10 Este es el pacto que después de aquel tiempo
    haré con la casa de Israel —dice el Señor—:
Pondré mis leyes en su mente
    y las escribiré en su corazón.
Yo seré su Dios,
    y ellos serán mi pueblo.
11 Ya no tendrá nadie que enseñar a su prójimo,
    ni dirá nadie a su hermano: “¡Conoce al Señor!”,
porque todos, desde el más pequeño hasta el más grande,
    me conocerán.

Read full chapter

10 Éste es el pacto que haré
con la casa de Israel:
Después de aquellos días (dice el Señor)
pondré mis leyes en su mente,
y las escribiré sobre su corazón.
Yo seré su Dios,
y ellos serán mi pueblo.
11 Ya nadie enseñará a su prójimo,
ni le dirá a su hermano “Conoce al Señor”,
porque todos me conocerán,
desde el más pequeño hasta el más grande.

Read full chapter

10 Porque este es el pacto(A) que yo haré[a] con la casa de Israel
después de aquellos días, dice el Señor:
Pondré mis leyes en la mente de ellos,
y las escribiré sobre sus corazones(B).
Y yo seré su Dios,
y ellos serán mi pueblo(C).
11 Y ninguno de ellos enseñará a su conciudadano[b]
ni ninguno a su hermano, diciendo: «Conoce al Señor»,
porque todos me conocerán(D),
desde el menor hasta el mayor de ellos(E).

Read full chapter

Footnotes

  1. Hebreos 8:10 Lit., pactaré
  2. Hebreos 8:11 O, prójimo