP).
Está próximo a llegar su tiempo,
y sus días no se prolongarán.

Footnotes

  1. Isaías 13:1 O, Carga de
  2. Isaías 13:2 O, el monte barrido por el viento
  3. Isaías 13:5 Lit., del extremo de los cielos
  4. Isaías 13:6 Heb., Shaddai
  5. Isaías 13:7 Lit., se derretirá
  6. Isaías 13:11 Lit., visitaré
  7. Isaías 13:11 O, tiranos
  8. Isaías 13:12 Lit., preciado
  9. Isaías 13:18 Lit., estrellarán
  10. Isaías 13:18 Lit., hijos
  11. Isaías 13:21 O, animales aulladores
  12. Isaías 13:21 O, demonios cabríos
  13. Isaías 13:22 O, animales aulladores