Pleito contra Israel

Escuchen, israelitas,
    la palabra del Señor,
porque el Señor va a entrar en juicio
    contra los habitantes del país:

«Ya no hay entre mi pueblo fidelidad ni amor,
    ni conocimiento de Dios.
Cunden, más bien, el perjurio y la mentira.
    Abundan el robo, el adulterio y el asesinato.
    ¡Un homicidio sigue a otro!
Por tanto, se resecará la tierra,
    y desfallecerán todos sus habitantes.
¡Morirán las bestias del campo,
    las aves del cielo y los peces del mar!

»¡Que nadie acuse ni reprenda a nadie!
    ¡Tu pueblo parece acusar al sacerdote!
Tropiezas de día y de noche,
    y los profetas tropiezan contigo;
tu madre dejará de existir,
    pues por falta de conocimiento
    mi pueblo ha sido destruido.

»Puesto que rechazaste el conocimiento,
    yo también te rechazo como mi sacerdote.
Ya que te olvidaste de la ley de tu Dios,
    yo también me olvidaré de tus hijos.
Mientras más aumentaban los sacerdotes,
    más pecaban contra mí;
cambiaron a quien es su gloria
    en algo deshonroso.
El pecado de mi pueblo es su comida;
    se regodean en su perversidad.
¡De tal pueblo, tal sacerdote![a]
¡Por eso les pediré cuentas de su conducta
    y les daré la paga de sus acciones!

10 »Comerán, pero no quedarán satisfechos;
    se prostituirán, pero no se saciarán;[b]
porque han abandonado al Señor
para entregarse 11     a la prostitución y al vino,
    ¡al mosto que hace perder la razón!
12 Mi pueblo consulta a su ídolo de madera,
    y ese pedazo de palo le responde;
su tendencia a prostituirse los descarría;
    se prostituyen en abierto desafío a su Dios.
13 En la cumbre de montes y colinas
    queman ofrendas y ofrecen sacrificios,
bajo la agradable sombra
    de robles, álamos y encinas.
Por eso se prostituyen sus hijas
    y cometen adulterio sus nueras.
14 Pero no las castigaré
    por sus prostituciones y adulterios,
porque sus propios maridos
    se juntan con prostitutas
y celebran banquetes paganos
    con las sacerdotisas del templo.
¡Es así como acaba por hundirse
    un pueblo falto de entendimiento!

15 »Si tú, Israel, te prostituyes,
    ¡que no resulte culpable Judá!

»No vayan a Guilgal ni suban a Bet Avén,[c]
    ni juren: “¡Por la vida del Señor!”
16 Israel es tan indómito como una novilla.
    ¿Cómo podrá el Señor pastorearlos
    en campo abierto, como a corderos?
17 Efraín se ha aliado con las imágenes;
    ¡pues que se quede con ellas!
18 Cuando ya no tienen licor,
    se entregan de lleno a la prostitución,
    ¡y hasta sus gobernantes aman la deshonra!
19 ¡Por eso un torbellino los arrastrará,
    y quedarán avergonzados por sus sacrificios!

Juicio contra Israel

»¡Oigan esto, sacerdotes!
    ¡Pon atención, reino de Israel!
¡Escucha, casa real!
    ¡Contra ustedes es la sentencia!
En Mizpa han sido ustedes una trampa;
    en el monte Tabor, una red tendida;
en Sitín, una fosa abierta.[d]
    Por eso, yo los disciplinaré a todos.
Yo conozco bien a Efraín;
    Israel no me es desconocido.
Pero ahora Efraín se ha prostituido;
    e Israel se ha mancillado.

»No les permiten sus malas obras
    volverse a su Dios;
su tendencia a prostituirse
    les impide conocer al Señor.
La arrogancia de Israel testificará en su contra,
    Israel y Efraín tropezarán con su maldad,
    y hasta Judá caerá con ellos.
Con sus ovejas y sus vacas
    irán en busca del Señor,
pero no lo encontrarán
    porque él se ha apartado de ellos.
Han traicionado al Señor;
    han dado a luz hijos de otros padres.
    ¡Ahora la destrucción[e] devorará sus fincas!

»Toquen la corneta en Guibeá,
    hagan sonar la trompeta en Ramá,
lancen el grito de guerra en Bet Avén:[f]
    “¡Cuídate las espaldas, Benjamín!”
En el día de la reprensión,
    Efraín quedará desolado.
Entre las tribus de Israel
    doy a conocer lo que les va a pasar.
10 Las autoridades de Judá se parecen
    a los que alteran los linderos.
¡Pues derramaré mi enojo sobre ellos
    como si derramara un torrente de agua!
11 Efraín está deprimido,
    aplastado por el juicio,
    empeñado en seguir a los ídolos.[g]
12 ¡Pues seré para Efraín como polilla,
    como carcoma para el pueblo de Judá!

13 »Cuando Efraín vio su enfermedad
    y Judá reparó en sus llagas,
Efraín recurrió a Asiria
    y pidió la ayuda del gran rey.
Pero el rey no podrá sanarlo,
    ni tampoco curar sus llagas.
14 Yo seré como un león para Efraín,
    como un cachorro para Judá.
Yo mismo los haré pedazos,
    y luego me alejaré;
yo mismo me llevaré la presa,
    y no habrá quien me la arrebate.
15 Volveré luego a mi morada,
    hasta que reconozcan su culpa.
Buscarán ganarse mi favor;
    angustiados, me buscarán con ansias».

Impenitencia de Israel

¡Vengan, volvámonos al Señor!
    Él nos ha despedazado, pero nos sanará;
    nos ha herido, pero nos vendará.
Después de dos días nos dará vida;
    al tercer día nos levantará,
    y así viviremos en su presencia.
Conozcamos al Señor;
    vayamos tras su conocimiento.
Tan cierto como que sale el sol,
    él habrá de manifestarse;
vendrá a nosotros como la lluvia de invierno,
    como la lluvia de primavera que riega la tierra.

«¿Qué voy a hacer contigo, Efraín?
    ¿Qué voy a hacer contigo, Judá?
El amor de ustedes es como nube matutina,
    como rocío que temprano se evapora.
Por eso los hice pedazos por medio de los profetas;
    los herí con las palabras de mi boca.
    ¡Mi sentencia los fulminará como un relámpago!
Lo que pido de ustedes es amor y no sacrificios,
    conocimiento de Dios y no holocaustos.
Son como Adán:
    han quebrantado el pacto,
    ¡me han traicionado!
Galaad es una ciudad de malhechores;
    sus pisadas dejan huellas de sangre.
Una pandilla de sacerdotes
    está al acecho en el camino a Siquén
y, como banda de salteadores,
    comete toda clase de infamias.
10 En el reino de Israel
    he visto algo horrible:
Allí se prostituye Efraín
    y se mancilla Israel.

11 »¡A ti también, Judá,
    te espera la cosecha de tu maldad!

»Cuando cambie yo la suerte de mi pueblo,

    cuando sane yo a Israel,
la perversidad de Efraín y la maldad de Samaria
    quedarán al descubierto.
Porque ellos cometen fraudes;
    mientras el ladrón se mete en las casas,
    una banda de salteadores roba en las calles.
No se ponen a pensar
    que yo tomo en cuenta todas sus maldades.
Sus malas acciones los tienen cercados,
    y las tengo muy presentes.

»Con su maldad deleitan al rey;
    con sus mentiras, a las autoridades.
Parecen un horno encendido
    cuyo fuego no hace falta atizar
desde que el panadero prepara la harina
    hasta que la masa fermenta.
    ¡Todos ellos son adúlteros!
En la fiesta del rey las autoridades se encienden
    bajo los efectos del vino,
y el rey pierde su dignidad
    codeándose con la plebe.
Como el horno, se les prende el corazón,
    dispuesto para la intriga.
Su ira se adormece por la noche,
    pero se reaviva por la mañana.
Todos ellos arden como un horno;
    devoran a sus gobernantes.
Caen todos sus reyes,
    pero ninguno de ellos me invoca.

»Efraín se mezcla con las naciones;
    parece una torta cocida de un solo lado.
Los extranjeros le minan las fuerzas,
    pero él ni cuenta se da.
Su pelo se ha encanecido,
    pero él ni cuenta se da.
10 La arrogancia de Israel testifica en su contra,
    pero él no se vuelve al Señor su Dios;
    a pesar de todo esto, no lo busca.

11 »Efraín es como una paloma
    torpe y sin entendimiento,
que unas veces pide ayuda a Egipto
    y otras, recurre a Asiria.
12 Pero, tan pronto como lo hagan,
    lanzaré mi red sobre ellos;
los derribaré como a las aves del cielo,
    ¡siete veces los castigaré por sus pecados![h]
13 ¡Ay de ellos, que de mí se alejaron!
    ¡Que sean destruidos por rebelarse contra mí!
Yo bien podría redimirlos,
    pero ellos no me hablan con la verdad.
14 No me invocan de corazón,
    sino que se lamentan echados en sus camas.
Para obtener grano y vino nuevo se laceran[i]
    y se ponen en mi contra.
15 Yo adiestré y fortalecí sus brazos,
    pero ellos maquinan maldades contra mí.
16 No se vuelven al Altísimo;
    son como un arco engañoso.
Sus autoridades caerán a filo de espada
    por sus palabras insolentes,
y en la tierra de Egipto
    se burlarán de ellos.

Siembran vientos y cosechan tempestades

»¡Da el toque de trompeta!
    ¡Un águila se cierne sobre la casa del Señor!
Han quebrantado mi pacto
    y se han rebelado contra mi ley,
y ahora vienen a suplicarme:
    “¡Dios de Israel, te conocemos!”
Pero Israel ha rechazado el bien,
    así que un enemigo lo perseguirá.
Establecen reyes que yo no apruebo,
    y escogen autoridades que no conozco.
Con su plata y con su oro se hacen imágenes
    para su propia destrucción.
Samaria, ¡arroja el becerro
    que tienes por ídolo!
Contra ustedes se ha encendido mi ira.
    ¿Hasta cuándo estarán sin purificarse?
Oye, Israel: Ese becerro no es Dios;
    es obra de un escultor.
Ese becerro de Samaria
    será hecho pedazos.

»Sembraron vientos
    y cosecharán tempestades.
El tallo no tiene espiga
    y no producirá harina;
si acaso llegara a producirla,
    se la tragarían los extranjeros.
Pues a Israel se lo han tragado,
    y hoy es de poca estima entre las naciones.
Los israelitas subieron a Asiria;
    se apartaron como terco asno salvaje,
    y Efraín se ha comprado amantes.
10 Pero, aunque se los compre entre las naciones,
    de allí volveré a reunirlos;
y comenzarán a retorcerse
    bajo la opresión de un rey poderoso.

11 »Efraín edificó muchos altares
    para expiar sus pecados,
pero estos se han convertido
    en altares para pecar.
12 Yo podría escribirles mi ley muchas veces,
    pero ellos la verían como algo extraño.
13 Me han ofrecido sacrificios y ofrendas,
    y se han comido la carne,
    pero eso a mí no me agrada.
Voy ahora a tomar en cuenta sus perversidades,
    y castigaré sus pecados;
    ¡y tendrán que regresar a Egipto!
14 Israel se olvidó de su Hacedor y se edificó palacios;
    Judá multiplicó las ciudades amuralladas;
pero yo lanzaré sobre sus ciudades y fortalezas
    un fuego que las consuma».

Footnotes

  1. 4:9 ¡De tal … sacerdote! Alt. Al pueblo le irá como al sacerdote.
  2. 4:10 no se saciarán. Alt. no tendrán hijos.
  3. 4:15 Bet Avén, nombre que significa casa de iniquidad, se aplica aquí a la ciudad de Betel, que significa casa de Dios (véase también 5:8).
  4. 5:2 en Sitín … abierta (lectura probable); en TM, texto de difícil traducción.
  5. 5:7 la destrucción (lectura probable); la fiesta de luna nueva (TM).
  6. 5:8 Véase nota en 4:15.
  7. 5:11 ídolos. Palabra de difícil traducción.
  8. 7:12 siete veces … por sus pecados (lectura probable); según la noticia a su asamblea (TM).
  9. 7:14 se laceran (mss. hebreos y LXX); residen como extranjeros (TM).