Add parallel Print Page Options

64 [a]¡Oh, si rasgaras los cielos y descendieras(A)!
Si los montes se estremecieran ante Tu presencia(B)
[b](Como el fuego enciende el matorral, como el fuego hace hervir el agua),
Para dar a conocer Tu nombre a Tus adversarios,
Para que ante Tu presencia tiemblen las naciones(C)!
Cuando hiciste cosas terribles que no esperábamos(D),
Y descendiste, los montes se estremecieron ante Tu presencia.
Desde la antigüedad no habían escuchado ni puesto atención(E),
Ni el ojo había visto a un Dios fuera de Ti
Que obrara a favor del que esperaba en Él(F).
Sales al encuentro del que se regocija(G) en practicar la justicia(H),
De los que se acuerdan de Ti en Tus caminos(I).
Pero te enojaste porque pecamos(J);
Continuamos en los pecados[c] por mucho tiempo,
¿Y seremos salvos?
Todos nosotros somos como el inmundo(K),
Y como trapo de inmundicia todas nuestras obras justas(L).
Todos nos marchitamos como una hoja(M),
Y nuestras iniquidades(N), como el viento, nos arrastran.
Y no hay quien invoque Tu nombre(O),
Quien se despierte para agarrarse de Ti.
Porque has escondido Tu rostro de nosotros(P)
Y nos has entregado al[d] poder de nuestras iniquidades.

Pero ahora, oh Señor, Tú eres nuestro Padre(Q),
Nosotros el barro, y Tú nuestro alfarero(R);
Obra de Tus manos(S) somos todos nosotros.
No te enojes en exceso(T), oh Señor,
Ni para siempre te acuerdes de la iniquidad(U).
Mira, te rogamos, todos nosotros somos Tu pueblo(V).
10 Tus ciudades santas(W) se han vuelto un desierto;
Sión se ha convertido en un desierto,
Jerusalén en una desolación(X).
11 Nuestra casa santa y hermosa(Y)
Donde te alababan nuestros padres,
Ha sido quemada por el fuego
Y todas nuestras cosas preciosas se han convertido en ruinas(Z).
12 ¿Te detendrás ante estas cosas, oh Señor?
¿Guardarás silencio y nos afligirás sin medida(AA)?

Footnotes

  1. Isaías 64:1 En el texto heb. cap. 63:19.
  2. Isaías 64:2 En el texto heb. cap. 64:1.
  3. Isaías 64:5 Lit. en ellos.
  4. Isaías 64:7 Así en la versión gr. (sept.); en el T.M., derretido en el.

64  !!Oh, si rompieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia se escurriesen los montes,

como fuego abrasador de fundiciones, fuego que hace hervir las aguas, para que hicieras notorio tu nombre a tus enemigos, y las naciones temblasen a tu presencia!

Cuando, haciendo cosas terribles cuales nunca esperábamos, descendiste, fluyeron los montes delante de ti.

Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto a Dios fuera de ti, que hiciese por el que en él espera.(A)

Saliste al encuentro del que con alegría hacía justicia, de los que se acordaban de ti en tus caminos; he aquí, tú te enojaste porque pecamos; en los pecados hemos perseverado por largo tiempo; ¿podremos acaso ser salvos?

Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.

Nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para apoyarse en ti; por lo cual escondiste de nosotros tu rostro, y nos dejaste marchitar en poder de nuestras maldades.

Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros barro, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros.

No te enojes sobremanera, Jehová, ni tengas perpetua memoria de la iniquidad; he aquí, mira ahora, pueblo tuyo somos todos nosotros.

10 Tus santas ciudades están desiertas, Sion es un desierto, Jerusalén una soledad.

11 La casa de nuestro santuario y de nuestra gloria, en la cual te alabaron nuestros padres, fue consumida al fuego; y todas nuestras cosas preciosas han sido destruidas.

12 ¿Te estarás quieto, oh Jehová, sobre estas cosas? ¿Callarás, y nos afligirás sobremanera?