Add parallel Print Page Options

Maldad de los hombres

Y aconteció que cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas[a], y tomaron para sí mujeres de entre todas las que les gustaban. Entonces el Señor dijo: No contenderá mi Espíritu para siempre con el[b] hombre(A), porque ciertamente[c](B) él es carne. Serán, pues, sus días ciento veinte años. Y había gigantes[d](C) en la tierra en aquellos días, y también después, cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres y ellas les dieron a luz hijos. Estos son los héroes[e] de la antigüedad, hombres de renombre.

Read full chapter

Footnotes

  1. Génesis 6:2 Lit., buenas
  2. Génesis 6:3 O, No dominará...al; algunas versiones antiguas dicen: No permanecerá...en el
  3. Génesis 6:3 O, en sus errores
  4. Génesis 6:4 Heb., nefilim
  5. Génesis 6:4 O, valientes

La maldad de los hombres

Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas,

que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas.

Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.

Había gigantes en la tierra en aquellos días,(A) y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.

Read full chapter