Me mantendré alerta,
    me apostaré en los terraplenes;
estaré pendiente de lo que me diga,
    de su respuesta a mi reclamo.

La respuesta del Señor

Y el Señor me respondió:

«Escribe la visión,
    y haz que resalte claramente en las tablillas,
    para que pueda leerse de corrido.[a]
Pues la visión se realizará en el tiempo señalado;
    marcha hacia su cumplimiento, y no dejará de cumplirse.
Aunque parezca tardar, espérala;
    porque sin falta vendrá.

»El insolente no tiene el alma recta,
    pero el justo vivirá por su fe.
Además, la riqueza es traicionera;[b]
    por eso el soberbio no permanecerá.
Pues ensancha su garganta, como el sepulcro,
    y es insaciable como la muerte.
Reúne en torno suyo a todas las naciones
    y toma cautivos a todos los pueblos.
Y estos lo harán objeto de burla
    en sus sátiras y adivinanzas.

»¡Ay del que se hace rico con lo ajeno
    y acumula prendas empeñadas!
    ¿Hasta cuándo seguirá con esta práctica?
¿No se levantarán de repente tus acreedores?
    ¿No se despertarán para sacudirte
    y despojarte con violencia?
Son tantas las naciones que has saqueado
    que los pueblos que se salven te saquearán a ti;
porque es mucha la sangre que has derramado,
    y mucha tu violencia contra este país,
    contra esta ciudad y sus habitantes.

»¡Ay del que llena su casa de ganancias injustas
    en un intento por salvar su nido
    y escapar de las garras del infortunio!

10 »Son tus maquinaciones la vergüenza de tu casa:
    exterminaste a muchas naciones,
    pero causaste tu propia desgracia.
11 Por eso hasta las piedras del muro claman,
    y resuenan las vigas del enmaderado.

12 »¡Ay del que construye una ciudad con asesinatos
    y establece un poblado mediante el crimen!
13 ¿No ha determinado el Señor Todopoderoso
    que los pueblos trabajen para el fuego
    y las naciones se fatiguen por nada?
14 Porque así como las aguas cubren los mares,
    así también se llenará la tierra
    del conocimiento de la gloria del Señor.

15 »¡Ay de ti, que emborrachas a tu prójimo!
    ¡Ay de ti, que lo embriagas con vino[c]
    para contemplar su cuerpo desnudo!
16 Con esto te has cubierto de ignominia y no de gloria.
    ¡Pues bebe también tú, y muestra lo pagano que eres![d]
¡Que se vuelque sobre ti la copa de la diestra del Señor,
    y sobre tu gloria, la ignominia!
17 ¡Que te aplaste la violencia que cometiste contra el Líbano!
    ¡Que te abata la destrucción que hiciste de los animales!
¡Porque es mucha la sangre que has derramado,
    y mucha tu violencia contra este país,
    contra esta ciudad y sus habitantes!

18 »¿De qué sirve una imagen,
    si quien la esculpe es un artesano?
¿De qué sirve un ídolo fundido,
    si tan solo enseña mentiras?
El artesano que hace ídolos que no pueden hablar
    solo está confiando en su propio artificio.
19 ¡Ay del que le dice al madero: “Despierta”,
    y a la piedra muda: “Levántate”!
Aunque están recubiertos de oro y plata,
    nada pueden enseñarle,
    pues carecen de aliento de vida.
20 En cambio, el Señor está en su santo templo;
    ¡guarde toda la tierra silencio en su presencia!»

Footnotes

  1. 2:2 para que pueda leerse de corrido. Alt. para que el lector corra con ella para anunciarla.
  2. 2:5 la riqueza es traicionera (Qumrán); el vino es traicionero (TM).
  3. 2:15 que lo embriagas con vino. Texto de difícil traducción.
  4. 2:16 lo pagano que eres. Lit. tu prepucio.

El Señor responde a Habacuc

Decidí mantenerme vigilante. Decidí mantenerme en pie sobre la fortaleza. Decidí no dormir hasta saber lo que el Señor me iba a decir, y qué respuesta daría a mi queja. Y el Señor me respondió, y me dijo:

«Escribe esta visión. Grábala sobre unas tablillas, para que pueda leerse de corrido. La visión va a tardar todavía algún tiempo, pero su cumplimiento se acerca, y no dejará de cumplirse. Aunque tarde, espera a que llegue, porque vendrá sin falta. No tarda ya.(A) Aquel cuya alma no es recta, es arrogante; pero el justo vivirá por su fe.(B) El que es afecto al vino, es traicionero y soberbio, y por lo tanto no permanecerá, pues ensancha su garganta como el sepulcro y es insaciable como la muerte; reúne para sí mismo a todos los pueblos y naciones.

Ayes contra los injustos

»¿Y no habrán de burlarse de ti, y de lanzarte sarcásticos refranes? No faltarán quienes digan: “¡Ay de ti, que acumulabas bienes ajenos! ¿Hasta cuándo habrías de amontonar lo que a otros arrebataste?”

»¿No habrán de levantarse de pronto tus deudores, y al despertar te harán temblar, y serás para ellos botín de guerra? Tú has despojado de sus bienes a muchas naciones; por eso todos los otros pueblos te despojarán. Y es que tú has derramado mucha sangre, has cometido muchos robos en la tierra y en las ciudades, y contra todos sus habitantes.

»¡Ay de ti, que codicias ganancias injustas para tu casa, y que pones en alto tu nido para escaparte del poder del mal! 10 Para vergüenza de tu casa, hiciste planes malvados, asolaste a muchos pueblos, y has pecado contra tu vida. 11 Ciertamente, las piedras de los muros clamarán contra ti, y las tablas del enmaderado repetirán el eco.

12 »¡Ay de ti, que edificas la ciudad con sangre, y que la fundas sobre la iniquidad! 13 ¿Acaso no lo ha determinado el Señor de los ejércitos? Los pueblos trabajarán para el fuego, y las naciones se fatigarán en vano. 14 Porque así como el mar rebosa de agua, también la tierra rebosará con el conocimiento de la gloria del Señor.(C)

15 »¡Ay de ti, que embriagas a tu prójimo! ¡Ay de ti, que le acercas el odre y lo emborrachas para contemplar su desnudez! 16 Eso, en vez de honrarte, te llena de deshonra, ¡pero también tú beberás y mostrarás tu desnudez! El Señor mismo vendrá a ti, y con su mano derecha te dará a beber del cáliz, y tu honra quedará cubierta de afrentoso vómito. 17 Ciertamente, la rapiña del Líbano recaerá sobre ti, y las fieras te despedazarán. Y es que tú has derramado mucha sangre, has cometido muchos robos en la tierra y en las ciudades, y contra todos sus habitantes.

18 »¿De qué sirve la escultura que hace el escultor? ¿De que sirve la estatua fundida, maestra de mentira, obra en la que pone su confianza el que hace imágenes mudas? 19 ¡Ay del que pide al palo que despierte, y que a la piedra muda le pide levantarse! ¿Cómo pretende ser maestro? ¡Sus imágenes están recubiertas de oro y plata, y no hay en ellas ningún hálito de vida!»

20 Pero el Señor está en su santo templo. ¡Que calle delante de él toda la tierra!

Estaré en mi puesto de guardia(A),
y sobre la fortaleza me pondré;
velaré(B) para ver lo que Él me dice(C),
y qué he de responder cuando sea reprendido[a].

Respuesta de Dios

Entonces el Señor me respondió, y dijo:
Escribe la visión y grábala en tablas(D),
para que corra el que la lea[b].
Porque es aún visión para el tiempo señalado(E);
se apresura[c] hacia el fin y no defraudará[d].
Aunque tarde, espérala(F);
porque ciertamente vendrá, no tardará(G).

He aquí el orgulloso(H):
en él, su alma no es recta,
mas el justo por su fe[e] vivirá(I).
Además, el vino(J) traiciona al hombre arrogante(K),
de modo que no se queda en casa(L).
Porque ensancha su garganta[f] como el Seol[g](M),
y es como la muerte, que nunca se sacia;
reúne para sí todas las naciones,
y recoge para sí todos los pueblos.

¿No pronunciarán todos estos contra él una sátira(N),
y burlas e intrigas contra él?
Y dirán[h]: «¡Ay del que aumenta lo que no es suyo(O)
(¿hasta cuándo?)
y se hace rico[i] con préstamos!».
¿No se levantarán de repente tus acreedores[j](P),
y se despertarán tus cobradores[k]?
Ciertamente serás despojo para ellos.
Porque tú has despojado a muchas naciones,
todos los demás pueblos te despojarán a ti(Q),
por la sangre humana y la violencia hecha a la tierra,
al pueblo y a todos sus habitantes.

¡Ay del que obtiene ganancias ilícitas para su casa(R),
para poner en alto su nido(S),
para librarse de la mano[l] de la calamidad!
10 Has maquinado cosa vergonzosa para tu casa(T),
destruyendo a muchos pueblos,
pecando contra ti mismo(U).
11 Ciertamente la piedra clamará desde el muro(V),
y la viga le contestará desde el armazón[m].

12 ¡Ay del que edifica una ciudad con sangre
y funda un pueblo[n] con violencia[o](W)!
13 ¿No viene[p] del Señor de los ejércitos
que los pueblos trabajen para el fuego(X)
y las naciones se fatiguen en vano?
14 Pues la tierra se llenará
del conocimiento de la gloria del Señor
como las aguas cubren el mar(Y).

15 ¡Ay del que da de beber a su prójimo!
¡Ay de ti que mezclas tu veneno hasta embriagarlo,
para contemplar su desnudez[q]!
16 Serás saciado de deshonra más que de gloria.
Bebe tú también y muestra tu desnudez[r](Z).
Se volverá sobre ti el cáliz de la diestra del Señor(AA),
y la ignominia(AB) sobre tu gloria.
17 Porque la violencia contra el[s] Líbano te cubrirá(AC),
y el exterminio de las fieras te[t] aterrará,
a causa del derramamiento de sangre humana y la violencia hecha a la tierra,
a la ciudad y a todos los que habitan en ella(AD).

18 ¿De qué sirve el ídolo[u] que su artífice ha esculpido(AE),
o la imagen fundida, maestra de mentiras(AF),
para que su hacedor confíe en su obra
cuando hace ídolos mudos(AG)?
19 ¡Ay del que dice al madero(AH): «Despierta(AI)»,
o a la piedra muda: «Levántate»!
¿Será esto tu maestro?[v]
He aquí, está cubierto de oro y plata,
y no hay aliento alguno en su interior(AJ).
20 Pero el Señor está en su santo templo(AK):
calle delante de Él toda la tierra(AL).

Footnotes

  1. Habacuc 2:1 Lit., sobre mi reprensión
  2. Habacuc 2:2 O, para que corra el que la va a proclamar, o, para que se pueda leer de corrido
  3. Habacuc 2:3 Lit., jadea
  4. Habacuc 2:3 O, mentirá
  5. Habacuc 2:4 O, fidelidad
  6. Habacuc 2:5 O, apetito
  7. Habacuc 2:5 I.e., región de los muertos
  8. Habacuc 2:6 Lit., dirá
  9. Habacuc 2:6 Lit., pesado
  10. Habacuc 2:7 Lit., los que te muerden
  11. Habacuc 2:7 Lit., los que te sacuden violentamente
  12. Habacuc 2:9 Lit., palma
  13. Habacuc 2:11 Lit., la madera
  14. Habacuc 2:12 O, una villa
  15. Habacuc 2:12 O, injusticia
  16. Habacuc 2:13 Lit., He aquí, ¿no
  17. Habacuc 2:15 Lit., sus desnudeces
  18. Habacuc 2:16 Lit., y muéstrate incircunciso; los M.M.M. y algunas versiones antiguas dicen: y tambaléate
  19. Habacuc 2:17 Lit., del
  20. Habacuc 2:17 Lit., las
  21. Habacuc 2:18 O, la imagen tallada
  22. Habacuc 2:19 Lit., ¿Enseñará él?